https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Guedes brilla y luego se atasca

Guedes defiende a Messi en un lance del encuentro del Camp Nou. / EFE/ Andreu Dalmau
Guedes defiende a Messi en un lance del encuentro del Camp Nou. / EFE/ Andreu Dalmau

El portugués irrumpe con fuerza en un gran escenario pero acaba sustituido | El Valencia será de Champions la próxima semana si gana el miércoles al Getafe y repite victoria el sábado contra el Celta

TONI CALERO VALENCIA.

Era día grande y Gonçalo Guedes, el futbolista con mejor cartel y más valorado del Valencia, quiso aprovecharlo. Las piernas del portugués estaban listas. Corría la banda el '7' como en aquellas actuaciones del primer tercio de la temporada que dejaron al valencianismo embobado y expectante por ver el siguiente eslalom de Guedes. Y otro más. Enloqueció Mestalla viéndole burlar defensas del Sevilla, lanzando cañonazos a la escuadra, y esa versión del luso, su mejor versión, se plasmó durante algunos minutos en el Camp Nou. Con Sergi Roberto como compañero de baile, Guedes pudo galopar a la espalda del lateral. Incisivo y protagonista. Si el asunto olía a gloria para el Valencia en el arranque del duelo fue precisamente por Guedes, el jugador que con más habilidad puede interpretar el plan ideal de Marcelino.

No le hizo falta a Mateo Alemany meterse en el vestuario del Valencia antes del choque para barruntar la idea del entrenador. Son ya unos cuantos partidos como socios, uno en el banquillo, otro en el palco. «Nosotros tenemos un estilo y lo conoce todo el mundo», reconocía el director general poco antes de medirse al líder. ¿Y cuál es ese estilo? «Tener la pelota, pero también contraatacar y ser físicos», añadía Alemany. Era evidente. Discutirle el balón al Barcelona es misión casi imposible: los de Valverde amasaron el esférico (62% de posesión) durante gran parte del choque. Bien. Estaba trabajado en Paterna. Presión lo más alta posible y a correr. Y para hacer efectivo ese planteamiento es necesario regresar a Guedes.

A los cuatro minutos ya había probado el portugués los guantes de un gigante, Marc-André Ter Stegen, sin duda con hueco en el podio de los mejores porteros del mundo y, sin embargo, capaz de disparar las pulsaciones del barcelonismo en cada partido por su excesiva frialdad. Ter Stegen paró el primer disparo de Guedes y vería como en el segundo intento del extremo una nube de piernas le salvaba de un gol seguro. A los veinte minutos, el Barça iba por delante del marcador y había rematado, en conjunto, menos veces que el obcecado Guedes.

El Valencia remató diez veces, más del doble que el Barcelona, durante la primera mitadParejo sigue sin fallar desde los once metros y ayer marcó su sexto gol de penalti en Liga

La banda izquierda del Valencia, con Gayà atreviéndose, daba crédito a la idea de Marcelino, pero Guedes demandaba socios. Y ahí apareció Rodrigo Moreno, un fijo que ayer cambió de compañero: Santi Mina por Simone Zaza. El delantero de la selección afrontaba la cita del Camp Nou lanzado, con esos seis tantos en los últimos cinco partidos, pero se quedó seco en Barcelona. Dispuso de varias Rodrigo y esta vez no quiso entrar. Primero el fallo e inmediata rectificación de Ter Stegen; ya en la segunda mitad, demasiado tiempo pensando en qué hacer tras recibir el regalo de Mina. Al final la echaría a las piernas de Piqué. Veinte minutos después, ya con el tanto de Umtiti como una losa insuperable, Marcelino pensó en el Getafe y mandó a Guedes en el banquillo. El portugués pudo brillar, pero se le acabó la gasolina muy pronto.

A cinco del objetivo

El Valencia lanzó hasta 17 veces, seis de ellas entre los tres palos, y aún así volvió de vacío de la Ciudad Condal. Pese a la derrota, el conjunto blanquinegro puede ser de Champions League en menos de una semana. Lo conseguirá si logra el triunfo el miércoles ante el Getafe y lo repite el sábado en la visita a Balaídos para medirse al Celta. Puede ser aún mejor para el Valencia si recibe la ayuda de un tercero, el Betis. A los de Marcelino les sirve también ganar al Getafe y que los verdiblancos no pasen del empate el jueves, en su partido contra Las Palmas en el Benito Villamarín. Al Valencia le pueden sobrar, por tanto, cuatro o cinco jornadas para concretar un objetivo que a principio de temporada parecía un imposible.

En ese camino, Dani Parejo ha vuelto a ser una garantía desde los once metros. Con mucho suspense firmó ayer el madrileño su sexto tanto de penalti en esta Liga. El capitán de los blanquinegros es el mejor del campeonato en esta clasificación. Parejo ya acertó con la muerta súbita ante el Athletic, el Celta, el Girona, el Levante y el Málaga. Con el de ayer contra el Barcelona son media docena de penalti en Liga, a los que hay que sumar el conseguido por el '10' contra el Zaragoza en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Fotos

Vídeos