https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Valencia se deja vivo al Barça

Valencia-Barça. / Agencias

La lesión de Guedes lastra a su equipo y levanta a los de Messi de la lona

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El empate fue de prestigio, ante uno de los mejores equipos del mundo. Al partido del Valencia no se le pueden poner peros pero sí que es cierto que se perdió una gran oportunidad para engancharse de lleno a la Liga. El campeonato anda revolucionado y ayer era el momento de aparecer en escena. El Valencia necesita sumar de tres en tres. La buena imagen del equipo no será completa sin la satisfacción de la victoria.

El Valencia fue un torbellino de salida. Un contragolpe desencadenado. Voraz e incontrolable. A los dos minutos ya se puso con ventaja en el marcador. Guedes, en su primera carrera, obtuvo el premio de un saque de esquina. El balón voló, salió disparado de la espalda de Piqué y cayó a los pies de Garay que entró por sorpresa en el segundo palo. A metro y medio de la portería marcó para desatar la locura en Mestalla. Golpe al mentón del Barcelona que empezó a tambalearse por el césped valencianista.

En cinco minutos, los de Valverde recibieron dos ganchos de izquierda más sin saber por dónde le llegaban los golpes. Batshuayi lanzó un disparo raso que Ter Stegen sacó a córner con una caricia al balón. Al minuto, otra contra endiablada finalizó con un balón de Parejo en la esquina para un pase atrás que Kondogbia no convirtió en gol de puro milagro.

El Barcelona se tambaleaba pero el que ya estaba en la lona era Guedes. El portugués, una de las claves para ganar el partido, se retorcía en el balcón del área mientras el balón de Kondogbia se marchaba fuera por centímetros.

Desde las alturas del anfiteatro se pudo ver el aparatoso vendaje que envolvió el cuádriceps izquierdo del luso para lograr un imposible. La rodilla del luso brillaba también maltratada. Guedes volvió pero al primer intentó fue baja definitiva para la batalla. Saltó Cheryshev pero el ruso no es Guedes. No tiene la chispa ni la velocidad. Es un buen jugador pero no es excelente. Con Guedes fuera, el huracán amainó y el partido enlazó un relato diferente. El Valencia buscó la contra pero sin tanta fe como con Guedes en el campo.

Marcelino dispuso un planteamiento defensivo muy bien armado. Dos líneas de cuatro muy pegadas con los dos delanteros muy solidarios en la ayuda defensiva a la línea de medios. Lo importante era alejar a Messi lo máximo posible de la zona de peligro. Robar entre el rosario de pases del Barcelona y correr como galgos para tratar de agrandar la ventaja.

La baja de Guedes le dio aire al Barcelona, que pudo plantarse sobre el césped para empezar a fabricar fútbol. Messi retrasó su posición unos metros para tocar balón, una mala noticia para el Valencia porque el fútbol es total en las botas del argentino. La disposición defensiva del Valencia, que rechazó de manera descarada el dominio del balón, se asemejó mucho a la que dispuso en el Camp Nou la temporada pasada en la ida de las semifinales de Copa. Bien pertrechado en las trincheras del área y a la espera de su oportunidad. Además, en ningún momento huyeron del contacto para no dar ni un milímetro al rival. Una lección bien aprendida como reconoció Gayà en la zona mixta de Old Trafford.

El Barcelona empezó a carburar, Messi y Coutinho se instalaron entre las dos líneas defensivas y su juego empezó a erosionar el dique. Primero una posible falta a Luis Suárez de Gayà al borde del área. El charrúa era el encargado del barro para abrir huecos a sus compañeros. A los veinte minutos Messi protagonizó el primer tiro del Barcelona entre los tres palos. Dos minutos después, tras un amago de contragolpe del Valencia, Messi y Suárez desarmaron la defensa local con una pared. Era la única manera de agujerear la táctica de Marcelino. Dos detalles, la suerte con el caño a Kondogbia y el instante de descanso que se tomó Gameiro en la ayuda defensiva. El francés no fue a la ayuda, buscó aire en el círculo central y el descosido facilitó el empate del Barcelona.

Los de Valverde mantuvieron el control del balón con un Arthur que encaja perfectamente en ese sobo continuo del balón del Barcelona. El Valencia trabajó en su recomposición y encontró luz al final de la primera parte con Batshuayi como protagonista. El belga siempre da pie a segundas oportunidades. Por lo menos, el Valencia dio muestras de seguir vivo para la pelea.

En la segunda parte, el Barcelona siguió a lo suyo. El Valencia respondió con dos tiros lejanos de Cheryshev y Parejo. El del ruso salió llegó a tener aroma a gol. Marcelino alargó más equipo. La defensa tuvo más metros de distancia entre líneas. Hubo una jugada que pudo ser clave. Parejo pagó su frustración por una pérdida del balón agarrando la camiseta de Coutinho para una falta táctica. El brasileño sacó los brazos en forma de aspas y abofeteó al capitán del Valencia. Amarilla para ambos cuando la del brasileño tenía pinta de ser colorada. Gayà, que vive uno de sus mejores momentos, le robó a Coutinho el gol cuando el brasileño se relamía con la oportunidad. En ese momento Marcelino ya había dado entrada a Rodrigo por un Gameiro notable. El Barcelona rondó siempre el área con peligro, con un Suárez bullicioso y Messi en el papel de director.

Marcelino agotó los cambios con Coquelin por Kondogbia en una decisión sorprendente. Valverde dejó las sustituciones para los últimos diez minutos de partido. En los minutos finales el equipo lo intentó pero nunca hubo un concierto. Los delanteros no están ajustados y tomaron decisiones como síntoma de la falta de compenetración. Además, Cheryshev erró la mayoría de sus decisiones. El punto fue justo aunque nadie sabe qué hubiera pasado con Guedes en el campo. Urge ganar para sosegar la ansiedad.

1 Valencia CF

Neto, Piccini, Garay, Gabriel Paulista, Gayà, Carlos Soler, Parejo, Kondogbia (Coquelin, m, 79), Guedes (Cheryshev, m.11), Gameiro (Rodrigo, m.67) y Batshuayi

1 FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba, Rakitic, Busquets, Artur (Rafinha, m.88), Coutinho (Dembelé, m.84), Messi y Luis Suárez

GOLES:
1-0, m.1: Garay. 1-1, m.22: Messi
ÁRBITRO:
González González (comité castellano-leonés). Amonestó por el Valencia a Carlos Soler y Parejo y por el Barcelona a Luis Suárez y Coutinho
INCIDENCIAS:
partido disputado en Mestalla ante 46.249 espectadores

Fotos

Vídeos