https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un muro de nueva construcción

Roncaglia se lanza al suelo para frenar el intento de contragolpe de Januzaj. / manuel molines
Roncaglia se lanza al suelo para frenar el intento de contragolpe de Januzaj. / manuel molines

El argentino, que ayer cumplió 32 años, es el futbolista de más edad que ha firmado el Valencia desde que Peter Lim es dueño del club Roncaglia firma un gran partido en su debut y roza el gol de la victoria

TONI CALERO

valencia. El Valencia sorprendió anunciando su fichaje para la defensa. Era necesario cubrir los huecos de Jeison Murillo y Ruben Vezo, así que el conjunto blanquinegro pescó en la Liga para evitar los socorridos problemas de adaptación al campeonato y el país. La solución fue Facundo Roncaglia, que en el Celta había asumido un papel secundario y cuyo futuro en el club vigués se había complicado por la falta de oportunidades. El Valencia cerró la llegada del futbolista más veterano de la era Peter Lim (hasta ahora eran Orellana y Gameiro), un Roncaglia que ayer cumplía 32 años y se quedó a un paso de poder celebrarlo a lo grande puesto que a su notable actuación sólo le faltó la victoria del conjunto blanquinegro.

Todavía con Mouctar Diakhaby sancionado y tras la lesión de Gabriel Paulista, todos los caminos llevaban a Roncaglia. No trató de esconderlo Marcelino en la previa: su dupla de centrales ante la Real tendría acento argentino. El nuevo '4' del vestuario valencianista demostró en su presentación oficial ser un tipo parco en palabras y cuya trayectoria en la Liga no dejaba lugar a dudas en cuanto a la sobriedad con la que afronta los encuentros. Esa fue, para Marcelino, la gran virtud de Roncaglia en su debut como jugador del Valencia: «Creo que hizo muy buen partido. Estamos muy satisfechos de su rápida adaptación al equipo. A pesar del poco trabajo táctico que hizo con el equipo en los entrenamientos, lo ha asimilado muy bien. Estuvo firme, serio, competitivo y contundente».

El desarrollo del partido contribuyó a la aparente tranquilidad del futbolista nacido en Chajarí, un pequeño municipio de la provincia argentina de Entre Ríos. Entre Roncaglia y su compatriota Garay se bastaron para anular por completo a Willian José, una sombra durante gran parte del encuentro. Ni se complicó Roncaglia cuando le tocó ser expeditivo ni tampoco en el inicio de la jugada, donde siempre buscó la opción más sencilla. Fue así como ganó, minuto a minuto, más serenidad para agradar a la afición en sus primeros compases en Mestalla como local. «Estoy muy contento en lo personal», explicó el defensor argentino sobre los aplausos de la afición: «Los compañeros y el míster me han ayudado muchísimo y me han dado la confianza para hacer un partido correcto».

Cuando el Valencia le puso una marcha más al encuentro en la pelea por los tres puntos, José Luis Gayà adquirió protagonismo en ataque. Y ahí destacó Roncaglia, concentrado para tapar en varias ocasiones la banda izquierda del conjunto blanquinegro. Faltó el gol que coronara su estreno valencianista. Y lo tuvo en un remate de cabeza que se escapó por centímetros. «No quiso entrar el balón, pero si seguimos por esta senda serán más alegrías que tristezas», aseguró Roncaglia, que llegó al Valencia cedido hasta el 30 de junio y debe volver al Celta para iniciar la próxima temporada si no se produce ningún cambio.

El tropezón dejó una sensación agridulce en el vestuario valencianista. Ganar significaba otro zarpazo a la clasificación, sobre todo a un Sevilla que se perfila como principal rival por entrar en Champions y que luego se dejaría dos puntos en casa contra el Eibar. «¿El sueño europeo? De momento se nos está poniendo difícil pero sabemos que con trabajo lo vamos a lograr y hay que seguir así. Hay que agradecerle a la gente que vino a Mestalla, que nos apoyó y nos dio fuerza durante noventa minutos», afirmó Roncaglia en 'BeIn LaLiga'.

El empate supo a poco pese a que la Real Sociedad llegaba en un gran momento de forma. En cualquier caso, el Valencia está consiguiendo partido a partido que Mestalla vuelva a ser un auténtico fortín. Con el de ayer, son once encuentros consecutivos sin perder en casa desde que el Girona se llevara la victoria (0-1) el 3 de noviembre. Han pasado más de tres meses desde entonces y rivales por doquier: Young Boys, Rayo Vallecano, Ebro, Sevilla, Manchester United, Huesca, Valladolid, Sporting de Gijón, Villarreal, Getafe y Real Sociedad. Ninguno de ellos ha conseguido asaltar Mestalla, que el domingo asiste a otra batalla frente al Espanyol de Rubi.

Oblak, Soria y Neto

Debutó Roncaglia con el Valencia dejando la portería a cero. Otra vez y ya van ocho partidos en este campeonato de Liga. Ha encajado el conjunto blanquinegro veinte tantos en 23 jornadas, así que todavía está con vida el reto de Marcelino cuando arrancó la 2018-2019. «El año pasado encajamos 38 goles en Liga y esta temporada tenemos que recibir sólo 30», repitió el asturiano en varias ocasiones. Jaume, portero titular de la Copa del Rey, sólo ha disputado uno en Liga, el del empate (0-0) contra el Betis. Los otros 22 los jugó el Valencia con Neto, que aún puede soñar con el Zamora pese a tener a Jan Oblak y David Soria por delante en estos momentos.

El Atlético de Madrid es el conjunto que menos encaja de la competición (17 en contra) y en segundo lugar aparece el Getafe, con 19 tantos recibidos. David Soria es titular perenne en Liga con el conjunto azulón, así que por ahora marcha segundo en la clasificación del Zamora. Neto aparece en tercera posición. El brasileño ha encajado 20 en 22 jornadas, lo que arroja un promedio de 0,90 tantos recibidos por encuentro. La fiabilidad defensiva del Valencia ha quedado demostrada en los buenos y los malos momentos, así que alcanzar la Champions pasa por mantener esa consistencia añadiendo efectividad en ataque.