https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Guedes pierde toda su fe

Carvajal controla el balón ante Guedes en el encuentro de ayer. / afp
Carvajal controla el balón ante Guedes en el encuentro de ayer. / afp

El bajo rendimiento del portugués y de Kondogbia merman al Valencia | Marcelino dijo respetar la decisión del francés de jugar con la República Centroafricana pero en el club duele cada viaje que hace con su selección

JUAN CARLOS VALLDECABRES

Si en cualquier momento de la temporada pasada o incluso este mismo verano, le dicen a Marcelino que Guedes iba a perder la fe en sí mismo y que Kondogbia se iba a convertir en un futbolista vulgar, lo normal es que el técnico asturiano se lo hubiera tomado a cachondeo. Pero no, lamentablemente, la cosa es bastante seria y posiblemente a Marcelino no le haga ninguna gracia que dos de sus piezas más importantes del proyecto no lleguen ni al aprobado justo en cada partido. A cinco días vista de celebrar una Junta de accionistas en el que los números empiezan a ser preocupantes, observar como las dos inversiones más fuertes realizadas en este ejercicio están casi por los suelos, es motivo cuanto menos de debate.

Guedes es por esos 40 millones de euros la apuesta más arriesgada de toda la historia de la entidad, mientras que los 25 por Kondogbia tampoco son para tomárselo a risa. Todo, como suele ocurrir en estos casos, podría ser tomado hasta por bueno si el Valencia transitara con fuerza por esta Liga. Pero como no es así, hay que fijarse en las realidades y en las posibles consecuencias.

Ni el partido del Bernabéu de Guedes (tras 20 encuentros) ni la suplencia de Kondogbia anoche cogió a nadie por sorpresa (tercera suplencia y se ha perdido otros cinco partidos entre lesiones y descartes). Tanto uno como otro están tan lejos de sus mejores versiones que no se sabe muy bien por qué Marcelino aguantó al portugués sobre el terreno de juego ante el Real Madrid, ni tampoco por qué a Kondogbia no se le recuerda que cada vez que se va a jugar con la República Centroafricana le está haciendo un flaco favor al Valencia.

Guedes ya no encara y sigue sin ver puerta mientras el año pasado llevaba tres goles Kondogbia suma con el de ayer tres partidos como suplente, y se ha perdido otros cinco

Llegó a decir Marcelino sobre las molestias en el pubis de Guedes que se solucionan con minutos, postura que sorprende a algunos especialistas médicos, que a este periódico insisten en asegurar que en estos casos no queda otro remedio que parar. Es verdad que Guedes no ha acumulado minutos con la selección de Portugal, pero el simple hecho de que acuda a las llamadas de su país y aparque una planificación más cuidadosa en la ciudad deportiva de Paterna perjudica descaradamente los intereses del club que le paga.

Anoche, Guedes no sólo no se fue por velocidad ni de Carvajal ni de nadie. Su estrategia ahora es otra. Ya no le mete una marcha más a su velocidad para buscar la línea de fondo, prefiere apostar por la diagonal. Es otro Guedes, más previsible, menos dañino y que facilitó en este caso que el Real Madrid respirara en defensa, precisamente la línea más desordenada que tiene Solari.

El Valencia no puede dejar escapar más trenes. Con 17 puntos en 14 jornadas, la media para llegar a la Champions es insuficiente. Y eso sí es preocupante. No sólo para los futbolistas y el entrenador, sino para la teórica sostenibilidad del enésimo proyecto de Meriton. Cada punto que vuelva es casi como un millón más que hay que sacar en venta de jugadores el verano que viene. Guedes, por ejemplo, aún no ha marcado ni un solo gol a estas alturas del campeonato, cuando el año pasado llevaba tres y de seguir así su cotización empezará a bajar.

Lo de Kondogbia también merece una reflexión. En el club no acaba de encajarse con agrado la decisión del futbolista de apostar por la selección centroafricana viendo que con Francia estaba agotada. Cada viaje ahora se convierte en una odisea, lo que le merma la rapidez a la hora de reincorporarse a los entrenamientos del equipo. Marcelino al respecto dijo que respetaba su decisión. Tampoco le queda otra, pero la Champions está cada vez más lejos.

 

Fotos

Vídeos