https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La necesidad de remontar ante el Sporting obligará al técnico a reducir las rotaciones

C. V. VALENCIA.

Con el Sporting trabajando en la ciudad deportiva de Paterna (jugó el sábado en Albacete y se han quedado para evitarse la paliza del viaje), el Valencia tendrá mañana el desafío de ganar por lo menos 1-0 para evitar que el 2-1 de la ida les deje fuera de los cuartos de final de la Copa del Rey. Esa necesidad obligará a que Marcelino reduzca el número de rotaciones que podría tener pensado en un principio.

Lo que pasa es que en esta ocasión el entrenador valencianista tiene que conjugar la idea que siempre ha mantenido (la Liga es lo importante) con la inesperada situación que se ha creado, con el marcador que se registró en El Molinón la semana pasada.

Todavía están en fase de recuperación de sus lesiones Kondogbia y Guedes, y Marcelino tampoco tiene tantas piezas donde poder elegir. Se fue Murillo, se va Batshuayi y Racic, por su parte y aunque el papel que ha desempeñado es diferente, lo tiene casi hecho también con el Tenerife.