https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Ocho canteranos en la élite han reportado cerca de 115 millones al Valencia

Una veintena de futbolistas criados en Paterna lucen en estos momentos en Primera, mientras David Silva, Albiol y Bernat forman en grandes de Europa

PEDRO CAMPOS VALENCIA.

El Valencia ha reorganizado la cantera. Asegura tener ahora un plan para rentabilizar su fábrica. Se ha quitado de encima la escuela de pago, ya que, pese a que cada alumno abonaba 1.300 euros anuales, los gastos de los 12 equipos eran superiores. Además, ha llegado Pablo Longoria, un director deportivo especialista en jóvenes talentos. Pero el árbol de Paterna siempre ha dado frutos. Jugadores y dinero, mucho dinero. El primer equipo cuenta con Gayà, Lato, Carlos Soler y Ferran, que han ahorrado traspasos al club para ocupar sus posiciones naturales. Pero a muchos les faltó impulso para subir el escalón entre el filial y la élite. Tuvieron que dejar el Valencia y buscarse la vida. Actualmente hay una veintena de futbolistas criados en la Ciudad Deportiva o que pasaron por el filial que militan en Primera División y muchos de ellos son actores principales. Y hay otros que salieron porque quisieron y porque el negocio para la entidad de Mestalla era irrechazable. Dinero al bolsillo para dar oxígeno a la ahogada economía blanquinegra. Con la venta de sólo ocho canteranos el Valencia ha ingresado en su cuenta bancaria cerca de 115 millones de euros.

El traspaso más rentable de futbolistas actualmente en la élite llegó con Paco Alcácer. El Barcelona pagó treinta millones más dos en variables al club de la avenida de Suecia. Transacción redonda pese a que el de Torrent apuntaba a leyenda como murciélago. En cantidades similares se situó David Silva con su venta al Manchester City. El Valencia tenía necesidad de vender -también se marcharon en esa época David Villa y Juan Mata- y a los ingleses se les cae el dinero. Los Emiratos Árabes controlan la entidad azulona y sueltan millones cuando lo creen conveniente. Pensaron que el canterano podría ser la piedra angular de su proyecto y no escatimaron. Unos 30 millones por el canario, titular para todos los técnicos que le han entrenado.

Pero no sólo de ataque vive el Valencia. Los traspasos de defensas también han sido golosos. Lo que no consiguió el Real Madrid con Albelda -al que quiso tener en su equipo- lo logró con Raúl Albiol. El actual defensa del Nápoles llegó a la capital de España a cambio de 15 millones de euros, una cantidad más que razonable para un zaguero pero el de Vilamarxant siempre se mostró fiable en Chamartín. Y del centro de la defensa, al lateral izquierdo. El Valencia es una máquina de fabricar defensas zurdos. Ahora disfruta de Gayà y Lato. Antes apareció Jordi Alba, que tras nacer en la Masía se hizo futbolista en Paterna. Años después volvió al Camp Nou a cambio de 14 millones de euros. Y su recambio, de garantías, como blanquinegro fue Juan Bernat. Pero llegó el Bayern de Múnich y su oferta no se pudo rechazar. 11 millones más uno opcional llevaron al blanquinegro a Baviera, donde la competencia de Alaba en su puesto le ha ocultado.

Las mayores ventas llegaron con Alcácer y Silva. El Valencia ingresó 30 millones por cada uno

En cantidades inferiores se cifraron otros traspasos. Pero uno de ellos con enorme impacto. Relucía en Paterna un chaval menudo pero con una calidad excelsa. Se llamaba Francisco Alarcón y era conocido como Isco. En su debut con el primer equipo marcó dos goles. Fue en Copa del Rey frente al Logroñés. Tres días después aparecía en Liga contra el Athletic. Pero siguió en el filial y fue vital, junto a Alcácer, en el ascenso del Mestalla a Segunda B. La situación se enrareció mientras se negociaba su renovación. El jugador no aceptó y el técnico del Valencia, Unai Emery, no mostró excesiva confianza en él. Tanto que llegó a decir que en ese momento no estaba preparado para la élite. Al final el Málaga pagó la cláusula de rescisión de 6 millones de euros y el jugador se marchó. Tiempo después recaló en el Real Madrid, donde nunca ha llegado a convertirse en indiscutible.

Otra buena tajada que ha sacado el Valencia ha sido con Carles Gil. El hermano de Nacho, actualmente cedido en Las Palmas, emigró a Inglaterra pese a que no se había asentado, ni mucho menos, en la primera plantilla valencianista. El Aston Villa pagó cinco millones de euros. Allí tampoco cuajó y ahora busca su sitio en el moribundo Deportivo. Y algo más residual ha sido lo de Antonio Sivera. El internacional sub-21 se ha marchado al Alavés por dos millones de euros. El Valencia se ha quedado un opción de recompra por un arquero que apunta mucho pero que, por ahora, sólo está teniendo opciones en la Copa del Rey.

El caso más polémico fue el de Isco y sus problemas con Emery. El Málaga pagó su cláusula de 6 millones

Con todas estas ventas el club de Mestalla ha ingresado cerca de 115 millones de euros, a los que hay que sumar pequeñas cantidades por otros futbolistas que han abandonado Paterna. Porque son muchos, sobre la veintena, los que en estos momentos están siendo protagonistas en Primera División. Algunos, incluso, que han sonado para una posible vuelta. Es el caso de Portu. Con Pizzi debutó con el Valencia, pero acabó en el Albacete. Tan bien lo hizo que el Girona confió en él. Y en la élite ha despuntado. Es el sostén de un equipo catalán que roza posiciones europeas. Forma en el centro del campo en un conjunto que también tiene a Timor y al 'Choco' Lozano, ambos con pasado blanquinegro.

David Silva triunfa en la Premier.
David Silva triunfa en la Premier.

Hay nombres que muchos desconocen que pasaron en su día por Paterna. Uno de ellos es Nolito. El sevillano tuvo una breve estancia antes de marcharse al Écija. En el club andaluz sí explotó y ya fue cuando el Barça lo cazó. Por cierto, el cuadro azulgrana ha sido receptor de bastantes canteranos valencianistas. Además de Alcácer y Alba, la entidad catalana convenció a Rochina para llevárselo a su cantera y para su filial contó con el central Lombán, actualmente en el Eibar.

El guardameta Guaita es titular indiscutible en el Getafe tras su amago de marcharse a Inglaterra y Fede Cartabia sigue buscando ser importante en el Deportivo. Los equipos de la Comunitat también cuentan con canteranos del Valencia. El Villarreal tiene a Jaume Costa y en el Levante militan Pedro López y Roger. Y del estadio de Orriols salió al Betis otro futbolista que pasó por Paterna como es Víctor Camarasa.

Europa también ha sido beneficiario de jugadores criados en Paterna. En el Nápoles, que le está peleando la liga italiano a la Juventus, forma un portugués, cedido por la Roma, que pasó por Valencia. Es Mario Rui, que arribó desde el sub-17 del Sporting de Portugal. Cuando dejó el club blanquinegro marchó al Benfica, donde ahora un valenciano que fue valencianista y luego barcelonista como Alejandro Grimaldo tiene el lateral izquierdo en propiedad. En campeonatos más exóticos también aparecen futbolistas cultivados en la Ciudad Deportiva. En el Sint-Truidense de Bélgica está Sergio Ayala y Albert Dalmau milita en el Sepsi de Rumanía. Más lejos hay un clásico como el zurdo Jaime Gavilán. Del Valencia pasó al Getafe, de ahí al Levante y luego ya emigró al Platanias, al Kolkata, al Suwon y ahora juega en el Chennaiyin de India. Y en Malasia, feudo del propietario del Valencia, Peter Lim, compite Nacho Insa, en el Johor Darul Takzim FC.

Más

Fotos

Vídeos