https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
El túnel del tiempo

Mestalla compartido por tres equipos

El Levante, local en Mestalla. Los granotas tuvieron el campo como propio en la 68-69. / salvador regües
El Levante, local en Mestalla. Los granotas tuvieron el campo como propio en la 68-69. / salvador regües

PACO LLORET

El campo de Mestalla vivió un ejercicio frenético en la temporada 68-69. Tres equipos jugaron como locales en el recinto valencianista que albergó cinco competiciones diferentes. Por añadidura se celebraba una efeméride de enorme repercusión: las bodas de oro del Valencia que, con tal motivo, organizó un torneo internacional al finalizar la campaña. Aquel triangular conquistado por los anfitriones ante el Sao Paulo y el Eintracht de Frankfurt, puso el epílogo a un año de máxima intensidad. El Valencia concluyó en quinta posición en el campeonato de Liga y se clasificó con algunos apuros para jugar en Europa en la siguiente campaña. En la Copa cayó ante el Elche en los cuartos de final mientras que en la Copa de Ferias fue eliminado a las primeras de cambio tras perder por 4-0 en el estadio Alvalde de Lisboa con el Sporting y estar a punto de lograr una proeza en el encuentro de vuelta. El Valencia fue capaz de repetir a su favor el marcador y forzar la prórroga. Un gol de los portugueses en el tiempo añadido certificó la eliminación.

Además del club valencianista, el CD Mestalla y el Levante UD actuaron como locales. El filial compitió en segunda, categoría que se había remodelado, lo que provocó un descenso masivo a tercera en la campaña precedente. Una de las víctimas de aquella importante reestructuración fue el club granota. Hasta entonces la categoría de plata estaba dividida en dos grupos de 16 equipos distribuidos por proximidad geográfica. El Levante estaba encuadrado en el grupo Sur junto al Mestalla, el Castellón, el Hércules y el Alcoyano, entre otros. Los seis primeros clasificados tenían garantizada la continuidad, el séptimo y el octavo debían disputar una eliminatoria de promoción para permanecer y del noveno al último bajaban a tercera. El Mestalla se salvó por los pelos ya que terminó octavo y hubo de vencer en la promoción al Compostela. En Santiago no hubo goles y en la vuelta el filial goleó por 5-1.

El Levante, antepenúltimo, perdió la categoría junto al Hércules y el Castellón, mientras que el Alcoyano se convirtió en el mejor representante del fútbol valenciano al finalizar en tercera posición. La nueva segunda división la constituía un solo grupo con 20 equipos que cubría todo el territorio español. De esa manera el Mestalla compitió en la temporada 68-69 contra rivales de la talla del Sevilla, Betis, Celta, Valladolid, Sporting, Rayo, Mallorca y Oviedo entre otros. Al Levante le correspondió jugar en el grupo V de la nueva tercera división en la que también estuvo el club de Castalia. Por si fuera poco, el campo de Vallejo había cerrado sus puertas mientras se construía el actual 'Ciutat de València', bautizado como estadio 'Antonio Román'. Mientras se desarrollaban las obras, el club azulgrana alcanzó un acuerdo con el Valencia para jugar en Mestalla durante la temporada 68-69. El último encuentro oficial celebrado en Vallejo acabó con triunfo local por 1-0 ante el Tenerife.

Mientras se construía el estadio de Orriols el Levante pidió al Valencia jugar en Mestalla

Casualmente, en esa temporada la asamblea valencianista de socios compromisarios decidió aprobar el cambio de nombre del campo que pasó a llamarse oficialmente como Luis Casanova. Ese mismo organismo había aceptado un año antes ceder el campo al Levante UD. La entidad granota debía hacerse cargo de los gastos de luz y taquillas. El Valencia solicitó disponer de un precio reducido para los socios que desearan acudir a presenciar los partidos del otro club de la ciudad. Las relaciones institucionales entre las directivas eran óptimas y el acuerdo resultó sencillo. El Valencia y el Mestalla jugaban como locales en fines de semana alternativos para no coincidir. El campeonato liguero arrancó para los valencianistas con una derrota en Pasarón ante el Pontevedra por 2-0 mientras que en la siguiente jornada, en el primer partido como local, batieron al Granada por 4-1, mientras el Mestalla inició su andadura una semana antes con un meritorio empate en Balaídos y, una semana después, hubo goleada ante el Burgos por 5-1.

El calendario del Levante coincidió con el Mestalla. Los granotas solían jugar sus partidos por la tarde o la noche del sábado. La afluencia de espectadores a sus partidos nunca superó la mitad del aforo del campo y según las crónicas la mejor entrada se registró con motivo de la visita del Castellón. El Levante permaneció en esta categoría cuatro temporadas más hasta que logró el ascenso a segunda en la 72-73. Por su parte, el Mestalla bajó a tercera pero dos años después regresó a la división de plata bajo la dirección de Manolo Mestre. En la temporada 71-72 solían coincidir el Valencia y el Mestalla las tardes del domingo y cuando acababa el partido del primer equipo salía el filial a disputar el suyo. Así sucedió, por ejemplo, el 6 de enero cuando el Valencia-Málaga abrió el programa doble que incluía a continuación el duelo Mestalla-Cádiz. El Levante UD pudo inaugurar su nuevo estadio en septiembre del 69 con un duelo amistoso ante el Valencia que finalizó con triunfo visitante por 0-3. Ambos equipos volvieron a cruzarse quince años después en la Copa del Rey mientras que hubo de esperar al cambio de siglo para que se midiera en la Liga.

Fotos

Vídeos