https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La final de Copa pasa por secar a Messi

Desactivar al argentino, la gran preocupación de un Valencia que necesita remontar el 1-0 de la ida en el Camp Nou

TONI CALERO VALENCIA.

Recordaba Pepe Carrete hace tan sólo unas semanas que, cuando le tocó cubrir a Maradona el día del debut del argentino en España, Manolo Mestre le dio una instrucción sin posibilidad alguna para las interpretaciones: «Pepe, vamos a jugar diez contra diez. Si Maradona se va del campo, te sales con él». La frase, esa idea, ha ido perdiendo vigencia con el paso de los años, la modernización del fútbol y sus sistemas, pero sirve para evocar el respeto que infundía Maradona. El mismo que en esta generación provoca el dominador Leo Messi, un gigante que alcanza con apuros el 1,70 y es el principal quebradero de cabeza para este Valencia de Marcelino cuya misión es la de regresar, una década después, a la final de la Copa del Rey.

Partido Valencia CF - FC Barcelona

Con Messi no empieza y acaba todo, pero casi. En la ida fue controlado a las mil maravillas por la defensa blanquinegra y aún así, se inventó una gran jugada para el gol de Luis Suárez. Ese tanto de boceto argentino y finalización uruguaya supone la ventaja del Barça para la vuelta. El 1-0 es tan difícil y asequible como parece. Es un 1-0, sólo un 1-0, todo un 1-0. Cuenta con armas el Valencia para derribar el muro, desde luego, tanto dentro como fuera del campo porque Mestalla esta noche bramará en busca de la final. Tiene el Barcelona sólidos argumentos para confiar en que hará al menos un gol, obligando al Valencia a irse a tres.

Lo cierto es que para la plantilla y el club la Copa se convirtió en un objetivo concreto desde hace mucho. El equipo, después de dos años sobreviviendo a decenas de errores en los despachos y por extensión, el césped, respondía. Goleaba al Sevilla o al Betis, competía contra Real Madrid, Atlético y el propio Barça... Fuera de Europa y sin despistes intersemanales, el valencianismo lo vio claro: es año de Copa. Se lo tomó en serio el vestuario para apear al Zaragoza, se llevó por delante a Las Palmas y sufrió hasta los penaltis en Mendizorroza. En semifinales le tocó el Barça, actual campeón: persigue su quinta final consecutiva. Es por ello que Marcelino le entregó todo el favoritismo antes de la ida, durante, según se dedujo del planteamiento, y también después.

Marcelino espera un partido largo y que el Valencia llegue con opciones al tramo final

«Lo veo igualmente difícil. Digo lo que pienso y pienso lo que digo. Es muy difícil, pero no imposible porque vamos a luchar con toda nuestra ambición y capacidad. Es el partido. Después de noventa minutos estaremos o no en la final, así que iremos a 'full' desde el principio», garantizó Marcelino, quien persigue su primera final como entrenador. No va a ser necesario que el asturiano, capaz de arreglar muchos problemas en sus siete, ocho meses de valencianista, arengue hoy de forma especial a sus futbolistas. Es una semifinal y es el Barça. Es Mestalla como hace tiempo no se ha visto. «Veo en los jugadores un total convencimiento, ilusión y ambición. Tenemos que intentar no pecar de exceso. Debemos jugar con cabeza y corazón. A los jugadores se les ve en la cara la positividad y a mí me convencen», admitió.

El poder del contragolpe

Nada más finalizar el encuentro del Camp Nou y pese a la derrota, Marcelino dio la cara por sus jugadores y se mostró orgulloso de cómo defendió el equipo. Su intención es repetir hoy el plan. «Si no defendemos extraordinariamente bien, no pasaremos la eliminatoria», sentenció. Con la defensa como principal premisa, el asturiano espera una versión más precisa del Valencia, sobre todo en el ataque y el contraataque, una virtud que explotó a la perfección en el primer tercio de la temporada. «No tenemos equipo para dominar al Barcelona durante noventa minutos. Nuestra idea es defender muy bien y atacar mejor que en Barcelona para llegar al tramo final con opciones de pasar. En ciertos momento, presionaremos corto para contraatacar siempre que sea posible», analizó Marcelino.

Sin duda el mejor activo del Valencia para explotar la velocidad con campo abierto es Gonçalo Guedes y el portugués estará. Marcelino prácticamente lo dio por descartado, pero el portugués se empeñó en jugar la vuelta y, después de tres días entrenando junto a sus compañeros, pudo entrar entre los 18 elegidos. El regalo, en principio, es sólo a medias. «Entra en la convocatoria, pero no está para jugar desde el principio», aclaró el técnico, quien aseguró que no se arriesgará lo más mínimo con Guedes: «Si se creyera dentro de los servicios médicos y del cuerpo técnico que hay el más mínimo riesgo no estaría». La única duda del once del Valencia está ahí: si jugara Maksimovic o habrá doble lateral con Gayà y Lato.

El único capaz de ensombrecer el optimismo de Marcelino es Leo Messi: «El Valencia y el resto de equipos se enfrentan a un Barça con Messi y a un Barça sin Messi. A pesar de tener jugadores extraordinarios, tienen menos recursos sin Messi que con él. Me gustaría que no hubiera uno que es el más decisivo, pero por el bien del espectáculo, va a estar».

El Barcelona está en disposición de alinear a su once de gala exceptuando a Ter Stegen puesto que Cillessen es el portero de la Copa. Valverde reservó a varios de sus futbolistas en el derbi ante el Espanyol, donde se lesionó Piqué. El central viaja hoy a Valencia y el técnico ni mucho menos descartó que entre como titular. Valverde considera que necesitarán al menos un gol para llegar a la final: «Ellos van a ser más agresivos en ataque y nos espera un ambiente hostil. Los dos equipos quemaremos las naves».

Fotos

Vídeos