https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La necesidad impide pensar en la Champions

Marcelino, ayer durante su comparecencia ante los medios de comunicación. / damián torres
Marcelino, ayer durante su comparecencia ante los medios de comunicación. / damián torres

El técnico destaca la valía de los puntos porque aportarán calma al grupo y deja claro que aplicará las rotaciones más adelante | Guedes entra en la convocatoria y Marcelino da prioridad al partido de hoy

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Se mire por donde se mire, la papeleta que tiene esta tarde el Valencia tiene su aquel. Es verdad que está en la convocatoria -por fin- Gonçalo Guedes, pero tampoco no se puede esperar que un solo jugador suponga la reconversión total de este dubitativo Valencia. Marcelino, por cierto, no soltó ayer prenda respecto a las posibilidades del portugués de entrar en el once, algo poco probable si se tiene en cuenta el tiempo que ha estado sin participar en partido oficial. Aunque lo del portugués es un motivo más que interesante para que la afición se enganche a Mestalla este sábado, la verdad es que el reto de ganarle al Betis tendrá consecuencias más allá de darse un respiro ante la incómoda posición en la clasificación.

El Valencia necesita empezar a dar pasos en la Liga, después de tres partidos que lo único que han aportado es un debate sobre si Piccini es de verdad un lateral derecho para un equipo de Champions y si el grupo se ha olvidado de aquello que le hizo 'grande' en el primer tramo de la temporada pasada. Defender, el Valencia actual defiende como un equipo del montón, el problema es que el miércoles que viene pasa por Mestalla una 'bestia' como la Juventus y ahí no se puede llegar ni con dudas ni con desánimo. Por eso la necesidad de sumar en lo doméstico impida a Marcelino dar una mísera concesión a la Champions.

Ya se encargó ayer el técnico de repetir machaconamente el mensaje. «La Champions es un premio a una grandísima temporada. Todos queremos jugarla, competir y disputarla pero no nos puede distraer de la Liga. Si queremos que el Valencia sea un club grande y que crezca, hay que jugar Champions. Para eso hay que quedar cuarto en Liga. Venimos de tres partidos sin ganar... Nos encontramos en Mestalla, contra un muy buen equipo pero necesitamos ganar». La importancia de los puntos de hoy, en caso de victoria, quedan reflejados también en sus palabras: «Transmite seguridad, confianza, aumenta la autoestima y crees más en lo que haces. La mejor forma de competir en el próximo partido es ganar al Betis».

Quique Setién Entrenador del Betis «Somos un equipo diferente, el rival tiene un excelente trabajo»

Por las palabras del entrenador se puede deducir que aplaza las rotaciones para más adelante. Rodrigo, por ejemplo, lleva kilómetros en sus piernas (jugó los dos partidos con su selección) pero se hace difícil no verlo en el once, por muy castigado que pueda llegar. No son pocos los aficionados que están con ganas de ver al dinámico Batshuayi. Al que sí le gustaría ver el preparador asturiano en el terreno de juego es a Garay. Tercera convocatoria ausente y cada vez más en duda para el cara a cara contra Cristiano Ronaldo y compañía. Marcelino explica así lo que le sucede el argentino: «Es un jugador muy importante que había empezado de forma fenomenal. Tuvo un golpe en la misma rodilla en la que sufrió dos subluxaciones de rótula. Esa molestia persiste y está retrasando su incorporación. No sabría decir cuándo estará. Los médicos están buscando soluciones».

La mejor para el Valencia como club es mantenerse un año más en la Liga de Campeones por todo lo que ello conlleva. Alemany fijó los objetivos en el cuarto 'como mínimo' y Marcelino supo ayer 'torear' la embestida (el asturiano dijo que el techo del Valencia es el cuarto) sin tensar su cordial relación con el director general. «Habló con él a diario. Si él lo dice, lo respeto».

Fotos

Vídeos