https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Llorente mantiene el compás de espera antes de presentarse a la Federación

Manuel Llorente. / j. signes
Manuel Llorente. / j. signes

El expresidente del Valencia, tras la retirada de García Silvero, aumenta sus opciones aunque aguarda a la junta directiva del lunes

C. V.

valencia. Manuel Llorente quiere presidir la Federación Española de Fútbol. Se siente con fuerzas y considera que sería capaz de reunir los apoyos necesarios. Pero actualmente, la Federación está con el futuro más incierto que nunca después de que estallara el escándalo que ha envuelto de pleno a Ángel María Villar. Ante esto, el expresidente del Valencia mantiene un compás a la espera sobre ese camino que le podría llevar a ocupar la máxima representación del fútbol español.

El lunes hay reunión de la junta directiva de la Federación y se supone que de dicho encuentro debe salir la convocatoria de elecciones. Llorente tiene puesta en esta cita toda su atención. Todavía se desconoce qué va a suceder en las próximas fechas al respecto el asunto de los posibles comicios. De momento, la única certeza es que Luis Rubiales ya ha dado el empujón definitivo para presidir la institución, después de su paso por la Asociación de Futbolistas Españoles. Si va a ser o no el único candidato es algo que hoy por hoy se desconoce por completo.

Y es que, Manuel Llorente lleva trabajando desde hace bastantes semanas con el fin de saber con cuánto respaldo contaría en caso de salir a la escena futbolística. Depende también de lo que vaya a decidir hacer Juan Luis Larrea, quien a día de hoy preside la Gestora de la Federación y hombre de clara línea continuista.

La novedad en todo esto es que Emilio García Silvero ha decidido echar el freno de mano en esta carrera doméstica para permanecer en el cargo que luce actualmente, el de responsable de los servicios Disciplinarios y de Integridad de la UEFA. Llorente siempre ha tenido un buen concepto de García Silvero y aunque ha negado a sus allegados que esta 'retirada' le pueda beneficiar, indudablemente es lógico pensar que tiene un 'rival' menos con el que competir antes de exponer públicamente cuál es su proyecto. Llorente ha hablado personalmente en las últimas fechas con García Silvero para intercambiar opiniones sobre la situación en general.

En el caso de que este lunes se decidiera a fijar la fecha de las elecciones a la presidencia, se baraja la opción de que fuera ésta justo un mes después, el 12 de marzo. Como también el CSD está sobre este asunto (fue el que suspendió por un año a Ángel María Villar), lo que pueda suceder en la Federación es arriesgado de aventurar.

Llorente ha decidido aplicar la prudencia a su estrategia, aunque sabe que todo dependerá de si Larrea decide o no continuar.

Fotos

Vídeos