https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Primera vuelta bajo sospecha

Parejo recibe una falta en el partido ante el Valladolid. /J. SIGNES
Parejo recibe una falta en el partido ante el Valladolid. / J. SIGNES

El Valencia llega al ecuador de Liga con cifras que dejan en el aire a Marcelino | Murthy y Alemany defenderán hoy ante Peter Lim en Singapur la teoría de que el técnico no es el principal responsable de la crisis

JUAN CARLOS VALLDECABRES

En Singapur, cuando Peter Lim reciba hoy a Anil Murthy y a Mateo Alemany para hablar de fichajes y lógicamente de Marcelino, se va a encontrar con un panorama desagradable pero nada desconocido si tenemos en cuenta la experiencia que arrastra el empresario desde que aterrizó en el Valencia. En tres de sus cinco años como máximo accionista, la llegada al ecuador de la Liga y al mercado de invierno ha estado marcada por la crisis deportiva. Sólo en el primer ejercicio de su amigo Nuno y también en el primero de Marcelino -el pasado año-, Lim ha tenido un arranque de la segunda vuelta feliz. El resto, como ahora, problemas deportivos y disgustos porque se eche o no finalmente al entrenador, los pinchazos de final de temporada traen como consecuencia que la deuda siga aumentando. Cumplido el primer tramo de la Liga, en esta cumbre de Singapur el escenario es que, de nuevo, no se van a cumplir los pronósticos y siempre que se produce esa circunstancia el entrenador está en el aire. Alemany siempre ha defendido a Marcelino -es también parte de su proyecto- mientras que Murthy, en cambio, se ha expuesto mucho menos que el director general. Tienen hoy que defender la tesis de que el técnico no es el principal responsable de la mediocre temporada que se está haciendo. Aún así, Lim, como siempre, tendrá la última palabra pero esperará a ver qué pasa mañana contra el Sporting y el sábado en Vigo.

El Valencia insiste una y otra vez que la reunión no responde a las posibles dudas sobre el entrenador. Pero es innegable que la Champions ya es inalcanzable para Marcelino; que la Europa League es la única aspiración posible en sus dos vertientes (la de presente y la de futuro); que la Copa del Rey llega con trampa y que el descenso está a cuatro puntos.

De momento, Lim tiene que dar luz verde a la llegada de un jugador que mejore lo de Batshuayi, que no parece tampoco muy difícil, aunque lo complicado siempre que se llega a enero es encontrar un goleador a buen precio.

El Valencia es tan nulo en el remate a gol que no marca ni de penalti, lo que ha puesto a Marcelino en una situación más que comprometida. Se insiste en el club que hoy por hoy no hay planteada ninguna opción de relevo, pero el pasado de Lim le delata y más teniendo en cuenta que el asturiano está firmando su peor registro como entrenador. Hasta esta temporada, los balances más bajos de un equipo de Marcelino en Primera eran los obtenidos al frente del Sevilla en la temporada 2011-12, cuando finalizó la primera parte del campeonato con 26 puntos y un balance de seis triunfos, ocho empates y cinco derrotas. En aquella ocasión, el Sevilla ocupaba el noveno puesto en la clasificación, que no fue capaz de enderezar por lo que dos jornadas más tarde le costaría el puesto al ser despedido en la jornada 21 de Liga.

El catorce y el quince

Marcelino se sentará mañana en el banquillo contra el Sporting y el plan es que también lo haga el sábado. Mateo Alemany se ha postulado repetidamente a favor del asturiano, cuya trayectoria este año le ha hecho estar más veces en el puesto 15 y 14 de la clasificación (cuatro veces cada uno) que en los que están cerca de los accesos a competición europea. Ni se ha estrenado todavía en ese sentido ya que el octavo puesto ha sido la clasificación por ahora más 'brillante' en lo que va de Liga.

De cualquier forma, el público demostró el sábado una paciencia elogiable. Después de perder contra un Segunda como el Sporting en Copa del Rey, la grada mostró cierta sensibilidad con todo el grupo y lejos de mostrar su contrariedad por no pasar del empate contra el Valladolid, su comportamiento fue un alivio para los jugadores. En ningún momento se silbó a los futbolistas ni se pidió la cabeza del entrenador. Por un lado porque el equipo dio la cara y porque Marcelino, de momento, sigue contando teóricamente con el respaldo popular. El hecho de que semana tras semana recurra el técnico a que el principal problema que tiene el equipo es la falta de puntería le evita al asturiano situarse en una posición crítica.

Opina también el asturiano en su defensa que es el mismo entrenador que llevó al equipo el año pasado a la Champions. Fue la pasada temporada cuando firmó sus mejores números como entrenador en la primera mitad de la temporada, mientras que esta vez se está dando todo lo contrario. Por eso cuando se supo que Murthy y Alemany viajarían a Singapur todas las miradas se dirigieron al entrenador. Marcelino, que este mismo verano amplió su contrato, no fue convocado a la reunión que mantuvieron en el hotel donde se aloja Lim la última vez que vino a Valencia. Serán los resultados los que despejen el devenir de Marcelino.

Más