https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Los jugadores del Valencia que se juegan la camiseta

Medrán, entre Zaza y Carlos Soler en un rondo. / jesús signes
Medrán, entre Zaza y Carlos Soler en un rondo. / jesús signes

Medrán encabeza el grupo de jugadores que deben convencer a Marcelino si no quieren marcharse a otro club

J. C. VALLDECABRES VALENCIA.

Que la pretemporada es más o menos un examen para todos los jugadores del Valencia es algo obvio, pero también es verdad que hay un grupo de futbolistas que en cada verano saben que está en juego algo más que ser titular o suplente. Son los que tienen tantas posibilidades de quedarse en el Valencia como de marcharse. Y en el mercado que significa el fútbol, ahora más que nunca, en cuestión de minutos todo puede cambiar. Por ejemplo, a Kevin Gameiro y a Hateboer (propició el primero gol del amistoso que jugó ayer el Atalanta ante el Brusaporto), les espera Marcelino lo antes posible pero mientras el primero parece que lo tiene más o menos decidido, lo del lateral está todavía cuesta arriba. Pendiente de este tipo de situaciones, porque les puede afectar directamente, están algunos de los futbolistas que cada día deben digerir el hecho de saber que están en la casilla de salida.

Este verano, si algo ha hecho el Valencia ha sido fichar centrocampistas. Partiendo de que espera recuperar a Coquelin, ha contratado definitivamente a Kondogbia, ha traído a un joven como Racic y al polivalente Wass. Los cuatro coinciden en demarcación con Álvaro Medrán, un futbolista bien considerado por Marcelino pero que sabe que, un año más, vuelve a tener que nadar contracorriente. A sus 24 años y a las puertas de su tercera temporada como valencianista, el andaluz tiene que exprimir cada minuto si no quiere salir de nuevo rebotado (no acabó de cuajar en el Alavés) precisamente en su penúltima temporada de contrato en el club de Mestalla.

A priori, tiene más números que Racic para quedarse. Ayer mismo y también con Maksimovic ausente a la espera de que se haga oficial su traspaso al Getafe -y aunque se trata de una anécdota-, Parejo no se entrenó ni por la mañana ni por la tarde por un golpe mientras que Kondogbia tampoco lo hizo porque tenía permiso para ausentarse.

Hateboer, objetivo del Valencia, jugó ayer un amistoso y propició el primer gol del Atalanta

En ese grupo de jugadores que no puede relajarse ni un sólo instante están los Vezo, Javi Jiménez y el citado Racic. El Valencia ha empezado a trabajar con seis centrales y aunque las tres competiciones pueden ocasionar 'víctimas', Marcelino está empeñado en quedarse con una plantilla corta. Sobran dos.

El que se ha quedado esta semana con la maleta hecha ha sido Nacho Gil. Tenía un pie en el Córdoba y todo se ha ido al traste. Ayer se incorporó por primera vez al trabajo con Marcelino, consciente el futbolista de que de un momento le llamarán para decirle dónde se va. El Granada, entre otros equipos, está bastante interesado.

 

Fotos

Vídeos