https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

«Quien tendría que pagar la multa es el IVF y no el Valencia»

Foto institucional que se hizo en Mestalla para dar a conocer el acuerdo al que se había llegado./ LP
Foto institucional que se hizo en Mestalla para dar a conocer el acuerdo al que se había llegado. / LP

Manuel Llorente defiende que el Valencia no tiene ninguna culpa | El expresidente del club vivió en primera persona, junto a José Luis Olivas y Gerardo Camps como actores principales, la operación de 2009

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

De izquierda a derecha: Manuel Llorente, presidente del Valencia, impulsor de la ampliación de capital. José Luis Olivas, presidente de Bancaja, la entidad que prestó el dinero. Gerardo Camps, vicepresidente segundo y conseller de Economía. Carlos de Miguel, vicepresidente de la Fundación, el presidente era Társilo Piles.

Sábado 22 de agosto de 2009. Hace un sol de justicia (31 grados) y sobre el tórrido césped de Mestalla posan sonrientes y felices a mediodía ante el fotógrafo oficial -el cónclave se lleva en semisecreto-, en traje chaqueta y sin corbata, los cuatro protagonistas de una operación que años después traería como consecuencia el desembarco de Peter Lim. Ahora que la Unión Europea ha castigado con dureza al Valencia CF con la multa de 23,4 millones por el trasfondo de aquella foto, Manuel Llorente no duda en dejar las cosas claras y explicar cuál tendría que ser, bajo su punta de vista, el enfoque adecuado de esta situación. No está de acuerdo en el color que ha tomado el asunto.

El expresidente blanquinegro y hoy metido en la candidatura de José Luis Larrea para la Federación habla con total claridad sobre este tema. "Nunca en la vida me hubiera podido imaginar que esto acabara de la forma que ha terminado. ¿Que la Unión Europea multa al Valencia? ¿Por qué? No tiene ningún sentido se mire por donde se mire. El club no tiene ninguna culpa de nada, hizo lo que consideró más oportuno para defender sus intereses. El Valencia fue un sujeto pasivo en toda la operación y, en todo caso, quien tendría que pagar una multa sería el IVF, que fue en definitiva el que negoció. ¡Póngansela a ellos si de verdad creen que hay que sancionar a alguien!"

En 2009 había que cubrir la ampliación de capital de 92 millones de euros, cuestión forzada no sólo por la sombra amenazante de Dalport sino por el dramatismo que ofrecían los balances. Compró formalmente la Fundación las acciones sobrantes de la primera vuelta (se había vendido al público algo más de 18 millones), Bancaja prestó el dinero, el IVF (Generalitat) hizo de avalista y el club ejerció de actor principal.

Los patronos aprobaron oficialmente dos días después la adquisición de 1,5 millones de acciones para convertirse la Fundación en principal accionista gracias a la acumulación del 72,5%. "Todos los valencianos nos vamos a poder sentir propietarios del Valencia", pregonaba en ese instante y con cierta euforia el conseller Gerardo Camps.

Nueve años después, Llorente se expresa con cierta vehemencia sobre este tema. "A nadie se le pasaba por la cabeza que iba a acabar así el asunto, ni tan siquiera al IVF porque estoy convencido de que no lo habrían planteado. El Valencia lo único que hizo fue buscar las mejores condiciones, sólo hubo detrás una gestión. No creo que nos dieran ningún tipo de ventaja respecto a la práctica habitual con otras empresas que también necesitaban avales; además las condiciones prácticamente venían puestas desde 'arriba'. ¡El Valencia no estaba en disposición de negociar nada! ¡Nos jugábamos la vida!", afirma el exmandatario blanquinegro.

Ahora, transcurrido el tiempo, hay dirigentes del club que han apuntado con el dedo a Llorente por haber consentido que el Valencia participara de una manera tan directa -o colateral según la perspectiva con la que se mire- en esta operación. La otra opción, viendo las necesidades que tenía el club en aquella época, pasaba ineludiblemente por presentar el concurso de acreedores. Cuando a Llorente se le plantea esa opinión, afirma: "No fue ninguna chapuza como algunos están diciendo ahora. Si hubiéramos entrado en un proceso concursal la UEFA no nos habría dejado participar en Champions y el equipo habría acabado en Segunda. No escuché entonces ni una sola crítica a lo que se hizo".

La comisión que ganó el IVF

Hay que recordar que además de los 75 millones del préstamo que concedió en un primer momento Bancaja, luego la Fundación se vio forzada a solicitar otros 6 millones de euros más para hacer frente al pago de los intereses. El banco volvió a dárselos. Con esa media docena de millones extra, la Fundación pudo pagar también al IVF el plazo de 400.000 euros que tenía pactados precisamente en concepto de comisión por el aval.

Llorente recuerda ese pago que fue al Instituto Valenciano de Finanzas. "No debemos olvidar que también se pagó un dinero al IVF por avalar ante el banco. Se actuó como otras muchas empresas han hecho con este organismo, que es quien debe impulsar también de alguna forma la actividad económica en la Comunidad. El banco cobró un interés alto, el IVF percibió también su correspondiente comisión y todos consideraron que la operación salvaba al Valencia de un grave compromiso".

LAS CIFRAS 74

Millones de euros fue el primer préstamo que dio Bancaja a la Fundación.

2015

Fue el año que se fijó para que la Fundación saldara el segundo pago del crédito. La primera mitad debía haberse devuelto en 2014.

1%

De gastos de apertura se recogió en el acuerdo firmado. Con cero de gastos por cancelación anticipada.

3,5%

Por encima del euribor, ese fue el interés que se fijó para el crédito.

Fotos

Vídeos