https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Otro peldaño que se sube

Modric y Gayà, durante el encuentro de anoche en Mestalla. / Jesús SIGNES
Modric y Gayà, durante el encuentro de anoche en Mestalla. / Jesús SIGNES

Marcelino consigue ganarle al Real Madrid por tercera vez en su carrera profesional y su equipo protagoniza una gran segunda vuelta El Valencia tiene al Getafe a un punto y pasa en tres días de la séptima a la quinta plaza a la espera de lo que haga hoy el Alavés

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Le ha costado siempre a Marcelino salir victorioso ante los equipos grandes (Real Madrid, Barça y Atlético) pero parece que ha valido la pena esperar doce años (los que ha estado como entrenador en Primera). Anoche, bajo un diseño de pizarra casi perfecto y sólo con el borrón final del tanto de Benzema, el Valencia acabó por reducir a la nada a un Madrid que va camino de autoinmolarse en este trepidante final de temporada. Esta tercera victoria de un equipo de Marcelino contra el Real Madrid (lo hizo con el Recreativo en el Bernabéu y con el Villarreal en la Cerámica) ennoblece la segunda vuelta de campeonato que están realizando los valencianistas. Van camino de la perfección y el interés de todos es que sean capaces de mantenerlo hasta el 25 de mayo, sobre todo teniendo en cuenta que por el camino se añade (la semana que viene) la Europa League.

La victoria de anoche arroja una cifra casi inmensa. El equipo lleva 17 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Están en ese paquete encuentros de Copa, de Europa League y de Liga, porque si estuviéramos hablando sólo de la competición doméstica, lo cierto es que nadie discutiría los méritos para conseguir una plaza de Champions, como mínimo.

A falta de lo que haga esta tarde el Alavés en el Sánchez Pizjuán contra el Sevilla, el Valencia puede cerrar la jornada como quinto clasificado, posición que ocupaba anoche de manera provisional y que hasta ahora había sido incapaz de alcanzar. En la primera vuelta de campeonato, a falta de ocho encuentros para que se acabara la ronda, el Valencia era decimoquinto. Una vuelta después de aquella cita, se han ganado diez posiciones a la clasificación.

Es más, la remontada del grupo que lidera Marcelino le ha llevado en apenas tres días a pasar de la séptima a la quinta plaza. Así, como quien no quiere la cosa, el Valencia está en una escalada vertiginosa. Mientras el Getafe vaya sumando de uno en uno (empató el martes en campo del Espanyol) y los valencianistas de tres en tres, el objetivo final se habrá conseguido. Los madrileños están por delante y a tan sólo un punto de distancia, mientras que el Alavés (circunstancialmente en la sexta plaza a la espera de lo que haga esta tarde) se encuentra a dos puntos por detrás de los blanquinegros.

La situación se mire por donde se mire es inmejorable y acapara la atención de este campeonato que parecía al final de la primera vuelta poco menos que desesperante para los jugadores de Mestalla. Se le ha dado la vuelta al calcetín de una manera que nadie podía imaginar y hasta el gol de Benzema molesta porque por muy poco no se enlaza con el tercer partido consecutivo con la portería a cero.

Más