https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Rodrigo, primero el Mallorca y después el mercado

Rodrigo, en un ejercicio del entrenamiento junto a Parejo, Gayà, Coquelin y Diakhaby. / juanjo monzó
Rodrigo, en un ejercicio del entrenamiento junto a Parejo, Gayà, Coquelin y Diakhaby. / juanjo monzó

El delantero internacional apunta a titular justo antes del desenlace de su incierto futuro «Respetamos las decisiones del club. Hay situaciones que a un entrenador se le escapan», asegura el técnico blanquinegro

LOURDES MARTÍ

valencia. A 24 horas del cierre de mercado y antes del parón liguero, el Valencia busca sumar su primera victoria de la temporada. Ardua tarea para un vestuario que no sólo tiene que hacer frente al rival, un Mallorca recién ascendido. Por una parte, Marcelino García Toral debe reconstruir su once tipo tras perder primero a Soler y luego a Piccini. Eso es quizás lo más fácil. Sacar a la plantilla de ese ambiente de incertidumbre por el futuro de una de sus piezas clave, Rodrigo Moreno, es lo más complicado.

Sobre todo porque ni el propio futbolista ni el técnico asturiano saben qué ocurrirá de aquí a mañana. «No sé en qué situación estamos ahora», decía ayer Marcelino. El preparador blanquinegro se mostró más relajado que en sus anteriores comparecencias desde que explotara la crisis de Singapur. Quizás asumiendo su papel: «Hay situaciones que a un entrenador se le escapan y esta es una de ellas. Respetamos las decisiones empresariales del club. Había un acuerdo con el Atlético. No decido los traspasos, esta situación se me escapa».

Lo que no dudó el preparador es en destacar la profesionalidad de Rodrigo, quien continúa trabajando con aparente normalidad: «Es ejemplar porque su forma de ser ayuda al grupo. Para cualquier jugador cuando hay incertidumbre sobre su futuro no es la situación más cómoda».

Desde Barcelona apuntan a Parejo como posible sustituto de Rakitic

Marcelino, menos predispuesto a hablar del futuro del delantero internacional que en anteriores ocasiones, se limitó a repetir las palabras de Anil Murthy tras el sorteo de la Champions el pasado jueves en Mónaco: «Me remito a las palabras del presidente de que hasta el final de mercado cualquier situación se puede dar». No se sabe sabe si el giro del discurso del técnico se debe a que tiene la situación más controlada de lo que parece o que viendo que el equipo sólo ha sumado un punto de seis posibles, lo importante es que el valencianismo se deje de especulaciones y se centre en que la pelotita entre. Hoy, Rodrigo podría ser titular junto a Gameiro o Maxi Gómez. Precisamente ayer, otro de los implicados en la teórica salida del hispano-brasileño, André Silva, salió de inicio en el choque del Milan ante el Brescia en la segunda jornada de la Serie A. Parece ser la tercera pata de la cansina historia que protagonizan Rodrigo y el atlético Correa.

Y si Marcelino no tuviera poco con la posible salida de Rodrigo, desde Barcelona apuntaban ayer que tras la inminente marcha de Rakitic -posiblemente al PSG-, el club azulgrana estaría interesado en Parejo. El Valencia renovó el pasado mes de abril a su capitán. Amplió su contrato hasta 2022 y su cláusula de rescisión es de 50 millones de euros.

Parejo volverá a ser el eje en el centro del campo en Mestalla. Será su primera vez de la temporada en casa tras perderse el choque ante la Real Sociedad por sanción. A su lado estará previsiblemente Kondogbia. Sobre todo porque Coquelin no ha estado al cien por cien esta semana aunque finalmente entró en la convocatoria y se sentará en el banquillo. Con la ausencia obligada de Piccini, y va para largo, Wass será el lateral titular. Marcelino tiró de él en Vigo tras perder a Soler, pero lo lógico es que el internacional danés juegue en la defensa y sea, al fin, Ferran Torres el que ocupe el lugar del valenciano, quien continúa recuperándose de su lesión en el tobillo.

Con rotaciones obligadas, Marcelino ve necesario «ganar». No quiere hablar de finales. Lo ve ilógico con sólo tres jornadas disputadas pero esos puntos antes del parón liguero insuflaría al equipo de oxígeno para, entre otras cosas, no sufrir para lograr el objetivo Champions. Porque la cuarta plaza es innegociable. Con o sin Rodrigo, lo reconozca el asturiano o no. En el siempre importante papel de la afición, el técnico pide paciencia por lo que prevé un partido más lento de lo habitual a causa del calor que se presume un domingo 1 de septiembre en Valencia a las 17 horas.

El Mallorca volverá a jugar contra el conjunto blanquinegro tras su ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Visitará Mestalla de nuevo. No lo hace desde 2013 cuando perdió por dos goles a cero. Y hay un par de personas para los que, cosas del fútbol, no será un partido más. Desde el palco de Mestalla verá el partido Mateo Alemany, quien dejó las islas para levantar y consolidar un proyecto deportivo en Valencia con Marcelino en el banquillo. El mallorquín fue presidente del club de su tierra natal en una de sus épocas más doradas.

Y si en la ciudad del Turia sienten que Alemany es uno de los artífices del Valencia campeón de Copa, en Mallorca el héroe es un entrenador trotamundos nacido en Massanassa. El valenciano Vicente Moreno ha logrado dos ascensos consecutivos. De Segunda B a la categoría de plata y, posteriormente, a Primera.

El Mallorca ha dado una alegría tras otra a su afición gracias a hacer de su estadio un fortín. Pero el gran debe se encuentra lejos de casa. A domicilio, en 2019, el conjunto Balear sólo ha sumado dos victorias. Una fue contra Las Palmas. La otra, esta misma temporada frente al Málaga en el único partido en el que ha sumado desde que está en Primera. Con tres puntos en el casillero, los de Moreno se plantarán en Mestalla y previsiblemente lo harán con los mismos once jugadores que han disputado los dos partidos anteriores. Un bloque consolidado campaña tras campaña al que sólo se han sumado Febas y Agbenyenu.