https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Sevilla se iguala con el Valencia

El sevillista Franco Vázquez da un manotazo al alavesista Wakaso. / efe
El sevillista Franco Vázquez da un manotazo al alavesista Wakaso. / efe

El equipo de Marcelino ocupa el quinto puesto, uno por delante de los andalucesEl Alavés pierde gas y se queda dos puntos por detrás de los aspirantes a destronar al Getafe de la cuarta posición que da acceso a la Champions

EFE SEVILLA.

El Sevilla ganó por 2-0 al Alavés con goles de Roque Mesa y Pablo Sarabia y se aferra a Europa al situarse sexto, igualado con el Valencia y a un punto del Getafe, y sacar de la zona europea tras un partido en el que fue muy superior a un conjunto vitoriano defensivo, sin llegada y que pierde gas.

Los sevillistas, que se reencontraron con el triunfo tras la dolorosa derrota ante el Valencia (0-1), recuperaron su solidez en casa y superaron con autoridad e intensidad a un Alavés agazapado, demasiado encerrado e inofensivo con un tanto de Mesa, a cuatro del descanso, luego ampliado por Sarabia a diez minutos del final.

El equipo de Joaquín Caparrós, que recuperó al lateral Escudero y al mediapunta Sarabia tras unas semanas lesionados, salió más intenso, con los medios Roque Mesa y el galo Gonalons ayudados por el argentino Franco Vázquez como enlace con Munir y el francés Ben Yedder, ante un Alavés agazapado y que presionó, pero sin llegada.

El cuadro dirigido por Abelardo Fernández, con Tomás Pina y el ghanés Wakaso intentando imponerse en el medio, el japonés Inui y Jony en las bandas y Borja Bastón y el argentino Calleri arriba, jugó muy encerrado y se dedicó en la primera mitad a mantener bien el sitio.

Hasta que llegó el 1-0, cuando un fuerte derechazo de Roque Mesa, a pase de Sarabia dentro del área, batió a Pacheco a media altura por su poste derecho a cuatro del descanso, lo que premió los mayores méritos de un Sevilla muy superior.

En la reanudación, el Alavés no reaccionó, pareció acomplejado e, incapaz de armar algún ataque potable, fue dominado por completo por el Sevilla, muy solvente, con mayor disposición y mejor toque del balón, y al que sólo le faltó más tino en el remate para ampliar su renta.

El Alavés trató de estirarse para inquietar algo más, pero sin convicción en sus salidas ante un Sevilla que hizo un partido muy serio y siguió controlando, hasta que recogió el fruto a su mejor juego e insistencia a ocho minutos del final al marcar Sarabia su gol número 21 de la temporada, el undécimo en Liga.

Tras un robo en el campo visitante merced a la presión que exhibió en todo el choque, el balón le llegó a Ben Yedder, quien abrió a la derecha para que Sarabia se la pusiera imposible al meta alavesista y le diera ya una ventaja casi definitiva a su equipo, aunque después los vitorianos pudieron acortar distancias.

Fue en su mejor ocasión de todo el partido, pero demasiado tarde, a cuatro de la conclusión, cuando Jony picó de cabeza un buen centro desde la derecha de Guidetti que botó en el césped y se marchó alto, con lo que el Sevilla no pasó apuros para amarrar un triunfo ante un rival directo en su lucha por Europa.