https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La España de Rodrigo

Rodrigo remata en la acción que suponía el 1-2 en el Inglaterra-España disputado en Wembley. / REUTERS/Toby Melville
Rodrigo remata en la acción que suponía el 1-2 en el Inglaterra-España disputado en Wembley. / REUTERS/Toby Melville

El valencianista se quita la espina de su escasa participación en el Mundial con un partidazo en Wembley que abre la nueva era de la selección El delantero se gana la confianza de Luis Enrique: gol y asistencia

T. CALERO/R. ERRASTI VALENCIA/ELCHE.

El cambio de ciclo en la selección española se abre con 100 minutos en Wembley. Escenario imponente para cualquiera, también para el grupo de la absoluta que viene de pegarse el tortazo en Rusia. Quedan muchos futbolistas de la tormenta pre-mundialista y otros, como Gayà, entran ahora en el plan renove de Luis Enrique, carácter puro para la selección. Rodrigo Moreno continúa. Lo hizo todo bien antes de la cita en Rusia, con el Valencia y el combinado nacional, y a la hora de la verdad Fernando Hierro tan sólo le dio 26 minutos repartidos en tres partidos. Un duro golpe para el delantero, que el sábado, ante la Inglaterra de Southgate, empezó a quitarse la espina que lleva clavada desde julio.

Cada detalle cuenta ahora que arranca el Luis Enrique seleccionador. Por ejemplo, Rodrigo se orilló hacia la derecha, zona que llevaba tiempo sin frecuentar. «Es lo que quiero, reducir espacios y presionar, y ante un rival con tres centrales es muy complicado», dijo el técnico sobre su decisión de jugar con dos de los tres hombres de ataque muy abiertos. En su momento se empeñó Nuno con situar a Rodrigo en el perfil derecha y esta última temporada, por prescripción de Marcelino, regresó al centro del ataque para demostrar que llevaba goles dentro. En Wembley arrancó Rodrigo en banda, pero se movió por todo el frente de ataque continuamente.

A España vinieron a verle sus fantasmas nada más empezar. Gol de Rashford con la defensa fallando en el repliegue y De Gea superado por su compañero del United. Pero reaccionó gracias a una jugada entre Carvajal y De Gea que finalizó otro de los olvidados en el Mundial: Saúl Ñíguez. Rodrigo ya se había vestido de asistente en el 1-1 pero aún sería mejor para él, cuando fue más listo que nadie en el área pequeña para rematar al primer palo y voltear el marcador antes del descanso.

Rodrigo empezó en la derecha, la posición que más frecuentó en Mestalla antes de llegar Marcelino La selección llegó ayer a Elche, donde mañana se mide a Croacia, flamante finalista del Mundial

El delantero valencianista había respondido a la confianza de Luis Enrique -jugó todo el partido con Álvaro Morata en el banquillo, sin participar- con dos acciones clave para ganar el encuentro. Es muy probable que mañana, en Elche, el seleccionador haga cambios para seguir probando futbolistas ante Croacia, la flamante finalista del Mundial, pero queda claro que Rodrigo se ha convertido en un fijo para España. Se ganó el sitio en el ecuador de la pasada temporada y ahora no hay quien le mueva. El '9' sienta como un guante a un jugador que, además, volvió a dar una muestra de su voluntad por reforzar el grupo. En cuanto acabó el partido en Wembley se acordó de David de Gea: «Nos ha salvado. Siempre es importante hacer buenas actuaciones. Espero que seáis igual de críticos a su favor ahora», dijo sobre el portero.

Más brotes verdes

Fue De Gea uno de los que más reforzado salió del partido ante Inglaterra. «No hay debate en la portería, es un número uno», sentenció Luis Enrique. El centro del campo también dejó buenos síntomas. España tuvo la pelota (dio 626 pases con un 91% de acierto), pero sobre todo estuvo rápida para recuperarla: 32 veces fue capaz de quitársela a Inglaterra. No tuvo tantísima posesión como en el Mundial, pero se mostró más directa: remató 11 veces a portería. Todo ello con varios cambios de sistema y futbolistas como Saúl demostrando su valía.

Fotos

Vídeos