https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino no quiere lastres

Marcelino da una charla al grupo durante el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Paterna. / j. monzo
Marcelino da una charla al grupo durante el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Paterna. / j. monzo

El asturiano quiere presentarse en Crans-Montana con el equipo perfilado para llegar al inicio de Liga sin flecos abiertos Nani era un potencial elemento distorsionador como fueron el año pasado Alves o Enzo Pérez

HÉCTOR ESTEBAN

La pretemporada pasada, durante la estadía del Valencia en Evian, Marcelino dijo una frase que fue una de las claves del éxito al final de la temporada: «No sabía quién iba a estar aquí pero sí sabía quién no iba a venir». La declaración, que adquirió mucha más profundidad con el paso de los meses, la pronunció el entrenador asturiano con esa pausa que merecen los mensajes importantes. Fue una confesión en la terraza del Hilton de Evián, en el tradicional café que el técnico hace con los periodistas durante la concentración -una sana costumbre que se saltó Nuno, un tipo que no daba ni los buenos días-. El mensaje de Marcelino tenía los nombres propios de Enzo Pérez, Diego Alves y Santos. Unos no fueron a Evian por confabuladores; otro, por su falta de calidad.

El técnico anunció unos cambios en la delantera que todavían no se han producido

El ejemplo contrario fue el de Álvaro Negredo, que trabajó con mucha profesionalidad durante todo el tiempo que estuvo a las órdenes del cuerpo técnico de Marcelino. El vallecano sabía que estaba en la rampa de salida por muchos condicionantes, entre ellos su altísimo sueldo. Tanto el entrenador como el delantero jugaron con las cartas encima de la mesa. Bakkali, que entrenó como uno más, encontró su salida como cedido al Deportivo en Évian, y otros como el tunecino Abdennour no aprovecharon la oportunidad. Las salidas son decisiones que forman parte del fútbol.

De cara

Todos los futbolistas que embarcaron el año pasado a la concentración sabían cuál era su rol dentro del equipo. Quizá por eso el chileno Orellana no quiso dar entrevistas a pesar de que fue uno de los más destacados en los partidos de preparación ante el Laussane y el Sporting de Portugal. Este año, se supone que la idea es la misma y que todos los jugadores que vayan a Crans-Montana el próximo 20 de julio lo hagan en las mismas condiciones de realidad. El técnico va de cara.

Marcelino, lo que sí que tenía claro, es que no quería lastre en su mochila. La salida más urgente era la del portugués Nani, un perfil similar al que podían representar Diego Alves y Enzo Pérez en la pasada temporada. Futbolistas veteranos, poco solidarios con el colectivo y en el que el interés personal siempre va a primar más en el día a día que el bien del equipo. El adiós de Nani, que nunca se hubiera subido al avión rumbo a Suiza, es una migraña menos para Marcelino.

La situación era distinta para Nacho Vidal y Nacho Gil, a los que el tren del Valencia no ha esperado. El lateral derecho, que lució titularidades al inicio de la temporada pasada pero que acabó descabalgado del equipo, irá a Osasuna. El menor de los hermanos Gil -Carles dejó en su día el Valencia para ir Dépor tras pasar por el Aston Villa- tiene su futuro en Andalucía. El Granada es uno de los que puja fuerte para perfilar un proyecto de vuelta a Primera. Tanto Gil como Vidal vieron como su traspaso al Córdoba era fallido y buscan acomodo con urgencia.

Maksimovic es otro de los que pondrá un nuevo rumbo a su carrera y dejará un buen dinero en caja. El serbio, que fue el último fichaje de García Pitarch para el Valencia, aterrizó gratis y aportará más de cinco millones de euros cuando se oficialice su venta al Getafe.

El Valencia viajará a la estadía de Crans-Montana con la plantilla que es fija para esta temporada. Marcelino anunció una vez finalizó la campaña que en la delantera habría cambios pero la realidad es que Gameiro continúa sin llegar a Valencia y Zaza se mantiene en el equipo. Un movimiento del Atlético en forma de fichaje podría acelerar los acontecimientos. El club trabaja para incorporar un lateral derecho y las alas. Guedes es un anhelo, el club esperará hasta el último día de mercado pero fichará antes si ve que las posibilidades de recuperar al luso se reducen. En dos temporadas, la situación del Valencia ha cambiado de forma radical. Pako Ayestarán transitó durante toda una pretemporada con un equipo de mentira. Una situación que en ninguno de los casos permite Marcelino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos