https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un penalti tras la charla de Parejo con el asistente

Parejo, en un lance del encuentro. / juan j. monzó
Parejo, en un lance del encuentro. / juan j. monzó

T. C.

Dani Parejo tenía ganas de hablar con Raúl Cabañero, asistente de Fernández Borbalán. El trencilla no vio el claro penalti sobre Rodrigo Moreno en la primera mitad y el capitán le advirtió en el túnel de vestuarios. «Si no pasa nada, te has equivocado y ya está. El penalti es muy claro», le soltó Parejo justo antes de iniciar la segunda mitad. Tan sólo dos minutos después de que el madrileño se dirigiera a Cabañero -el asistente ni le miró-, Gayà cayó en el área y Fernández Borbalán señaló un penalti a favor del Valencia que aprovecharía el propio Parejo para poner el 2-1.

La acción de Rodrigo en la primera mitad había dejado a otro hombre con la mosca detrás de la oreja: Marcelino García Toral. El técnico no se pudo contener y, como refleja el acta arbitral, fue amonestado en el túnel de vestuarios (minuto 46) por «realizar observaciones de forma reiterada a mi asistente número uno», según refleja el escrito de Fernández Borbalán. Esa amonestación calmó a Marcelino durante la segunda mitad, puesto que el técnico se contuvo en varias ocasiones consciente de que un error le podía mandar a la grada. Otra vez.

Fotos

Vídeos