https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino: «¿Cómo vamos a dar por finalizada la temporada? El equipo no está destruido»

Marcelino García Toral, en la sala de prensa de Paterna. / damián torres
Marcelino García Toral, en la sala de prensa de Paterna. / damián torres

«Priorizamos la Liga, pero eso no quiere decir que tiremos la Copa. Debemos economizar los esfuerzos», afirma el técnico asturiano

LOURDES MARTÍ

valencia. No prevé Marcelino García Toral una noche plácida en Mestalla. Ni mucho menos. Con el 2-1 de la ida ante el Sporting, el Valencia necesita remontar. El único consuelo que le queda al técnico asturiano es que «en caso de no encajar, sólo se necesita un gol para pasar». Según las estadísticas de esta temporada, mucho tendrán que rematar los de Mestalla para anotar. Lo recordaba el propio entrenador: «Me enseñaban una estadística, hemos marcado 17 goles en 263 finalizaciones».

Con estos datos demoledores, el Valencia recibirá hoy al Sporting en una competición que el club ha «consensuado» dejar de lado. Aunque eso no significa, según el técnico, que la intención sea que los futbolistas salgan al césped a pasearse. «Priorizamos la Liga pero eso no quiere decir que tiremos la Copa», afirmó rotundo un técnico que justificó esta decisión: «Tenemos que economizar los esfuerzos de los futbolistas porque unos han abandonado el equipo y otros tienen lesiones, por lo que estamos bastante mermados. Nuestra obligación es dosificar para prevenir un mayor número de lesiones aunque nuestro pensamiento y la única intención es ganar y pasar la eliminatoria», explicó Marcelino, quien espera recuperar antes de lo previsto a Guedes: «Va muy bien, pero no sé para cuándo estará disponible. Si todo transcurre con normalidad, si se preveían dos meses, igual se adelanta. Creo que vamos a verlo jugar antes de esos dos meses».

Aunque Marcelino se siente convencido de ser capaz de revertir la situación, admite que lo único que le haría sentirse reforzado en muchos aspectos, sobre todo anímicamente, es lograr la victoria. «No me siento más reforzado desde que jugamos ante el Valladolid porque no ganamos. A mí el club nunca me transmitió un ultimátum, ni que si me jugaba el puesto», expresó Marcelino. «Los entrenadores somos ganadores, lo son los jugadores y siempre que no lo haces te entristece. Este año, desgraciadamente, llevamos muchas decepciones, como la del otro día. Los méritos fueron muy superiores a los del rival, no somos capaces transformarlos en victoria y es lo que te hace llegar a casa y decir 'otra vez ha pasado que no ganas mereciéndolo', eso ocurre a veces, pero a nosotros nos pasa mucho, y claro, eso genera desilusión», apuntó.

Lo que sí percibe el asturiano es la confianza del vestuario. El domingo, Dani Parejo, publicaba en redes sociales que se negaba a tirar la toalla. Un mensaje «lógico, oportuno y razonable» para Marcelino: «¿Cómo vamos a dar por finalizada una temporada a estas alturas? ¿Por qué? El equipo no está destruido, es competitivo. Todos los datos dicen que debíamos llevar muchos más puntos, pero no encontramos el gol. No pasamos en Champions, analizamos las circunstancias y es la leche. El que pasó de segundo no fue capaz de ganarnos ningún partido. Me niego rotundamente a dar por finalizada esta campaña en enero porque nos quedan cosas por disfrutar, estos jugadores se lo merecen», dijo un entrenador que se siente «respaldado» por un vestuario en el que, sobre todo los jugadores de ataque, lo están pasando mal: «Los delanteros tienen... no sabría decir si precipitación, ansiedad, un poco de cada... se sienten más obligados que nunca. Es algo que se palpa porque el equipo necesita goles. Los goles te dan confianza en cualquier situación», concluyó el entrenador.