https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Murillo deja de ser un problema

Jeison Murillo posa con la camiseta de la Sampdoria. / lp
Jeison Murillo posa con la camiseta de la Sampdoria. / lp

Un fleco por resolver en la cesión de Jorge Sáenz impide hacer oficial el fichaje de Maxi Gómez, mientras el Gent pone el ojo en Fran Villalba Se va a la Sampdoria cedido y con una opción de compra obligada de 12 millones

L. MARTÍVALENCIA.

Jeison Murillo ya no es jugador del Valencia. El club de Mestalla hizo ayer oficial el traspaso del futbolista colombiano. El central de 27 años se marcha cedido a cambio de dos millones de euros y una opción de compra obligatoria para la próxima campaña de doce a la Sampdoria. La misma cantidad que desembolsó el Valencia por él en agosto de 2018.

Con este adiós se pone punto final a una relación que empezó a torcerse la temporada pasada. En su primera campaña al frente del banquillo blanquinegro Marcelino reclamó al club el fichaje del futbolista. El central, que no disponía de minutos en el Inter de Milán, aceptó incorporarse el Valencia. Firmó una cesión con opción de compra obligatoria y un contrato hasta 2022. A Murillo sólo le sacaban del once inicial las lesiones. Sin embargo, en el arranque de su segundo año en el Valencia (justo después de que pasase a ser propiedad de la entidad blanquinegra), Marcelino empezó a dejarlo fuera de las convocatorias. Incluso Rubén Vezo estaba por delante de él. En sus comparecencias públicas, el técnico asturiano reiteraba que no había «nada personal» en sus decisiones y que el hecho de que pasase del once a ver los partidos desde el grada o desde su casa era algo meramente «deportivo».

En el mercado de invierno, el Valencia aprovechó las entonces urgencias atrás del Barcelona y decidió cedérselo. Se marchó en busca de minutos pero Ernesto Valverde tampoco contó con él en demasiadas ocasiones. Jugó cuatro partidos como azulgrana. Una vez finalizada su vinculación con el conjunto catalán, el Valencia tenía que encontrarle salida estaba vez para no volver. Ayer fue oficial aunque el futbolista ya llevaba días sin entrenarse con el equipo. Sin embargo, el comunicado que no llega es el de Maxi Gómez.

Ayer, el delantero uruguayo se marchaba a su país después de haber pasado la revisión médica con el Valencia y firmado su contrato con el club de Mestalla para continuar con sus vacaciones. La incorporación del internacional de 22 años siempre ha dependido de dos futbolistas: Santi Mina y Jorge Sáenz. Mientras el traspaso del ariete gallego está cerrado, falta por concretar la cesión del central. Desde la entidad blanquinegra insisten en que todavía quedan un fleco y que una vez se resuelva y el tinerfeño pase la revisión médica, se hará oficial el fichaje de Maxi Gómez. No se descarta que las tres operaciones puedan anunciarse hoy.

También está pendiente del teléfono Fran Villalba. El campeón de la liga belga, el Gent, está interesado en el centrocampista de 21 años, que se marcharía traspasado pero el Valencia se guardaría una opción de recompra. El que se dejó querer a través de su agente fue Henry Onyekuru. El representante del extremo aseguró en unas declaraciones que había recibido ofertas de equipos como el Valencia, Sevilla o Betis, entre otros.