https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino ya tiene oxígeno para Kondogbia

Coquelin golpea un balón desde el suelo en un partido del Arsenal. / afp
Coquelin golpea un balón desde el suelo en un partido del Arsenal. / afp

Coquelin aterrizará en Valencia en las próximas horas y firmará por cuatro temporadas a cambio de 12 millones de euros. En Madrid empieza el ruido sobre el interés del equipo de Florentino Pérez en Guedes, al que Mendes empieza a poner en el mercado al mejor postor

HÉCTOR ESTEBAN

Días antes de que terminara 2017, el presidente del Valencia, Anil Murthy, decía que los refuerzos, si llegaban, tenían que aterrizar durante los primeros días de enero. El plan se ha cumplido. El argentino Luciano Vietto llegó con el nuevo año y ya ha jugado dos partidos oficiales. El martes, de tratarse Mestalla de una plaza de toros hubiera salido a hombros después de sus tres goles. Entre hoy y mañana está previsto que aterrice el francés Coquelin en Valencia para sumarse a las huestes de Marcelino. En próximas horas asegura al club, tan dado últimamente al misterio. El galo es otro futbolista que sale rebotado de su equipo. Un jugador que no ha evolucionado según lo esperado en Inglaterra y que buscará una nueva oportunidad bajo la protección del técnico de Villaviciosa, el sanador de futbolistas.

Coquelin es un mediocentro defensivo puro. Fruto del trabajo de captación de los equipos ingleses, que husmean entre las canteras europeas con el fin de hallar valores seguros de futuro. La carrera de Coquelin fue tan meteórica como su inesperado frenazo. Un buen jugador pero no con la excelencia que se le preveía en sus inicios de juvenil. El Arsenal, como dijo Simenone sobre Vietto y Marcelino sobre Nacho Vidal, tampoco espera. El francés se tendrá que ganar las habichuelas en otra tierra. Al menos durante las próximas cuatro temporadas, que parece que es el tiempo que el francés firmará en el Valencia. A cambio, 12 millones de euros para el Arsenal. Si el dinero se compara con el precio que se pagó en su día por experimentos como Aderllan Santos, la operación es barata. Habrá que ver si Coquelin da el resultado esperado. Por ahora, los ingleses se han llevado de Valencia unos 25 millones de euros entre el francés y el central Paulista, que llegó el pasado verano. La balanza todavía pesa más para el Valencia, que hace dos veranos colocó a Mustafi en Londres por más de 40 millones. En el fútbol casi todos los equipos se vuelven a encontrar en el camino.

Durante esta temporada, el jugador era más un descarte de Arsene Wenger, en su día su gran valedor, que una pieza importante. Ni un partido completo para siete encuentros jugados en la Premier con un balance de tan sólo 155 minutos. Algunos de ellos sólo para perder tiempo.

El club compromete el pago de muchos jugadores pese a tener que vender a futbolistas

La temporada pasada la inició como pieza importante en el esquema londinense para ir perdiendo protagonismo de manera paulatina. Su participación liguera se acercó a los 1.800 minutos en 29 partidos en la Premier. Unos números similares logró en la campaña anterior. Vivió una época como protagonista en las filas londinenses pero su camino se terminó y era una de las apuestas seguras para salir en invierno. Al Arsenal ha llegado un nuevo jefe de fútbol, el ex del Barcelona Raúl Sanllehí, y hay nuevos métodos de trabajo. Una de las primeras decisiones ha sido la salida de Coquelin.

El Valencia, tan blindado desde la llegada de Peter Lim al club, se ha subido en los últimos días al 'show' de las redes sociales y dio una pista sobre la inmediata llegada del mediocentro. En twitter puso una imagen de una maleta del club con las iniciales FC (Francis Coquelin). Lejos han quedado las formas tradicionales de comunicar los fichajes como mandan los cánones. El presidente del club, Anil Murthy, también subió la imagen a su instagram. Murthy igual anuncia la llegada de un jugador que muestra un montón de ropa desordenada y la plancha para decir que está «de Rodríguez» en casa. En unos meses el cambio en el Valencia ha sido tal que el frío de Layhoon Chan ha dado paso a métodos más propios de Al-Thani, el jeque del Málaga, tan aficionado a comentar la realidad del club por las redes sociales. Nuevos tiempos.

El desembolso por Coquelin sería de 12 millones de euros. Una cifra que hay que sumar al gasto de otros futbolistas como cláusulas de compra que se quieren hacer efectivas en los próximos meses. El Valencia tiene pactados 25 millones por Kondogbia, 13 más por Murillo y otros tantos por Vietto si el argentino deslumbra como en el partido de Copa ante Las Palmas. Mientras el capítulo de pagos engorda, queda por resolver de dónde se sacarán los 45 millones de euros presupuestados en ingresos por la venta de jugadores.

El plan era que el mayor porcentaje de esa entrada de dinero llegara de la venta de Joao Cancelo. El problema es que al portugués las cosas no le salen como esperaba en el Inter de Milán y en Mestalla necesitan la revalorización urgente del lateral para poder equilibrar el balance presupuestario. Si Cancelo no funciona, habrá que echar mano de otros jugadores que hoy en día son fundamentales para el esquema de Marcelino. La suerte del Valencia es que hay muchos que iniciaron la temporada con el perfil de saldo y ahora mismo han multiplicado su valor. Zaza y Rodrigo entran en ese perfil mientras que otros como Garay todavía cuentan con mercado en alguna liga de segundo nivel y en las que se paga mucho dinero. Luego hay canteranos que han costado cero y que ahora mismo son oro. Operaciones peligrosas que torpedean la línea de flotación del sentimiento de la grada. Soler, Gayà y Lato entran en esas cumbres borrascosas.

Mientras tanto, en Madrid la prensa de la capital empieza ya a marear con el interés de Florentino en Guedes. Un ruido interesado del que seguro que no es ajeno Jorge Mendes, agente del portugués y que sabe que puede ser una de sus próximas operaciones multimillonarias. Si sigue a ese nivel, Guedes será uno de los bocados más preciados del mercado y los 40 millones que vale hoy serán dentro de unos meses limosna. El PSG, agobiado económicamente por la vigilancia de la UEFA, lo venderá al mejor postor si no se lo queda en la plantilla.

Fotos

Vídeos