https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino resiste con peores cifras que Nuno

Marcelino resiste con peores cifras que Nuno

Alemany tratará hoy de convencer de que el asturiano es el más capacitado para levantar un proyecto que pone en riesgo la política deportiva

JUAN CARLOS VALLDECABRES

Mateo Alemany lleva desde que acabó el partido de El Molinón dándole vueltas a la cabeza para ver de qué forma el mensaje que va a dar este jueves en Paterna convence al aficionado de que Marcelino es hoy por hoy el más capacitado para arreglar el desaguisado en el que él mismo se ha visto partícipe y del que -aparentemente- parece no saber salir. El entrenador asturiano se sentará en el banquillo el sábado, consciente también de que está en juego no sólo la dirección del equipo sino todo el entramado deportivo que entre Mateo Alemany y el propio afectado han construido. Con la Champions a vista de prismático (9 puntos), la Europa League a cuatro y con el escozor de que un Segunda te gane en la Copa del Rey, el técnico asturiano se enfrenta también a algo más intangible: el malestar general que hay por la desorientación que exhiben la mayoría de sus futbolistas y la pobre sensación que da en ocasiones el colectivo.

Cansan los empates tanto o más que los repetitivos discursos del entrenador, que se ha empeñado en seguir abrazado a una idea cueste lo que cueste, por la sencilla razón que hace un año le fue bien. Echar a Marcelino se interpreta en estos momentos como un torpedo a la buena reputación que Alemany tiene entre el valencianista. El problema con el que se encuentra el director general es que, como siempre y con algo de lógica, es en Singapur donde se han tomado siempre las decisiones al respecto.

A Gijón no fue Anil Murthy, ni tampoco Kim Koh, que lleva ya mucho tiempo fuera de Valencia. Alemany y Pablo Longoria vieron en directo -también Juan Sol- cómo el Valencia cavó y se metió en su propia fosa de una manera incomprensible. De momento, Mestalla ha esquivado a Marcelino de sus principales críticas, pero no se sabe por cuánto tiempo aguantará esta tregua. Es más, el recibimiento y lo que ocurra este sábado puede ser bastante sintomático para determinar el grado de confianza que tiene todavía la grada, tanto en estos futbolistas como, sobre todo, en este entrenador. Ayer mismo, uno de los responsables de la entidad se esforzaba en centrar toda la atención en ganarle al Valladolid, esquivando realmente la postura sobre la verdadera situación que tiene el técnico en estos momentos de puertas para adentro.

Marcelino hizo una temporada excepcional el año pasado. Sólo superada estadísticamente hablando por el primer curso que dirigió Nuno, con aquellos 77 puntos. Decía en su alegato precisamente el asturiano el lunes pasado que es el mismo entrenador que clasificó al Valencia para la Champions hace unos meses. Pues bien, eso mismo podía decir Nuno cuando a las trece jornadas de la 2015-16, ni su estrecha amistad con Peter Lim le salvó de la guillotina. Con seis victorias, cuatro empates y tres derrotas en Liga (había sido eliminado también de la fase de grupos de Champions), Lim le dejó caer después de aquel 1-0 en Sevilla. Nuno, en aquellos momentos, mantenía una media liguera esa temporada de 1,69 puntos por partido, superior incluso a los 1,22 que luce en el presente curso Marcelino.

No se pueden comparar situaciones, pero los analistas veían a aquel Valencia a la deriva, con un descontrol importante en el vestuario y un empoderamiento mayúsculo de Nuno. Si Lim cometió el error de darle todos los galones posibles a su amigo portugués, los críticos hoy en día también señalan que a Marcelino le está perjudicando también su excesiva influencia en muchísimas áreas: desde la médica, por ejemplo, hasta la política de fichajes. En la última junta de accionistas se acusó al entrenador de llenar la nómina de empleados del club.

Marcelino, con contrato hasta junio de 2020 después de que este verano se le renovase, forma parte acualmente del proyecto global del Valencia. No se ha proyectado nada en clave blanquinegra sin su consentimiento. Fue el entrenador que eligió Mateo Alemany por encima de la elección de Quique Setién (lo quería Alesanco) y destituir al asturiano supondría también dejar en evidencia el trabajo del director general, volcado sobre todo en la planificación deportiva.

Si Lim mantiene o no la calma se verá en los próximos partidos. Cuando llegó no le tembló el pulso en coger el teléfono y ordenar a Salvo que echara a Pizzi -en contra de la opinión de Rufete-, que acabó octavo (a 10 puntos de la Europa League) y con una media de 1,3 puntos por partido, mejor que la que luce hoy Marcelino. Con Neville, otro amigo del dueño, la paciencia se llevó hasta casi la desesperación: 28 partidos duró el inglés contando las tres competiciones, que sólo alcanzó en Liga una media de 0,87 puntos por encuentro. Neville tardó dos meses en ganar un partido de Liga y en marzo se fue el paro después de sumar 14 de 48 puntos posibles.

A Ayestarán se le renovó después de acabar duodécimo con una media de 1,25 puntos por jornada y Prandelli, el siguiente en la lista, se fue por su propio pie (0,75 puntos llevaba de media).

Un pinchazo el sábado cambiaría la perspectiva del asunto que se tiene desde Singapur, aunque Marcelino ha dado una vuelta de tuerca al tema de fichajes. Quiere un goleador ya. Su tiempo se agota.

Balance estadístico de puntos

Pizzi
2013-2014. 1,38 puntos de media por partido de Liga. Cifras totales (Liga, copa y Uefa). Victorias: 12. Empates: 10. Derrotas: 9
Nuno
2014-2015. 2,02 puntos de media por jornada de Liga. Cifras totales (liga y copa). Victorias: 24 Empates: 12 Derrotas: 6
Nuno
2015-2016. 1,69 puntos de media en 13 jornadas de Liga. Cifras totales (liga y champions). Victorias: 10 Empates: 4 Derrotas: 6
Neville
2015-16. 0,87 puntos de media por partido. Cifras totales (liga, copa y europa). Victorias: 10 Empates: 7 Derrotas: 11
Ayestarán
2015-16. 1,25 de media por partido. Cifras totales (liga) Victorias: 3 Empates: 1 Derrotas: 4
Prandelli
2016-17. 0,75 puntos de media en 8 jornadas que duró. Cifras totales (liga y copa) Victorias: 3 Empates: 3 Derrotas: 4
Voro
2016-17. 1,47 puntos de media en Liga (23 jornadas) Cifras totales (liga y copa) Victorias: 10 Empates: 4 Derrotas: 11
Marcelino
2017-18. 1,92 puntos de media en las 38 jornadas. Cifras totales (liga y copa). Victorias: 26 Empates: 8 Derrotas: 12
Marcelino
2018-2019. 1,22 de media en las 18 jornadas disputadas. Cifras totales (liga, copa y champions) Victorias: 8 Empates: 12 Derrotas: 7