https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

«Quedan cuatro jornadas, el partido ante el Eibar ya es una final sin duda»

Marcelino da su visto bueno al cuarto árbitro. / afp/GABRIEL BOUYS
Marcelino da su visto bueno al cuarto árbitro. / afp/GABRIEL BOUYS

«Nos faltó intensidad y la idea de defender los once en todas las partes del campo; además, el rival tuvo mucha eficacia», lamenta el técnico

LOURDES MARTÍ VALENCIA.

Por primera vez en la temporada, Marcelino García Toral empieza a tildar de «decisivos» los compromisos ligueros. «Quedan cuatro jornadas, el partido ante el Eibar ya es una final sin duda, pero nuestras aspiraciones por el cuarto puesto están intactas», dijo el técnico del Valencia tras la derrota en el Wanda. Pese a estar «orgulloso» por el trabajo de sus futbolistas, el preparador asturiano lamentó los errores en contención de sus jugadores.

«En una pérdida evitable en el medio campo nos marcaron el primero. El segundo, en una contra muy bien ejecutada. En el tercero, nos roban el balón, nuestro futbolista dice que es falta pero el árbitro dijo que no y Correa, otra vez, nos marca un golazo. Es una pena», explicó Marcelino quien continuó con su exposición: «Hemos cometido un error muy grande y es que no elegimos el mejor sitio para no tener nuestro mejor día en defensa. Nos faltó intensidad y la idea de defender todos en todo el campo. Además, el rival tuvo mucha eficacia. No creo que ellos hayan tenido muchas más ocasiones de gol».

El entrenador se queda con la «capacidad de reacción» de su Valencia tras encajar cada gol y justifica la falta de intensidad en el arranque del encuentro por la cantidad de partidos disputados en poco tiempo: «No quiero que sea una excusa, pero es una realidad. Nos suele suceder que nos cuesta meternos desde el principio cuando tenemos un partido cada tres días. El Atlético tuvo cuatro. Ellos aprovecharon un error nuestro. Tuvimos tiempo para rehacer la situación, pero también cuenta la precisión del rival. No estoy del todo a disgusto por cómo hemos empezado el primer tiempo ni el segundo».

Pese a la cantidad de minutos que acumulan las piernas de sus futbolistas, vivos en tres competiciones, Marcelino sólo realizó una sustitución y así lo argumentó: «El equipo estaba en una buena dinámica. Una vez empatamos íbamos a hacer un cambio, pero no nos dio tiempo. Cuando tuvimos que volver a remontar, creíamos que estábamos bien en el aspecto ofensivo. Seguimos atacando con criterio y fuimos capaces de generar alguna ocasión más para intentar ganar».

La decisión de sentar a Guedes estuvo envuelta en polémica ya que estaba siendo importante para el Valencia y, aunque Marcelino explicó que fue por motivos físicos, el portugués parecía contrariado cuando se marchó al banquillo: «En el descanso tenía una molestia en el gemelo. En una de las primeras acciones del segundo tiempo se quejó y nos dio la sensación de cojera. Hablamos con el cuerpo médico y para evitar riesgos decidimos hacer el cambio. No le he preguntado si quería salir, no suelo hacerlo».