https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Paterna los cría y Luis Enrique los junta

Alcácer y Gayà posan en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, poco después de llegar a la concentración de la absoluta. / sefutbol
Alcácer y Gayà posan en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, poco después de llegar a la concentración de la absoluta. / sefutbol

Paco Alcácer y Gayà se reencuentran en la selección absoluta

TONI CALERO

valencia. En la misma jornada de Champions, Paco Alcácer aportaba su granito de arena con un gol para la victoria del Borussia Dortmund ante el Mónaco y Gayà completaba en Old Trafford uno de sus mejores partidos de siempre como valencianista. Dos grandes amigos, dos futbolistas criados en Paterna, corroborando su espectacular momento de forma. Alcácer, liberado ya de la alargada sombra de Luis Suárez, juega y marca desatado mezclando con futbolistas como Reus, Sancho o Pulisic. Y la presente versión de Gayà es mejor que la de 2014: con Nuno en el banquillo y apenas 19 años irrumpió otro lateral zurdo de la Academia que asombró a la Liga y llegó para quedarse en el primer equipo del Valencia.

Gayà y Alcácer compartieron aquella brillante temporada del conjunto blanquinegro mientras crecían de forma individual: el delantero debutaría en septiembre de 2014 con la absoluta y el lateral, tan sólo unos días antes, se estrenaba con la sub-21. Cuatro años después, los dos futbolistas valencianos se encontraron ayer en La Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Por primera vez coinciden Alcácer y Gayà en la absoluta en este nuevo período abierto tras el huracán Lopetegui y el aterrizaje de Luis Enrique. El seleccionador incluyó a ambos en la lista para los encuentros para el amistoso ante Gales y la visita de Inglaterra con motivo de la Liga de las Naciones.

Para Gayà es la segunda convocatoria consecutiva. Ya estuvo en la anterior citación, disputando los noventa minutos en la goleada de España a Croacia (6-0) que se jugó en el Martínez Valero, bien cerca de Pedreguer. Ahí comprobó Luis Enrique que hay vida en el carril izquierdo más allá de un Jordi Alba sin muchas opciones mientras el asturiano sea el técnico de la selección. Gayà es consciente de que la competencia, personalizada en Marcos Alonso, aprieta. Por ello se despachó con firmeza ayer a su llegada a la Ciudad del Fútbol. «Cuando vienes a la selección no hay partidos amistosos. Siempre quiere jugar al máximo y con la máxima intensidad. Está claro que contra Gales, en Cardiff, no será un partido amistoso. Va a ser un partidazo», definió el futbolista del Valencia.

Alcácer: «Volver a vestir esta camiseta es un orgullo y una satisfacción por el trabajo en mi club»

A Gayà, indiscutible para Marcelino, no le pesan las piernas pese a las molestias físicas que pusieron en duda su participación ante el Barça. El zurdo ha madurado, se regula mejor, y apretó cuando fue necesario para estar listo contra los azulgrana. Ha jugado Gayà 810 minutos de los 900 posibles y no quiere frenar ahora, consciente de que la absoluta está muy cara. «Vamos a entrenar unos días en Las Rozas para coger ritmo y estoy feliz por estar aquí», destacaba el jugador, que llegó a la capital acompañado por Rodrigo Moreno, el hombre que completa la nómina de valencianistas en la lista de Luis Enrique.

En Madrid, al mediodía, Gayà se vio con Alcácer en uno de los momentos más dulces en la carrera profesional del delantero. Ha encajado a la perfección en Dortmund y sus números son el sueño de cualquier delantero: siete goles en cuatro partidos. Un tanto cada 26 minutos. No sólo eso. En Alemania disfruta el de Torrent de una confianza absoluta, una sensación que no abrazó totalmente en sus dos temporadas como futbolista del Barcelona. Quedó claro en su último partido ante el Augsburgo. Alcácer saltó al césped en el minuto 60 y media hora después se llevaba el balón como autor de un triplete, incluyendo el gol de la victoria con un lanzamiento de falta.

El valenciano tiene esta temporada por delante para sentirse importante en el Borussia y ver qué depara el futuro. Alcácer está cedido por el Barça y el conjunto alemán se guardó una opción de compra de 23 millones de euros, aproximadamente. A sus 25 años, el de Torrent ha conseguido algo muy importante: volver a disfrutar del juego. Sus goles hicieron el resto y Luis Enrique le llamó para la absoluta, terreno que Alcácer no pisaba desde el 27 de marzo de 2016, cuando disputó los últimos minutos con la selección en un partido ante Rumanía. «Volver a vestir esta camiseta es un orgullo y una satisfacción por el trabajo en mi club», admitió Alcácer.

El pulso con Rodrigo

Luis Enrique, el técnico que ocupaba el banquillo del Barcelona cuando los azulgrana pagaron 30 millones al Valencia por Alcácer, convocó en esta ocasión al de Torrent y tres arietes más: Morata, Iago Aspas y Rodrigo Moreno. El delantero blanquinegro es, sin duda, la principal opción del técnico en estos momentos. En los dos últimos encuentros, Rodrigo jugó todos los minutos y anotó un par de goles, uno a Inglaterra y otro a Croacia. Alcácer, como Aspas, Morata y el resto de candidatos que no han ido en esta ocasión, aparecen como fuertes alternativas al jugador del Valencia, que no atraviesa su mejor momento.

Fotos

Vídeos