https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La liberación de Gayà

Gayà celebra el
título de Copa
conquistado contra
el Barcelona.
/ REUTERS/M.del pozo
Gayà celebra el título de Copa conquistado contra el Barcelona. / REUTERS/M.del pozo

El lateral desvela el mensaje de Marcelino previo a la final: «Dijo que la presión era del Barça y para ganar debíamos disfrutar» | El de Pedreguer recuerda los momentos más duros de la temporada y destaca la capacidad de superación del Valencia para conseguir la Copa

TONI CALERO VALENCIA.

Guedes escapaba a toda prisa del Benito Villamarín cuando Rodrigo despachó a los periodistas con un 'hasta luego'. La zona mixta del estadio del Betis era un hervidero valencianista: dos horas después del choque no había ni rastro azulgrana. Ni el portugués ni el hispano-brasileño estaban para estirar demasiado las declaraciones post-partido. En contraposición surgieron las figuras de Jaume Doménech o José Luis Gayà, dos hombres inmensamente felices. «Quién no me conoce piensa que estoy nervioso, pero es que soy así», decía el guardameta. Para el de Pedreguer era imposible borrar la sonrisa. Toda una vida en blanquinegro persiguiendo el título que le hiciera entrar en la historia del Valencia. Lo hizo justo el día en que cumplía 24 años. «Es el cumpleaños que mejor he pasado y voy a pasar. No todos los días se gana un título con el Valencia», reconocía el jugador alicantino.

En el año del centenario se ha agigantado Gayà, fijo en las convocatorias de la absoluta y uno de los laterales zurdos más valorados del fútbol europeo. El '14' disputó en Sevilla el último de los 49 partidos de su temporada de 4.398 minutos, segundo de la plantilla sólo por detrás de Parejo. Con conocimiento de causa y como miembro del grupo de capitanes, Gayà repasó la 2018-2019. «Era impensable esto en diciembre. No esperaba tampoco entrar en Champions y lo hicimos y además ganamos la Copa. El fútbol da muchas vueltas y lo importante es insistir, trabajar y este equipo lo ha hecho durante todo el año. Es la realidad, esta plantilla no se rindió y contra el Barça ha demostrado ser un equipo con carácter al que no le pesó la final», analizó.

El de Pedreguer desvelaría el mensaje que lanzó Marcelino minutos antes de la final. «El equipo lo dejó todo en el campo y la única manera que teníamos de ganar era salir a disfrutar. El míster nos dijo que nos liberáramos, que la presión la tenía el Barça y que para ganar debíamos disfrutar», dijo Gayà, convencido de que con la octava Copa del Rey han hecho «historia» para el club después de once años de sequía: «Era demasiado tiempo sin ganar para un club como el Valencia. Esta Copa nos va a liberar a todos y está dedicada a todo el valencianismo».