https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
El túnel del tiempo

El gol que nunca marcó Pelé

El gol que nunca marcó Pelé

PACO LLORET

A Pelé se le recuerda por una trayectoria espectacular, un palmarés impresionante y una estadística demoledora: autor de más de mil goles. Pero también por dos jugadas memorables. Ambas tuvieron lugar en el Mundial de México 70, su último gran éxito. Curiosamente, ninguna de ellas terminó en gol. No importa. Pasa el tiempo y ambas siguen presentes en la memoria colectiva de los buenos aficionados al fútbol de cualquier lugar del mundo. Un cabezazo espectacular salvado por Gordon Banks, el portero de la selección inglesa, de forma milagrosa sobre la misma línea de cal. Una intervención prodigiosa que encumbró al portero británico. Banks voló de un palo a otro mientras Pelé percutía un testarazo formidable.

En el mismo campeonato, en el duelo de la 'canarinha' frente a Checoslovaquia, Pelé volvió a ser el autor de otra acción inolvidable deformada en una leyenda inexacta. 'O Rei' vio la posición adelantada de Viktor, el portero rival y, desde su propio campo, envió un lanzamiento envenenado que, finalmente, salió fuera por bien poco. Aquella acción tuvo un impacto tremendo. Las imágenes dieron la vuelta al mundo. No importaba que el balón no hubiese entrado en la portería. En el subconsciente colectivo quedó grabado como el gol de Pelé. El encuentro finalizó con un aplastante triunfo brasileño por 4-1, uno más en el camino triunfal de la única selección campeona de un Mundial que ha vencido en todos los encuentros.

Con su aspecto de estudiante empollón, Tomás, un centrocampista del Real Oviedo, se encargó de recordar a todos los aficionados españoles que él sí había sido capaz de lograr el gol desde el medio campo que Pelé no pudo hacer realidad. Sucedió en el Carlos Tatiere la noche del sábado 25 de febrero de 1989. No fue una noche cualquiera. Muy lejos de la capital del Principado astur, en Valencia, se vivía una jornada terrible. Un fuerte vendaval disparó las alarmas en la ciudad. Los bomberos trabajaban a destajo. Hubo numerosos incidentes y hasta víctimas mortales. El viento sembró el caos en la ciudad mientras en televisión se podía ver como Tomás batía la portería del Atlético de Madrid desde la línea medular con un lanzamiento parabólico. El encuentro concluyó con una goleada de los azulones por 5-2 y al finalizar la temporada Tomás se incorporaba a la disciplina valencianista. El día de su presentación se le preguntó sobre si sería capaz de repetir en Mestalla un gol como ese, algo que no llegó a suceder.

El primer gol que se vio en Mestalla desde el medio del campo lo hizo Mijatovic al Logronés

Hasta la evolución táctica del fútbol que se inició a principio de los años noventa, resultaba muy complicado sorprender a un portero adelantado. La mayoría de ellos actuaban de forma precavida y no dejaban resquicios para verse sorprendidos desde la larga distancia. Sin embargo, hubo un gol desde medio campo que ha quedado en el olvido incluso para su autor al que hubo recientemente que refrescar la memoria con pruebas de la hazaña. Sucedió en Vallecas en la jornada 13 de la temporada 78-79. La mañana de aquel frío domingo de diciembre, los valencianistas lograron el triunfo merced a un solitario gol logrado por Daniel Solsona desde el centro del campo que sorprendió a Alcázar, meta de los vallecanos. Aquel encuentro representó el primer triunfo del ejercicio lejos de Mestalla al que se añadiría uno solo más en el Sánchez Pizjuán por 0-2. El encuentro de Vallecas podía haber quedado resuelto mucho antes pero el conjunto de Marcel Domingo desaprovechó sus claras ocasiones.

Todo se pudo ir al garete en la recta final. Con Guruceta de árbitro, el Rayo se quedó con un hombre menos, y, posteriormente, falló un penalti antes de la gran genialidad de Solsona que controló el balón, lo levantó un poco y, a renglón seguido, lanzó un remate colosal que dejó boquiabiertos a los espectadores presentes. Sin embargo, el primer gol en Mestalla desde más de cuarenta metros fue obra de Pedja Mijatovic en el ejercicio 93-94. El montenegrino sorprendió a Lopetegui-el actual seleccionador- por entonces, portero del Logroñés. Los aficionados lo celebraron por todo lo alto. Aquel Valencia había transitado por una profunda crisis y aquella tarde lograba un triunfo por 3-1 que le permitía respirar aliviado. Mijatovic inauguró el marcador de penalti antes de firmar el gol antológico. Desde su fichaje por el Valencia ya había acreditado una maestría singular en esa suerte de remates desde la larga distancia al igual que en los lanzamientos de golpe franco directo. En el verano de 1993 causaba sensación por su proverbial habilidad.

El Piojo López tomó el relevo en la campaña 96-97 en un espectacular triunfo del Valencia por 3-1 sobre el Atlético de Madrid y sorprendió a Molina, su víctima favorita, como se demostró en la final de Copa del año 99 en el estadio de La Cartuja, aunque ningún gol fuera desde tan lejos. El portero valenciano también participó en el memorable golazo de David Villa en Riazor. Sucedió en la temporada 2005-06 y los de Quique se llevaron la victoria gracias a ese remate del Guaje y a los dos penaltis parados por Cañizares. El francés Rami también merece el honor con un gol desde su propio campo al Llagostera en Copa el 28 de noviembre de 2012. El último nombre que se añade a la lista de ilustres goleadores desde tanta distancia es el de Luciano Vietto.

Fotos

Vídeos