https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Multa de 3.500 euros por los graves insultos a Marcelino

R. D./EFE VALENCIA.

La Comisión Antiviolencia propuso ayer multar con 2.500 euros y seis meses de prohibición de acceso a recintos deportivos a los dos aficionados del Rayo Vallecano que «insultaron de forma grave y reiterada» al entrenador del Valencia, Marcelino García Toral, antes del partido jugado el pasado domingo y que acabó con el triunfo del conjunto local. Tras los hechos, que fueron denunciados por LaLiga y la Federación Española de Fútbol (RFEF), el Rayo Vallecano suspendió como abonados para lo que resta de esta temporada a los dos seguidores, tras identificarlos a principios de esta semana.

Los dos aficionados escribieron sendas cartas de disculpa por los graves insultos proferidos hacia Marcelino, a quien llegaron a desear la muerte, y la plataforma ADRV, plataforma que reúne a un buen número de peñas del Rayo, pidió en un escrito que no se criminalizara a toda la afición del conjunto vallecano. En la carta del primer aficionado hubo un perdón 'a medias' y en la segunda, un chaval de 20 años pedía perdón y aseguraba «haber abierto los ojos» a raíz de lo sucedido.

Ayer fue el presidente del Rayo, Martín Presa, quien se propuso no cerrar el capítulo de forma definitiva. ««Que se dedique a entrenar. El Valencia ya ha conseguido sus objetivos, que llegue lo más lejos en la competición europea. Yo prefiero que entre el Getafe en la Liga de Campeones, que consiga ese cuarto puesto. Lo digo con cariño», apuntó el máximo responsable del Rayo.