https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Miguel Grau, entrenador del Mestalla: «Kangin Lee es competición pura; está llamado a hacer grandes cosas en el Valencia»

Miguel Grau, entrenador del Mestalla. /I. M.
Miguel Grau, entrenador del Mestalla. / I. M.

El técnico tomó las riendas del Mestalla tras la marcha de Penev y el club le renovó por los buenos resultados y la gestión de los jóvenes talentos

TONI CALERO VALENCIA.

Tras el estallido por la marcha de Lubo Penev, en la Academia del Valencia llamaron a filas a Miguel Grau (Yátova, 1984) el viernes 17 de noviembre. El entonces técnico del Juvenil A dijo 'sí' a la propuesta de entrenar al Mestalla y un día más tarde debutaba en el banquillo del filial derrotando al Lleida por 3-0. Llegar y besar el santo. A partir de ahí, carrera contrarreloj para ganarse al grupo y completar una temporada sin sobresaltos. Se acercó el Mestalla a la promoción de ascenso, pero no pudo ser ni tampoco quitaba el sueño a Grau o los responsables del Valencia. «Lo que más nos gustó fue ver crecer a los futbolistas», reconoce el entrenador, renovado por unanimidad y que tiene por delante un nuevo reto: gestionar a un grupo con mucho talento y seguir surtiendo de futbolistas a Marcelino, el hombre que, a su entender, ha cambiado el club.

-En ese mes de noviembre, ¿se imaginaba que hoy estaría a punto de empezar el año con el Mestalla?

-Cuando cogimos el equipo teníamos tanto trabajo que no pensé mucho en el futuro. Pensábamos en ir sacando el día a día. Es cierto que cuando va acabando la temporada, al ver que el equipo funciona, hablas con el club, te transmiten mucha confianza y ya te empiezas a imaginar otra temporada.

-¿Cómo se encontró al equipo tras la repentina marcha de Penev?

-Bien. Me encontré un grupo de chavales que tenía ganas de trabajar y le ponía muchas ganas. Tampoco te planteas lo que ha habido antes. Teníamos que transmitirles muy rápido lo que hacíamos, meterle mucha pasión e intentar que ellos vivieran el día a día como lo vives tú. Hasta Navidad no tuvimos mucho tiempo para trabajar a largo plazo, costaba mucho. Con el parón de Navidad tuvimos más tiempo para hacer lo que quisimos y en la segunda vuelta el equipo lo asimiló bastante bien.

-El Mestalla acabó con 50 puntos y en algunos momentos estuvo cerca de la promoción...

-Hay un partido, el del Hércules, en que no nos merecimos lo que pasó. Nos fuimos con un 4-0 y creo que al principio estuvimos bien. Ellos metieron en su primer acercamiento y se nos va el partido. Si hubiésemos ganado nos poníamos a un punto de la promoción y nos quedamos a seis. Se nos fue un poquito, pero el esfuerzo que se hizo fue bueno y sobre todo, lo que más nos gustó fue ver crecer a jugadores y ver el nivel competitivo con el que iniciaron y con el que terminaron. Eso fue lo más gratificante de la temporada.

-Acabaron teniendo mucha presencia futbolistas muy jóvenes...

-Entró Kangin Lee en el equipo, entró Hugo Guillamón y los dos acabaron de titulares. Jugó Badal, Emilio Bernard, jugadores que nos dieron mucho nivel siendo muy jóvenes. Gonzalo Villar, Fran Villalba, Álex Blanco, Cristian Rivero, Centelles.... Haces balance y lo que más te llena es decir: éste era el nivel y así hemos terminado. Algunos están haciendo la pretemporada con el primer equipo, otros siguen, otros tienen ofertas, otros se han ido a Segunda A. Luego hablas con ello y te transmiten un 'feedback' muy positivo, eso es lo más bonito.

-En una categoría tan difícil, ¿el talento puede llegar a compensar la falta de veteranía?

-Los filiales tienen jugadores que técnicamente son superiores, pero no olvidemos que analizas al resto de equipos y piensas: este salió del Barcelona, otro del Valencia, otro del Villarreal... Lo que sí es cierto es que nosotros tenemos ilusión por llegar a Primera División, que es lo que intentamos transmitir a los jugadores. Esa ilusión vale mucho más que cualquier otro objetivo.

-Y controlar el ego de jugadores acostumbrados a ser los mejores desde niño, ¿cuánto cuesta?

-Es cierto que los jugadores que vienen al Valencia son muy diferentes en algo, pero cuando llegan lo hacen con una predisposición muy grande. Egos hay en todos los sitios, pero como en cualquier proceso formativo, se gestiona y se les ayuda a corregir. Si no se corrige, lo normal es que acaben fuera porque si no saben trabajar en grupo... El ego te distancia del grupo y los futbolistas que conozco que han llegado, aparte de tener un gran talento individual, tienen un gran talento colectivo.

-Se le ve muy cercano a Marcelino y a su cuerpo técnico.

-Estamos en el Mestalla para ayudarle. En la medida que puedo, veo los entrenamientos y ellos son muy receptivos a hablar con nosotros y a facilitarnos las cosas. La comunicación es cercana y se agradece porque entendemos que el Mestalla está para ayudar al primer equipo.

-¿Qué le parece Marcelino como entrenador?

-Marcelino nos ha cambiado como club. En su cuerpo técnico son todos muy buenos y la trayectoria ahí está. Lo que ha hecho Marcelino aquí es devolvernos mucha ilusión. Vamos a jugar la Champions, hemos hecho una gran temporada. Mucha parte de eso nos lo ha dado Marcelino j su 'staff'. Cuando los ves desde fuera te parecen buenos, cuando lo ves desde dentro todavía más.

-¿Qué destacaría de su trabajo?

-Creo que sus entrenamientos son muy intensos, están muy coordinados y todo lo que pasa, pasa por algo. Todo lo que se hace tiene un sentido concreto. Intentamos aprender de esas situaciones y eso me gusta.

-¿Cómo ha encajado en el club una pieza tan importante como Pablo Longoria?

-Desde que llegó Pablo, la relación ha sido muy buena y habló bastante con él. Lo primero que nos dijo es que iba a sumar, que venía a ayudar y así ha sido desde el día en que me lo dijo hasta hoy.

-¿De verdad conocía a la mayoría de los jugadores del filial?

-Sí, cuando yo hablé con él al principio, al Mestalla lo conocía entero. A todos los jugadores. Cuando Pablo estaba en la Juventus se dedicaba a ver jugadores y obviamente lo hacía muy bien.

-El salto al primer equipo que dio Ferran Torres en el ecuador de la temporada, la rápida ascensión, ¿puede tener un 'efecto llamada' negativo entre los canteranos?

-Todos los futbolistas que quieran copiar lo que ha hecho Ferran es genial. Ferran ha dado mucho nivel y nadie le ha regalado nada. Lo conozco desde Infantil de primer año. Que los chavales quieran copiar ese nivel de exigencia me parece bien, pero tienen que entender que Ferran se lo ha ganado solito trabajando muy duro. No se nos olvide que aunque esté en el primer equipo sigue siendo Juvenil de último año, que tenemos que seguir mimándolo porque aún está en un período formativo.

-¿Le sorprendió que Marcelino alistara a Jordi Escobar?

-Jordi ha marcado diferencias en todas las edades. Alguna vez ha jugado en banda cuando el primer equipo cambió a 4-3-3, pero es un nueve. Tiene que jugar de nueve y, si no es el mejor de España, será de los mejores. Tiene mucha ambición y ganas de llegar a ser futbolista. Grandes condiciones y muy buen chico.

-La marcha de Gonzalo Villar ha sido una lástima...

-En la gestión de los jugadores no me meto. Él me llamó y me dio las gracias por la temporada. Cada uno gestiona las situaciones con sus agentes a su manera. Él reconoce que se equivoca, pero el club es el club. No me meto.

-La salida de Fran Villalba es muy diferente.

-Fran acabó jugando muy bien, tenía ofertas de Segunda y el club ha valorado que era un buen contexto para seguir creciendo. Ahora tiene que demostrar en el Numancia que va a seguir haciendo lo que hizo el año pasado y crecer. Es un gran jugador y el Numancia es buen sitio. Está feliz, hablé con él y nos alegramos mucho por él. Lo que más me llamó la atención de Fran es el trabajo que tiene. El año pasado acabó corriendo mucho y esforzándose mucho en defensa.

-El valencianismo está como loco con un jugador que usted conoce muy bien, Kangin Lee.

-Kangin es igual que hace muchos años, lo que pasa es que va saltando las etapas y sigue haciendo lo mismo. Esto es lo realmente complicado. Un chico que tiene mucha ambición y muy talentoso. Se juntan las dos cosas. Es muy difícil trabajar con tanta concentración y ser tan talentoso. Juntar las dos cosas es muy difícil de encontrar y Kangin es así. Los que le conocemos no tenemos ninguna duda sobre él.

-¿Está llamado a ser importante en la élite del fútbol?

-Sí, lo que pasa es que sigue siendo muy joven, es Juvenil de segundo año. Como en el caso de Ferran, tenemos que tener calma y no cargarles de responsabilidad y de presión. Kangin tiene que acabar de formarse bien y si todo va normal, puede hacer grandes cosas en el Valencia. Cuando un chico llega ahí le cargamos de responsabilidad cuando lo que tenemos que hacer es darle confianza y más confianza para que pueda ser él. A veces no es fácil gestionar la responsabilidad en un equipo con la historia del Valencia. Necesita más confianza que presión.

-¿Como educador también le ha exigido mucho?

-Kangin es competición pura y gestionar eso es muy bonito. Para mí ha sido un gusto vivir el proceso.

 

Fotos

Vídeos