Las Provincias

Salvo cierra el acuerdo con los bancos sobre Porchinos

  • El Ayuntamiento de Ribarroja no paralizará el PAI hasta que la venta del club se apruebe por votación en la Junta de Accionistas del club

El horizonte de la venta del Valencia ya se atisba. Ninguna de las fuentes consultadas se atrevía a concretar una fecha fija para ello, aunque todo apunta a que será hoy. Desde el primer momento, el propio Salvo defendió que la contingencia más complicada de solucionar era la del PAI de Porchinos, que está pendiente de la sentencia de Tribunal Supremo. Salvo defiende que es un asunto que ya tiene solucionado después de pactar un acuerdo con los bancos -se quedaron los terrenos tras la quiebra de Nozar, que fue la empresa que los compró- y que el acuerdo deberá paralizar el actual PAI para iniciar uno nuevo. De hecho, esta mañana el presidente del Valencia ha estado en Madrid perfilando el tema.

Si al final no se ejecuta lo de Porchinos y no se le da una solución satisfactoria para todas las partes, el Ayuntamiento de Ribarroja podría estar abocado a la bancarrota, ya que el Valencia le podría reclamar el dinero que le ha ido entregando en los últimos años a cuenta de Porchinos. Una cantidad, cifrada en 20 millones de euros más el pago de los terrenos, que el actual Consistorio no tiene en su caja fuerte porque se lo ha gastado en otras inversiones para actuaciones en el municipio.

Si el Valencia le pidiera el dinero que ha adelantado al ayuntamiento, éste iría a la quiebraLa oposición al PP no ve nada clara la solución a un asunto tan complicado como el de Porchinos

En este asunto hay una cuestión política de fondo con las elecciones municipales a la vuelta de la esquina. Una derrota del PP en las urnas y el consiguiente triunfo de los grupos que hoy en día forman la oposición, incluso con nuevas incorporaciones como pueden ser variantes de la formación Podemos, podrían dar un vuelco importante al futuro de la ciudad deportiva de Porchinos, una cuestión que lleva dando más quebraderos de cabeza de lo esperado en los últimos tiempos.

Salvam Porxinos

No hay que perder de vista un hecho que puede ser significativo para tener en cuenta el camino que puede resolver este asunto. Salvem Porxinos, la plataforma que llevó a los tribunales el PAI de la ciudad deportiva, entraría en esos nuevos partidos políticos con aspiraciones. Desde esta formación siempre han defendido que no quieren un nuevo plan en la zona.

La idea del Valencia, la que lleva defendiendo desde el pasado verano, es que ninguna de las partes tengan que pagar nada. Un nuevo plan para construir la ciudad deportiva en Ribarroja, que es una condición inamovible por parte del Ayuntamiento para paralizar el actual proyecto antes de que salga la sentencia del Tribunal Supremo. La decisión del Consistorio no se producirá antes de la reunión de la Junta General de Accionistas de carácter extraordinario que el club convocará para sellar la venta, en el caso de que finalmente se llegue a un acuerdo entre las dos partes, Bankia y Meriton, para cerrar la operación.

El Valencia no ha querido hacer coincidir la venta con la aprobación de las cuentas del pasado ejercicio y las previsiones del curso presente, que se verán y se votará en la Junta General Ordinaria convocada para el 20 de noviembre. Mientras el acuerdo de la venta a Peter Lim no esté blindado, con la autorización del Protectorado de Fundaciones incluido, es casi imposible que el Ayuntamiento de Ribarroja suspenda por dos años el PAI.

El primer paso para que el acuerdo se produzca pasa por el dato relevante de que Bankia y Meriton oficialicen el acuerdo a través de un comunicado. Algo que las partes implicadas dibujan en el horizonte más próximo y no debería pasar de esta semana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate