https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Maxi Gómez: «En casa me enseñaron que la palabra se cumple, se la di al Valencia y aquí estoy»

Maxi Gómez, a la llegada del Valencia en el aeropuerto de Sion para comenzar el stage de pretemporada en Suiza. / vcf/ lázaro de la peña
Maxi Gómez, a la llegada del Valencia en el aeropuerto de Sion para comenzar el stage de pretemporada en Suiza. / vcf/ lázaro de la peña

El uruguayo arranca su etapa en Mestalla con la máxima ambición: «Cuando uno viene a un equipo grande, ganar títulos es una meta»

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

Maximiliano Gómez González (Paysandú, 1996) demostró este verano que en el mundo del fútbol, mercantilizado hasta el límite, la palabra de una persona aún tiene valor. La presión del West Ham, y de su agente, no impidieron que la estación de destino fuera la que él eligió nada más arrancar el viaje.

-¿Qué es lo primero que se le pasó por la cabeza al pisar Valencia?

-Lo primero que pensé cuando aterricé y pisé por primera vez el suelo fue que estaba muy contento de poder venir a un club tan grande como el Valencia. Estoy muy agradecido a mis compañeros por el recibimiento que he tenido.

-¿Cómo vivió desde dentro todo lo que ocurrió con su fichaje?

-La verdad es que siempre estuve tranquilo porque estaba concentrado con la selección y enfocado en la Copa América. Esa era mi meta principal, jugar con Uruguay es algo muy lindo. Se hablaba mucho de varios equipos que me querían pero ese tema se lo trasladé a mi agente para que se encargara.

-La información que tenemos es que usted llegó en un momento dado a un acuerdo con el Valencia, le dio su palabra al club y que al final la ha cumplido pese al intento del West Ham por ficharle. ¿Es así?

-El mundo del fútbol es muy raro pero en casa me enseñaron de chico que la palabra se cumple, tener compromiso. La palabra es fundamental, yo se la di al Valencia y aquí estoy. Mi familia siempre me indicó que en la vida hay que ir de frente. Es algo que respeto.

-Suele decirse que el futbolista siempre juega donde quiere. ¿Esa libertad tiene el peligro de estar presa de los intereses económicos de una agencia o un club?

-La decisión la tiene el jugador porque al final es el que juega. Después los representantes son los que se reúnen con los equipos para hablar porque si se mete el jugador a hablar la cabeza se le sale del fútbol que es donde tiene que estar centrado. Eso no puede pasar nunca.

-Como en todos los trabajos también habrá momentos donde uno discute con sus agentes por tener diferentes visiones.

-Obvio, eso pasa en todas partes y a nosotros también, pero al final en mi caso tengo claro que el que toma la decisión soy yo.

-¿Le preocupa que exista una comparación con Santi Mina al ser un cambio de cruce de equipos?

-No, sólo estoy preocupado en hacer las cosas lo mejor posible en el Valencia y él que también lo intente hacer en Vigo que siempre es lindo que a todo el mundo le vaya bien. Lo único que me preocupa es jugar los máximos partidos posibles para ayudar al Valencia.

-El Valencia siempre ha tenido tradición, en su historia centenaria, de grandes nueves con el nombre de Mario Kempes como gran estrella. ¿Motiva entrar en esa lista de delanteros para el recuerdo?

-Quedar en la historia del Valencia para siempre sería algo muy lindo, muy hermoso, ojalá que tenga un rendimiento en el equipo que me permita aspirar a algo tan importante pero hay que ir paso a paso. Mi camino acaba de empezar.

-Llega joven y con un contrato de cinco temporadas. No es un mal inicio para intentarlo.

-Sí, es verdad que firmé muchos años con el Valencia y eso te hace estar más tranquilo para poder desarrollar tu trabajo. Mi deseo es poder cumplir todos los años para marcar muchos goles y como decía antes entrar en esa historia del club.

-¿Es posible repetir un título como el de la Copa?

-Si he tenido un sueño siempre ha sido el de conseguir muchos títulos y cuando uno viene a un equipo grande ganar títulos es una meta para disfrutar con la gente. La afición en Valencia me recuerda a la de Uruguay, siempre te empuja para adelante, te da aliento y te apoya pero también te grita y te aprieta. Sentir ese calor es algo muy lindo para nosotros, nos da fuerza.

-Viene de hacer muchos goles en el Celta y ya se estrenó con el Valencia en Sion. ¿Prefiere no marcarse una cifra para la temporada?

-Sí, lo prefiero porque al final no vale para nada decirlo de palabra y puede tener el efecto que el jugador no pare de pensar en eso. Lo único que quiero es hacer el máximo de goles posible porque es lo que desea todo delantero. Soy de los que me caliento mucho cuando no marco.

-¿Tener jugadores que puedan asociarse bien, como Parejo o Rodrigo, es clave para su fútbol?

-Sí, en el Valencia hay jugadores con mucha técnica y que juegan muy bien al espacio o tirando buenos centros. Compartí equipo con Wass en el Celta, allí me los ponía muy bien y estamos recordando esa etapa.

-¿Qué recuerda de sus inicios?

-Pasé por muchas cosas, algunas difíciles y otras buenas. Comencé a jugar de bien chico en el Huracán. Me llevaba mi hermano porque no me gustaba entrenar y después pasé por Estudiantil y Centenario. Cuando comencé a jugar en campo grande pasé al Defensor de Montevideo desde el Litoral.

-¿En esas primeras etapas uno ve imposible llegar a ser profesional cuando comparte equipos con niños que tienen el mismo sueño y una calidad muy parecida?

-Es cierto que en un momento dado parece imposible porque Uruguay es un país pequeño pero al final salen jugadores muy buenos. Cuando eres de las afueras, de un pueblo muy chico, aún es más complicado. Llegar a Montevideo no es fácil si no tienes un amigo. Era imposible que mi padre me llevara a ser jugador profesional y estoy muy agradecido a Uriel Pesce que fue el que me llevó a contratarme.

-¿Recuerda el día en el que dijo en casa que se iba a dedicar de forma profesional al fútbol?

-Desde el primer momento que se lo dije a mi familia me apoyaron y me dijeron que adelante. Mi familia tiene una culpa importante de lo que he conseguido porque siempre me dijo que atacara al fútbol porque para los estudios era horrible. Mi padre me retaba para que fuera siempre a entrenar y practicar.

-Lo que relata de sus inicios recuerda a lo narrado por Mario Kempes en su reciente biografía.

-Los primeros pasos de los jugadores que llegamos desde Uruguay o Argentina son muy parecidos para los que venimos de ciudades del interior, donde se pasa muy mal.