https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La sala de máquinas del Valencia ya está cerrada

Marcelino da el visto bueno a sus jugadores en un partido ante el Eibar. / EFE/Kai Försterling
Marcelino da el visto bueno a sus jugadores en un partido ante el Eibar. / EFE/Kai Försterling

Los técnicos sólo contemplan la llegada de un jugador polivalente, del perfil de Wass, como complemento a Parejo, Kondogbia y Coquelin | El club considera que Racic completa un centro del campo de nivel

TONI CALERO VALENCIA.

El centro del campo del Valencia CF está completo. Con la llegada de Uros Racic, el conjunto blanquinegro da por cerrada la sala de máquinas del próximo proyecto. Son cuatro futbolistas (Kondogbia, Parejo, Coquelin y el propio Racic) más Carlos Soler, un consumado especialista de esa zona del campo que sin embargo jugó en la banda derecha durante la gran mayoría de los partidos de la pasada temporada. Ahí le encontró ubicación Marcelino, quien tiene muy claro que sus dos hombres principales en la zona ancha fueron, son y seguirán siendo Kondogbia y Parejo.

El fichaje de Racic es una decidida apuesta de Pablo Longoria y Marcelino confía ciegamente en el olfato del director de la secretaría técnica. El serbio, de 20 años, no tiene experiencia en campeonatos de alto nivel y su bagaje se reduce a medio centenar de partidos con el Estrella Roja en el torneo de su país. Aún así, Racic va a ser el cuarto elemento del centro del campo, en principio por detrás en la rotación de los dos indiscutibles y Francis Coquelin, que ofreció un excelente rendimiento en los once partidos que jugó con el Valencia antes de lesionarse.

Son cuatro fijos más Soler, que el año pasado ya jugó en la medular paliando las puntuales ausencias de Parejo y Kondogbia, y los técnicos no descartan la llegada de un futbolista polivalente que pueda actuar en varias posiciones. Es decir, se entiende que las dos posiciones centrales ya están dobladas y si aterriza otro jugador lo hará porque puede actuar ahí pero también ayudar en la banda o en la mediapunta.

Dentro de ese perfil encaja Daniel Wass. El club ya reconoció que el futbolista del Celta está en la agenda pero no se habían iniciado las negociaciones. El danés, de 28 años, declinó renovar con el conjunto gallego admitiendo que su idea es continuar en la Liga española y jugar la Champions. Todos los caminos conducen por tanto al Valencia, que debería pagar alrededor de siete millones de euros para contratar a Wass. El Celta, por su parte, se niega a negociar la renovación con el danés porque no se siente «segundo plato de nadie». Así se expresó el presidente de los gallegos, Carlos Mouriño, para referirse a una situación que le ha molestado especialmente porque Wass ha sido uno de los referentes del Celta durante los últimos años.

Respecto a Nemanja Maksimovic, es muy probable que el serbio salga cedido para disfrutar de los minutos con los que no ha contado en la última temporada. Maksimovic tiene contrato hasta 2022 y la idea es que salga para regresar en verano de 2019 con más experiencia.

El Valencia se centra ahora en reforzar otras zonas del terreno de juego que sí son prioritarias. Se esperan muchos movimientos en la delantera (de entrada y salida), Marcelino quiere un futbolista para el lateral derecho y, teniendo en cuenta la marcha de Andreas Pereira y la incertidumbre acerca de Gonçalo Guedes, el Valencia necesita futbolistas específicos de banda.

Fotos

Vídeos