https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La mejor afición se desmadra en Valencia

Los seguidores del Celtic, en la avenida de Suecia poco antes del encuentro en Mestalla. / juanjo monzó

Los seguidores del Celtic, premiados en 2017 por la FIFA, protagonizan altercados que terminan con seis detenidos

LOURDES MARTÍ

En 2017, la afición del Celtic se llevó el premio de la FIFA a la mejor afición. En Glasgow, su territorio, son únicos: llenan los 60.000 asientos de Celtic Park y no dejan de animar ni un segundo. Para la vuelta, pese al resultado de la ida, tocaba desplazamiento masivo. Unos 10.000 seguidores dispuestos a darlo todo por su equipo y también a saborear al máximo la ciudad. El comportamiento general justificó el galardón recibido, no así el de algunos seguidores del Celtic que dejaron una lamentable imagen en Valencia y alrededores.

Los incidentes más destacados se produjeron durante la noche del miércoles en cuatro puntos diferentes. Uno de ellos, la gran vía Marqués del Turia. Un gran número de seguidores escoceses se reunieron en una cervecería y cinco de ellos fueron detenidos «tras protagonizar diversos incidentes y agredir a varios agentes de policía con botellas, vasos y sillas» según informó la Jefatura Superior de Policía. También hubo una detención en la Estación del Norte. Los agentes tuvieron que intervenir un tren procedente de Castellón porque una veintena de aficionados del Celtic no dejaban de incomodar a los pasajeros. Al llegar a Valencia, la policía retuvo a uno de ellos tras hallarle estupefacientes. No fue el único tren en el que la 'liaron'. Una docena de seguidores que viajaban en un AVE desde Madrid fueron expulsados en Albacete. Fuentes policiales explicaron que se encontraban en claro estado de embriaguez aunque ninguno de ellos fue detenido. Ayer, horas antes del duelo, algunos aficionados escoceses lanzaron botellas en la zona de Cánovas contra la policía aunque tampoco fue necesaria la detención de ninguno de ellos. Un aficionado escocés de 25 años se precipitó desde el Puente de las Flores mientras se hacía un selfi. En evidente estado de embriaguez, el seguidor 'sólo' sufrió un corte en la cabeza y le trasladaron al Clínico.

El altercado que podría haber terminado en tragedia fue el que tuvo lugar en Benidorm. El miércoles, un grupo de seguidores del Celtic se acercaron al bar donde habitualmente se reúnen los aficionados del Glasgow Rangers, con el que hay una gran rivalidad. Los hinchas quemaron las banderas y el fuego se extendió hasta la fachada del local.

Algunos valencianistas 'alquilaron' su pase a los escoceses que llegaron a Valencia sin entrada

La 'marea verde' tomó ayer Valencia en un desplazamiento en el que muchos iban a ver el partido como si estuviesen en Glasgow: desde el televisor. Sólo 2.500 aficionados disponían de entrada, el número de butacas reservadas en Mestalla para los seguidores rivales. El resto viajaban con la intención de conseguir una entrada con 'picardía'. Ante la prohibición del Valencia de comprar billetes por internet y con pasaporte británico, los escoceses utilizaban el irlandés (que poseen una gran parte) o llegaban a pagar 10 euros a quienes les hiciera el favor de ir a las taquillas. Sólo pudieron hacerlo durante unas horas: el club bajó la persiana y tampoco permitió que se adquirieran entradas de manera presencial. Alegó «motivos de seguridad» y pidió perdón por los perjuicios que pudiera causar a los valencianistas. Otra fórmula fue la del 'alquiler'. Los seguidores del Celtic entraron a Mestalla con pases de socios que pedían una fianza para más tarde recuperar el abono.

El que se quedasen sin entradas no pareció afectarles. La fiesta no decayó. Cerveza en mano se dejaron ver por el centro y aunque desde primera hora acudieron a los bares cerca de Mestalla, a medida que avanzaba la jornada la comitiva se fue haciendo más grande. La policía prohibió el estacionamiento en las calles colindantes al campo.

Valencia CF-Celtic