https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino rivaliza con Nuno, Emery y Quique

Marcelino, en un entrenamiento. / ep
Marcelino, en un entrenamiento. / ep

Desde que Rafa Benítez conquistó el último campeonato, el equipo ha terminado cuatro años tercer clasificado con más puntos que los actuales El técnico del Valencia defiende el éxito de su campaña por la Copa a pesar de que en la Liga tiene cifras más discretas

JUAN CARLOS VALLDECABRES

valencia. Descendía por la escalerilla del palco Mateo Alemany al descanso del partido contra el Alavés con su habitual aire de cierta desgana. Buena señal en cualquier caso. El director general del Valencia había recuperado el color de cara después de no haber tragado saliva durante 19 minutos, los que transcurrieron desde el cabezazo de Ximo Navarro hasta el de Santi Mina. Algunos metros más atrás de Alemany, Peter Lim -mucho menos eufórico que el éxtasis que demostró la víspera con el ascenso del Salford- respiraba aliviado. Alemany y Marcelino, en definitiva, se juegan ante el máximo accionista su rendimiento laboral. Ambos llevan en los últimos días haciendo una defensa a ultranza de su trabajo hasta el punto de que el técnico, aún en caliente, lanzaba la siguiente reflexión: «Esta es la mejor temporada del Valencia en muchos años». El debate, en cualquier caso, está en la calle.

Marcelino se ha empapado bien de la historia del Valencia y sabe lo que se ha cocido en Mestalla en los últimos años. Desde que Benítez conquistó la última Liga (2003-04), ha habido más tiempo de hambruna que de satisfacciones. Juega Marcelino para fundamentar su argumento con dos bazas: la final de Copa que todavía tiene que disputar y haber sido semifinalista de la Europa League (también lo fue Pizzi). Pero pasa de puntillas el asturiano, en cambio, con el hecho de haber sido quien ha gestionado la plantilla más cara de la historia del club, también es verdad que se vive en medio de una burbuja futbolística por culpa de la televisión.

Admitía Emery el miércoles pasado que le faltó luchar por algo en su estancia en el Valencia. Bien que le apretaba siempre que podía públicamente Manuel Llorente, quizás lo mismo que en privado hace ahora Peter Lim -exige ser cuarto-. Partiendo desde ese momento álgido de Rafa Benítez, sólo tres entrenadores han superado por decirlo de alguna manera los registros, estadísticamente hablando y en Liga, que luce ahora Marcelino. De más antiguo a más reciente: Quique Sánchez Flores (2005-06 y 06-07) y Unai Emery (2009-10, 2010-11 y 2011-12), que quedaron terceros y con más puntos que los que puede sumar el asturiano -como mucho 61-; y Nuno (2014-15), que aunque acabó cuarto hizo unas cifras impresionantes hasta llegar a los 77 puntos. El mismo Marcelino logró el año pasado los 73 puntos -15 más que los que lleva ahora- para terminar también cuarto.

«Esta es la mejor temporada del Valencia en muchos años», argumenta Marcelino

Luego tampoco hay que olvidar el potencial de jugadores que tenían unos y otros entrenadores. No es lo mismo tener una plantilla con un valor de mercado como la que tuvo Koeman (tercera en el ranking español) y acabar décimo en Liga, que tener el quinto grupo más valorado económicamente (por detrás del Sevilla) y terminar cuarto, como le ocurrió el año pasado al propio Marcelino.

El resto de entrenadores que han estado en nómina en este largo periodo de abstinencia, mejor no enumerarlos porque todos han estado por detrás del asturiano, aunque Valverde -el año que empezó Pellegrino y fue destituido- llegó a acumular 65 puntos, si bien se quedó a las puertas de la Liga de Campeones al ser quinto.

Marcelino soporta a su espalda ese límite salarial marcado por la propia Liga de 165 millones de euros (cuarta en el ranking español), que chirriaba con la decimoquinta posición que llegó a ocupar en diciembre (jornada 15). Ese día (1-1 contra el Sevilla) se tocó fondo. Desde entonces, todo ha ido a mejor hasta el punto de colarse por primera vez como cuarto clasificado este mismo domingo.

Si se coge lo que ha hecho el Valencia en la segunda vuelta de campeonato comparándolo con el resto de equipos de Primera, la clasificación sería: 1º Barcelona con 43 puntos, 2º Atlético de Madrid con 37, 3º Valencia y Real Madrid empatados a 35, seguidos por el Athletic con 31 y sexto Getafe con 30. El Sevilla vive de las rentas de la primera vuelta (hizo 33 puntos) porque en esta segunda fase sólo ha sido capaz de sumar 23. Todavía tienen opciones los andaluces de entrar en Champions pero necesitan ganar y que pinchen valencianistas y madrileños (reciben al Villarreal).