https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Una plantilla más larga y útil para Marcelino

Marcelino y sus futbolistas, en el último entrenamiento a puerta abierta que hubo. / irene marsilla
Marcelino y sus futbolistas, en el último entrenamiento a puerta abierta que hubo. / irene marsilla

Exjugadores señalan la necesidad de fichar cinco futbolistas

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. A Nuno le bastó hace tres años un grupo de 18 futbolistas (con 15 de ellos casi habituales) para colocar al Valencia cuarto en Liga, conseguir el récord de puntos de Benítez (77) y meterse lógicamente en Champions. De Marcelino, por su parte, cuando acabe este campeonato se podrá decir que ha manejado un colectivo que roza también la veintena de jugadores, con una quincena de ellos que han podido tener cierta continuidad. Tanto el portugués como el asturiano tienen en común que entrenaron a un equipo que durante toda la temporada sólo tuvo la distracción y el desgaste de dos competiciones (Liga y Copa). Ahora, después de la reflexión que hizo Marcelino en la sala de prensa del Camp Nou, de manera consciente o algo improvisada tras la pregunta de los periodistas, en el valencianismo se debate sobre qué es lo que realmente le va a hacer falta al equipo este verano si no quiere sufrir a las primeras de cambio un descalabro en la Liga de Campeones. A la espera de ver cómo se conjuga la prioridad de vender con la necesidad de fichar hasta media docena de jugadores.

Jaume casi exclusivamente para la Copa del Rey; Nacho Vidal descartado desde hace tiempo; Vezo como parche; Lato cada vez más olvidado; Maksimovic desapercibido, y Vietto ganándose el calificativo de anécdota; además de saber que Guedes y seguramente también Pereira harán las maletas. Ese es el panorama que tras la trinchera tiene Marcelino en el Valencia actual. Justo ahora que se apunta la presencia de Peter Lim de nuevo en Mestalla esta misma semana, el aviso que en voz alta hizo el entrenador el sábado en Barcelona propicia una curiosa coincidencia. Pensar que el dueño viene por las palabras del entrenador es entrar en una especulación desmedida, pero del mismo modo sí se puede uno imaginar que tarde o temprano Marcelino va a tener que hablar con el máximo accionista sobre lo que quiere uno y lo que está dispuesto a otorgar el otro.

De cualquier forma y sin perder de vista que el Valencia debe vender activos por un valor de 45 millones, a Mateo Alemany le corresponde la tarea de mejorar la plantilla con esas limitaciones que marca la LFP con el fair play.

Nuno y Marcelino decidieron tener un grupo corto pero cuando tenían dos competiciones El mensaje del entrenador en Barcelona puede coincidir ahora con la visita de Peter Lim a Mestalla

Alemany y Marcelino son conscientes de que a esta plantilla, la Champions le puede venir un poco grande. No sólo en lo que se refiere a calidad sino también en cantidad. O en la suma de ambos, para ser más exactos. Porque lo que quiso este año el entrenador fue una plantilla corta de elementos y que todos tuvieran en algún momento un trozo de protagonismo. Con esa fórmula se evitan malas caras en el vestuario.

LAS PROVINCIAS pulsó ayer la opinión de tres exfutbolistas para que según su criterio avanzaran cuáles pueden ser los aspectos que el club debe mejorar. El que más claro lo tuvo fue Fernando Gómez, ahora cumpliendo como entrenador del Alzira. «Una cosa es tener la plantilla corta o larga en cuanto a número de jugadores, y otra bien distinta que esos futbolistas estén preparados de verdad para ser titulares en cualquier momento sin que el equipo se resienta en cuanto a su nivel de competitividad. Lo que necesita el Valencia es disponer, por ejemplo, de veintidós jugadores de los cuales dieciocho sean considerados titulares sin mayor problema. El problema es que eso choca con el deseo que siempre ha manifestado el entrenador de tener una plantilla reducida».

Más comedido se muestra Fernando Giner, quien deja claro que serán los «objetivos reales del club» los que marquen las necesidades. En su opinión, es prematuro hablar de posiciones porque «en estos últimos años, es imposible saber qué va a pasar el siguiente mes porque igual se vende a Parejo o a Zaza, por ejemplo, y eso cambia el panorama. Desde luego, lo que sé es que a Marcelino hay que darle toda la confianza en ese aspecto puesto que es el que mejor conoce a la plantilla».

En similares términos a Fernando se pronuncia Rubén Darío Ciraolo: «Claro que hace falta una plantilla larga, por lo menos veintidós jugadores competitivos. Se vio en enero con la Copa que el equipo lo acusó en Liga. Y la Champions todavía es más exigente». A la hora de concretar demarcaciones, el argentino lo dice abiertamente: «Un lateral derecho; quizás un central de mayor envergadura; un banda derecha porque con Ferran no se es suficiente; dos jugadores de banda izquierda ya que no estará Guedes y Pereira se va también; un sustituto de Parejo y un punta porque Vietto no da la talla».

Más

Fotos

Vídeos