https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Montoya, otra venta para hacer caja

Rodrigo pugna con Gayà ante la mirada de Soler durante el entrenamiento matinal de ayer./ lázaro de la peña/vcf
Rodrigo pugna con Gayà ante la mirada de Soler durante el entrenamiento matinal de ayer. / lázaro de la peña/vcf

El Valencia y el Betis tratan la salida del lateral por un precio que ronda los cinco millones con el Nápoles atento a la operación

HÉCTOR ESTEBAN

El entrenador del Valencia, Marcelino García Toral, señaló que al mercado le quedaban todavía muchos movimientos y no le faltaba razón. La llegada de Piccini ha variado el sudoku del vestuario y ha puesto en la rampa de salida a los otros dos laterales derechos del equipo, Montoya y Vezo. La condición y necesidad del Valencia es hacer caja y el catalán, que es pieza apetecible en el mercado, tiene muchas posibilidades de salir si alguien paga cinco millones de euros. Arriba o abajo está es la cifra convenida.

La negociación con el Real Betis existe, aunque el agente del jugador aseguró ayer en Italia que el Nápoles también quiere a su jugador. Estrategia de mercado o no esa es la realidad. Montoya, de hecho, ayer entrenó en Lens como si agotara sus días en el Valencia, con ese pesar del que no se quiere marchar ahora que el equipo ha llegado a la Champions.

El catalán es más puro en el puesto de lateral mientras que Vezo ha tenido que reconvertirse por exigencias del guión. La pasada temporada, una vez Nacho Vidal dejó de contar, el luso fue el protagonista en la banda derecha del Valencia en los partidos de fuera de casa.

Piccini es el titular y el Valencia quiere aprovechar el buen mercado del catalán

Piccini llega para ser titular. El italiano, por el que el Valencia ha pagado entre ocho y diez millones, viene de jugar la Champions la pasada temporada y aporta la envergadura que el entrenador quiere para su defensa. Más músculo para un jugador que ya conoce la liga española tras su paso por el Betis.

Bien considerado

Precisamente, los andaluces han visto una posibilidad en el fichaje del Valencia y se han puesto manos a la obra para llevar de nuevo a Montoya al Benito Villamarín, donde está bien considerado y competiría el puesto con Barragán, otro exvalencianista. Allí ya jugó cedido por el Inter de Milán hace tres temporadas y está bien valorado en la casa verdiblanca. Montoya sabe que su nombre está en la lista del Valencia para hacer caja.

El club no quiere que Montoya se vaya sin dejar dinero. Maksimovic se marchó tras el pago de 5 millones de euros por parte del Getafe y la idea es que con el lateral, si finalmente se va, la operación se pueda cerrar en los mismos términos. Al Valencia, cualquier ingreso siempre le viene bien y sería una manera de amortiguar el gasto por Piccini. Casi una cuenta con paga.

Vezo, que por envergadura cumple más el nuevo perfil de defensa que quiere Marcelino, también tiene ofertas para salir pero si se va lo debe hacer en la misma situación económica que Montoya. El luso tampoco se quiere marchar aunque se debe al club. Una salida de ambos forzaría la incorporación de un lateral que seguro que ya está buscado, aunque llegaría cedido o con un desembolso muy asequible. Sería una situación nueva en el plan.

El otro nombre propio es el de Rodrigo Moreno. Una de las imágenes de la temporada hasta el momento ha sido la charla que ha mantenido el delantero con Marcelino al finalizar el entrenamiento de ayer. De fondo, su paso por el Mundial de Rusia. El técnico asturiano reconoció antes de viajar a Suiza que si llegaba una oferta astronómica el futbolista podría salir. En una entrevista a LAS PROVINCIAS, el entrenador blanquinegro aseguró que si por él fuera rechazaría todas las ofertas por Rodrigo porque no tiene ningún jugador de sus características. Al mismo tiempo, el técnico entendería una transacción que fuera buena para el club y el jugador.

A pesar todos los rumores que envuelven a Rodrigo, el último las declaraciones del presidente del Nápoles, De Laurentiis, sobre su gusto por el jugador, el futbolista se mantiene fiel al proyecto del Valencia del centenario. En la radio oficial del club el hispano brasileño entendió que su nombre esté en los mentideros del mercado: «Es normal que se hable pero yo estoy aquí en el Valencia, y espero meter muchos goles».

El futbolista ha recortado sus vacaciones para estar a tope en la pretemporada y hoy tendrá sus primeros minutos contra el Lausanne. «Mi compromiso con el club siempre ha sido el mismo, dar lo mejor de mí y seguir haciendo lo mismo. Me encuentro bien y ya estoy para jugar algunos minutos. He preferido recortar mis vacaciones para estar al nivel de exigencia del proyecto».

La cláusula de Rodrigo es de 120 millones de euros, por lo que una venta astronómica sería como mínimo por más de la mitad de esa cifra porque de lo contrario no se entendería el discurso del club.

 

Fotos

Vídeos