Las Provincias

fútbol | valencia cf

Récord histórico de puntos

Negredo se levanta la camiseta durante el partido de ayer.
Negredo se levanta la camiseta durante el partido de ayer. / afp/josé jordan
  • El Valencia nunca había llegado tan lejos a estas alturas de la temporada

El Valencia crece en la misma proporción en que se agria el carácter de Nuno. Nadie diría lo bien que marcha este equipo viendo a veces la manera que tiene de pronunciarse el portugués, correcto como casi siempre pero más ceñudo que el Nuno de primeros de temporada. Estar en el Valencia levanta costra aún consiguiendo números increíbles. Hasta los 53 se ha estirado este equipo, algo que no había sido capaz de conseguir desde que la Liga de tres se puso en marcha.

En otra dimensión podríamos estar hablando ahora mismo de que el Valencia maneja serias opciones de ganar el campeonato pero hay que ser serios y señalar que esta Liga está totalmente partida en dos: los que lo ganan casi todo aún jugando en alguna ocasión hasta con desgana y los que padecen en sus propias carnes esta diferencia de plantillas. Por supuesto el Valencia está con el primer grupo, de eso no hay ningún género de dudas. Este equipo, carbure o no, gana a peso. Porque tiene futbolistas con unas tremendas cualidades. A la mínima que te descuidas te la lían.

Eso hace que la mayoría de entrenadores no sepan si estirar la manta para taparse por arriba o por abajo. Cuando le prestas excesiva atención a Negredo te monta el cirio un tipo que nunca ha levantado la voz como Piatti, o cuando no surge una galopada del inquieto Feghouli pisa el área Parejo.

Esta vez se puede decir que el Valencia lleva una adecuada velocidad de crucero. Tanto es así que lo de Mestalla parece un valor seguro. La docena de victorias (una se arrastra de la temporada pasada) consecutivas como local así lo demuestra. Eso le pone en disposición de marcarse retos. Lo de la cuarta plaza, tal y como está la clasificación, ya resulta un poco cansino. Si se hiciera una encuesta en Mestalla a cada aficionado, quizás habría más apoyo de lo que se cree el vestuario a la opción de ir a la caza de la tercera plaza, aquella que le servía a Llorente para apretarle la nuez a Emery.

De momento, cada partido en casa está siendo una garantía absoluta de fiesta. Por eso el Valencia puede batir su récord de victorias si consigue mantener este ritmo de triunfos en cuatro de los seis encuentros que le restan ante su público en el presente campeonato.

Desde la Liga de veinte clubes y diecinueve partidos en cada estadio, el Valencia nunca ha superado los catorce triunfos como local en un mismo torneo. De los trece de este ejercicio ha ganado once, ha empatado uno, ante el Athletic de Valverde, y ha perdido otro, contra el Barcelona. El Valencia ha alcanzado el registro de catorce victorias en casa en dos ocasiones, en las campañas 2001-2002, en la que fue campeón, y en la 2006-2007.

De lo que se conoce como los peligrosos, por Mestalla tan sólo falta por desfilar el Villarreal, al que en la idea se le dio un importante varapalo. El resto son equipos que se juegan el descenso y existe una teoría al respecto: le pone más frenesí el que se la está jugando por no bajar que el que persigue otro tipo de incentivos.

Al menos, teniendo en cuenta la hipotética fragilidad de los futuros adversarios, uno confía en que los delanteros acaben de una vez por todas con la dichosa racha. Negredo se hinchó ayer a dar asistencias para que la gente de fuera montara contragolpes pero lo que se dice rematar, de verdad, poco por no decir nada. No las tiene de cara el delantero. Nuno se esfuerza en cada rueda de prensa en aliviar la carga de su gente de arriba. El Valencia golea pero gracias a los que llegan por sorpresa. Habrá que esperar de cualquier forma a que acabe la competición para sacar cuentas y ver a cuánto sale el gol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate