https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Rodrigo, a la selección con un ojo morado

Rodrigo se retira para ser atendido tras el lance. / i. marsilla
Rodrigo se retira para ser atendido tras el lance. / i. marsilla

El único futbolista del Valencia en la lista de Robert Moreno tuvo que ser atendido tras darse un cabezazo fortuito con Duarte

L. MARTÍ

Se reía Rodrigo Moreno, quizás por no llorar, tras ver cómo le quedó el ojo derecho tras un choque fortuito con Duarte. Corría el minuto 44 de partido cuando el delantero del Valencia fue a rematar un córner pero su cabeza chocó con la del futbolista del Alavés.

Ambos jugadores tuvieron que ser atendidos pero, al menos en apariencia, Rodrigo fue el peor parado. Los servicios médicos del club le dieron un cubito de hielo para bajar la inflamación, entró con el improvisado analgésico en la mano (el cuarto árbitro no se lo vio) y durante los siguientes segundos se lo acercaba al ojo cada vez que podía. Poco le duró. Un minuto después tuvo una ocasión para anotar el segundo del encuentro y al lamentarse de la falta de puntería lanzó el hielo al primer anillo de Mestalla. Suerte que no le dio a nadie.

Aguantó la primera parte aunque en el minuto 58 tuvo que ser sustituido con el ojo además de morado, casi cerrado. Al menos se llevó una ovación el ariete que una vez más trabajó de lo lindo por el equipo quizás en una posición en la que no luce tanto, pero cuyo sacrificio siempre beneficia al Valencia.

Tras el encuentro, Albert Celades afirmó que no sabía mucho del estado de Rodrigo y desconocía si se le iba a practicar algún tipo de prueba. Hoy, en principio, el delantero viajará para concentrarse con la selección española. El ariete será el único representante del Valencia con el combinado nacional después de que Robert Moreno se dejase fuera a Dani Parejo por decisión técnica y a José Luis Gayà por lesión.

Si tiene Rodrigo alguna duda de cómo curar ese ojo bien le puede pedir consejo a Kevin Gameiro, quien el año pasado sufrió una lesión similar a raíz de la cual empezó a celebrar los goles a lo pirata.