https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino aprieta las tuercas a Lim en su sexto proyecto

Marcelino aprieta las tuercas a Lim en su sexto proyecto

El técnico avisa de que si vende a Rodrigo el Valencia ya no podrá competir por la ChampionsEl delantero entra en la convocatoria y hoy en Mestalla contra la Real debutarán en partido oficial el meta Cillessen y el lateral Jaume Costa

J. CARLOS VALLDECABRES

valencia. Decía Layhoon para apagar el escepticismo general que Peter Lim venía al Valencia para «mucho, mucho tiempo». Algunos de los valedores valencianos del millonario apuntaban los cinco años como periodo básico para pensar en una venta accionarial al por mayor. Esta tarde en Mestalla, así como quien no quiere la cosa, arranca el sexto proyecto de Lim. Y lo hace con unos números en el currículum que producen escalofríos: 7 entrenadores (incluyendo a Pizzi al que se lo cargó), 5 directores deportivos (sumando el papel de Nuno) y tres presidentes. Llega además este arranque después de un verano extrañísimo; con una afición, una vez más, con ganas de agitarse en contra del dueño; con un perspicaz director general que se ha convertido en el ídolo de la grada; y con un entrenador al que todo el mundo adora pero que le ha metido dulcemente un dedo en el ojo al dueño de la empresa.

Aunque esta tarde lo que de verdad le interesa a Mestalla es que el equipo gane a la Real Sociedad, el último episodio de este atropellado serial que protagoniza Rodrigo y su todavía posible traspaso al Atlético de Madrid lo verbalizó ayer el propio entrenador. Marcelino, que sabía desde junio que el internacional español llenaba la carpeta de 'ventas', le apretó públicamente las tuercas al máximo accionista. Lo hizo como le gusta a él, de una manera ensayada tácticamente, sabedor también de que nadie puede discutirle mucho después de meter en su mochila y por mérito propio dos cuartos puestos y un título de Copa.

«Ahora -dice del delantero- está con nosotros y no sabemos lo que va a pasar en el futuro. Lo que sí se plantea el entrenador -comentaba Marcelino hablando en tercera persona- es que somos un equipo con Rodrigo y otro sin él. Sin Rodrigo creo que los objetivos iniciales del Valencia no serían los mismo y tendremos que revisarlos». Traducido al castellano algo así como que si Lim decide venderlo al Atlético por 60 millones (la mitad de su cláusula), el Valencia dejaría de aspirar a imponerse al Sevilla en esa lucha por la cuarta posición.

El técnico habló ayer con el delantero y al final decidió incluirlo en la lista

Marcelino prefirió no concretar en su discurso cuántas posibilidades da el mercado a la hora de buscar un recambio de las mismas garantías y con un precio que no signifique un mero cambio de cromos. De hecho, optó por no considerar si esos 60 millones (55 más otros 5 en variables que quiere pagar el Atlético cuando coloque a Correa) es un precio ajustado a la realidad, bajo el argumento de que «no tengo ni idea de valoraciones de mercado». Luego, curiosamente, sí habló de que un perfil como el de Rafinha estaría en torno a los 40 millones. Marcelino considera vital a Rodrigo: «Si estuviera en otro equipo lo ficharía».

Es, en su opinión, «muy difícil encontrar a un jugador que nos ofrezca tantos argumentos futbolísticos como Rodrigo en un mercado sobrevalorado e inflacionista. La forma de actuar en un hipotético caso de que no esté Rodrigo nos dirá hacia dónde vamos. Si el equipo se debilita, la Champions no debe ser una obligación desde mi punto de vista». Mensaje claro y contundente para Lim, que este verano ha decidido volver a meter la cuchara. No fue todo acidez hacia el dueño: «Si hay unas condiciones determinadas de mercado yo las acepto».

De Rodrigo todo fueron alabanzas, no sólo deportivas sino también en el aspecto humano. Y explicó qué ocurrió el martes para que se entrenara en solitario. «En un momento puntual estuvo traspasado. Así me lo comunicó a mí. Se despidió de todos e iba a pasar reconocimiento médico por la tarde. Y luego ese traspaso no se consumó. A partir de aquí quiso volver a entrenar. Su forma de actuar le honra. Rodrigo nunca me pidió salir del Valencia. Es un gran profesional y una extraordinaria persona».

Marcelino lo acabó incluyendo en la lista de convocados y todo apunta a que será titular (lo mismo que Cillessen y Jaume Costa) junto a Gameiro. Algo así como sucedió años atrás a Alcácer, Joao Cancelo y Mustafi, que se fueron del Valencia después de haber jugado el primer partido de Liga. Alcácer, por ejemplo, llegó a viajar a Eibar la segunda jornada pero su mente estaba ya en el Camp Nou. Ayestarán de hecho lo dejó en la grada.