https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un final acorde con el potencial del Valencia

Un final acorde con el potencial del Valencia

Las lesiones de Guedes y Kondogbia pasaron factura | El equipo ha padecido un gran déficit de puntería y acaba como séptimo más goleador de Primera pero ha sido el segundo con menos goles en contra

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Insiste Marcelino en que quede claro, para aquellos que como ocurre en las elecciones andan un poco despistados, que lo que ha hecho el Valencia en esta Liga 2018-19 es un «temporadón». Se basa el técnico para hacer esta rotunda afirmación que el equipo ha llegado hasta una semifinal europea -de segundo rango-, que tiene pendiente jugar una final de Copa y que, ahí viene el meollo de la cuestión, ha acabado cuarto en la clasificación. Cierto es que los tres aspectos juntos elevan de manera considerable la apreciación final sobre el trabajo que se ha hecho, pero después de las 38 jornadas ligueras conviene analizar con algo de distancia la labor realizada. Y como suele ocurrir en estos casos, dependerá del grado de exigencia que cada aficionado le quiera poner al equipo para aplicar lo que a su entender es la nota final que merece esta plantilla, quizás en torno al notable alto en lo que se refiere lógicamente a la Liga.

La cuarta mejor plantilla de la Liga ha terminado en cuarta posición, siendo el segundo mejor visitante con 30 puntos (uno menos que como local). Fríamente se puede hasta considerar que no ha habido motivos para la sorpresa. Al campeón se le tiene que mirar con prismáticos, ha terminado a 26 puntos de distancia; el segundo a 15, y el tercero -un Madrid a la deriva- a ocho. En los últimos años, sólo una vez los 61 puntos actuales dieron para acabar tercero. Hace diez temporadas, con 62 puntos, el Valencia sólo pudo terminar sexto. Esto indica que la clasificación para esta Liga de Campeones ha sido mucho más 'barata' de lo que uno se podía imaginar.

Mestalla tuvo paciencia con Marcelino y sus jugadores en una primera vuelta nefasta

El problema es que Mestalla se ha pasado 19 jornadas -las del primer tramo de competición- consumiéndose por la paciencia. Marcelino no tiene ningún rubor en focalizar en Mateo Alemany -omitiendo a Murthy y a Lim- la auténtica responsabilidad de haberlo mantenido en el cargo cuando tan mal pintaba la cosa. En otros tiempos, Mestalla hubiera explotado contra el entrenador de turno y seguramente también contra el palco. Esta vez fue diferente. Al asturiano siempre se le ha respetado desde la grada pese a que el equipo falló más que una escopeta de feria en esa primera mitad del campeonato. Tantos elogios merece la reacción -sólo ha estado dos veces cuarto- como críticas recibió cuando se pasaba todo el tiempo siendo decimoquinto -llegó a ser dos jornadas decimoséptimo-.

Han habido factores que no han ayudado nada: Guedes llegó fuera de forma y se ha llegado a perder hasta 17 partidos por lesión. De hecho, la temporada del portugués llega al aprobado justito. A Rodrigo lo exprimió demasiado al principio Marcelino y le pasó de vueltas; los percances de Kondogbia también han pasado factura; como la ceguera anotadora de los delanteros, incluyendo ahí la decepción de Batshuayi. Los refuerzos de enero dejaron mucho que desear: Roncaglia ha aportado más por cantidad que por calidad y Sobrino ha estado más veces en el banquillo y en la grada que sobre el césped. Lo positivo, el gran nivel que exhibieron José Luis Gayà, Parejo, Neto y Paulista. Ha sido el séptimo más goleador y el segundo con menos goles encajados.

De cuarto a cuarto. Marcelino ha repetido clasificación en Liga con el Valencia en su segundo año al frente de la plantilla blanquinegra.
De cuarto a cuarto. Marcelino ha repetido clasificación en Liga con el Valencia en su segundo año al frente de la plantilla blanquinegra. / AFP

Máximo goleador Dani Parejo

Cuando los puntas fallan

Cuando un centrocampista como Parejo se convierte en el máximo realizador del equipo tras 38 jornadas es porque algo no ha funcionado como debía funcionar en lo que se refiere a la gente de ataque. Ha sido el gran hándicap de este Valencia: los delanteros no han estado a la altura. El capitán ha llegado hasta los 9 goles, gracias a los cinco lanzamientos de penalti que transformó. Falló 2.

Máximo asistente Carlos Soler

La importancia de darlos

A Carlos Soler la vida le sonríe a sus 22 años. Este se puede decir que ha sido el año de su consagración definitiva como futbolista en Primera. Los partidos importantes los ha jugado, siempre por la banda derecha. Acaba el ejercicio con 2 goles pero siendo, junto con Parejo, el máximo asistente del equipo con 7 pases de gol. El capitán repite pero el canterano ha mejorado: hizo 4.

Más regular José Luis Gayà

Un crecimiento considerable

Seguramente, tanto Gayà (23 años) como Parejo merecen compartir al 50% lo más alto del podium a la hora de escoger qué jugador ha sido el más regular de la temporada en el Valencia. Gayà ha acabado amargando el campeonato a Lato (porque de los últimos 20 partidos sólo descansó dos) mientras que Parejo puede presumir de seguir teniendo un cerebro y físico envidiables.

La decepción Batshuayi

El peligro de desviarse

El belga representó una de las mayores decepciones. Batshuayi llegó casi con la vitola de titular y acabó saliendo por la puerta de atrás, y no sólo por su escasa aportación a nivel deportivo sino porque Marcelino ha dado sobradas muestras de no permitir que nadie del vestuario se desvíe del camino que él marca. En el Valencia hizo 1 gol en 519'. En el Crystal 5 en 756 minutos.