https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marchena radiografía a Coquelin

Marchena radiografía a Coquelin

«Ser polivalente es un arma para estar siempre en el once», dice el sevillano sobre el francés | «Lo puedes utilizar de central, porque es contundente, y en el medio campo por su generosidad», explica el exfutbolista del Valencia CF

TONI CALERO

Francis Coquelin lleva poco más de un mes en Valencia y en este tiempo, apenas le dio para probar la paella. «He comido, pero no mucho para que no se enfade el entrenador», admitía ayer entre risas el jugador francés. Si todo marcha bien, Coquelin pasará -como mínimo- en la ciudad los próximos cuatro años y medio, suficientes para disfrutar con más calma de ese arroz que tantas veces degustaría Carlos Marchena. El sevillano no se perdió los años dorados del Valencia: aterrizó en 2001 y se marchó en 2010. Nueve temporadas, 359 partidos y cinco títulos para un jugador que, como le sucede a Coquelin, servía para un roto y un descosido. Marchena fue esencialmente un central capaz de desarrollarse a la perfección como pivote defensivo. Una virtud, la polivalencia, que acompaña a un Coquelin de impacto inmediato en el Valencia de Marcelino: notable en sus encuentros como centrocampista y notable también cuando le tocó jugar de central ante el Real Madrid.

La buena imagen de Coquelin en sus primeros pasos como valencianista se catapultó en La Rosaleda. Ese tanto de cabeza para iniciar la remontada, ese gesto señalándose el escudo y su trabajo innegociable desde el minuto uno al noventa provocaron que la Liga le incluyera en el once ideal de la jornada. Ahora ya no existe el temor de antaño ante una posible ausencia de Kondogbia porque Coquelin, que optó por el Valencia pese a que contaba con más ofertas, ha demostrado ser un jugador de criterio con el balón más allá de las labores defensivas que se le presuponían.

«Es un jugador polivalente, que lo puedes utilizar de central porque es contundente, bueno en la marca y tiene buena salida de balón. El centro del campo funciona bien como complemento, dentro de un 4-4-2, de un pivote más ofensivo. Abarca mucho campo y es generoso en el trabajo», apunta sobre Coquelin Carlos Marchena, que en su primera temporada como valencianista jugó varios encuentros como mediocentro porque abajo eran fijos Ayala y Pellegrino. Jugar de '6' nunca fue extraño para el sevillano. De hecho, lo volvería a hacer en sus diferentes años como futbolista del Valencia y en el Villarreal (2010-2012), cuando el conjunto amarillo se quedaba corto de efectivos para el centro del campo. «Siendo inteligente tácticamente, se puede adaptar a los dos puestos y darle más versatilidad al equipo», continúa Marchena analizando a Coquelin, cuyo fichaje por el Valencia se concretó el 11 de enero y dos días después debutaba en Liga contra el Deportivo saliendo desde el banquillo.

En ese 4-4-2 perenne que Marcelino García Toral implantó en el Valencia, Coquelin asegura sentirse como pez en el agua. En compañía de Dani Parejo, el francés asume la mayor carga de trabajo defensivo para liberar al madrileño. «Disfruto mucho», reconoce el ex del Arsenal para referirse al dibujo de cabecera de su actual entrenador. En estos catorce partidos de Liga y si Geoffrey Kondogbia entierra por completo sus molestias físicas, Coquelin tendrá en su compatriota a un duro competidor por el puesto: «Kondogbia es un gran jugador, lo ha demostrado en cada partido que ha jugado. No es difícil sustituirlo, somos diferentes. Yo juego cuando el entrenador me lo pide e intento dar siempre lo mejor de mí mismo». A Coquelin le ayuda que pueda cumplir con varias tareas dentro de la cancha y eso, según ha reconocido Marcelino para referirse al francés y otros futbolistas de la plantilla, es un factor diferencial. Así lo entiende también Marchena.

«Desde mi experiencia, el ser polivalente es un buen arma para estar siempre en el once y en la mente del entrenador», argumenta el exfutbolista, que a los títulos como valencianista añade a su palmarés un Mundial sub-20, la plata olímpica en Sídney, el inolvidable Mundial de Sudáfrica con la absoluta y una Eurocopa, la de 2008, en la que fue imprescindible como central haciendo pareja con Carles Puyol. Para Francis Coquelin la selección está más complicada por la competencia, aunque sí fue pasando por todas las inferiores de Francia hasta disputar 7 partidos con la sub-21.

Son muy escasas las opciones del valencianista para ser convocado de cara el Mundial de Rusia, y el centrocampista de momento sólo tiene puesto el chip de meter al Valencia entre los cuatro mejores de la Liga. «¿La Champions? Sí que se nos pasa por la cabeza y la tenemos en mente pero debemos ir partido a partido para acabar en esas posiciones», dice Coquelin, que llegó a Valencia aconsejado por Santi Cazorla, excompañero en el Arsenal y un viejo conocido de Marchena, puesto que sevillano y asturiano coincidieron tanto en la selección como en el Villarreal. Marchena augura un buen futuro para Coquelin como blanquinegro y el francés, de momento, está dando argumentos para confiar en ello: «Me alegro de haber tomado la decisión de venir aquí».

Fotos

Vídeos