https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

291 días de sequía

Guedes, durante el entrenamiento de ayer por la noche en la ciudad deportiva. / juan j. monzó
Guedes, durante el entrenamiento de ayer por la noche en la ciudad deportiva. / juan j. monzó

Guedes, fichaje estrella de Lim para el Valencia, lleva desde el último partido de la temporada pasada sin ver portería

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Tan cierto es que Gonçalo Guedes era y es el fichaje más caro de la historia del Valencia como que, pese a toda la aureola que le ha acompañado, nunca ha sido un futbolista con olfato de gol. Guedes puede presumir de ser muy bueno desde el punto de vista futbolístico y en muchas facetas, pero desde luego como goleador, la verdad es que su nota es más bien discreta. Esta noche, contra el Krasnodar, el portugués jugará arrastrando una marca que empieza a ser bastante pesada, más aún cuando lo que ha venido demandando Marcelino desde que empezó la temporada es que sus jugadores marquen. Guedes, de hecho, aún no sabe lo que es festejar un gol propio. Lleva la friolera de 291 días sin celebrar uno, 42 partidos -los que ha disputado su equipo esta temporada- sin anotar.

Concretamente, la última vez que lo hizo fue en el Valencia-Deportivo que cerraba la campaña pasada. Ese 20 de mayo de 2018, Guedes hizo el 2-0 para su equipo (77') y ahí pareció acabarse todo su repertorio. Desde entonces, nada de nada. Es verdad que este verano llegó tarde al Valencia, que vino como consecuencia de eso fuera de forma, que ha tenido dos lesiones y que le está costando bastante afinar su condición física, pero en lo que a la puntería se refiere, ésta deja bastante que desear.

Guedes no es ni mucho menos el que en la primera mitad del campeonato pasado asombró a todos. Por eso su cotización ha sufrido una variación importante, aunque todavía conserva un precio más que interesante. En marzo de 2018, su valor del mercado estaba fijado en 39 millones de euros, el Valencia lo fichó compensando al PSG con 40 millones -empezará a pagar este verano-, y su pico más alto se alcanzó en octubre del año pasado. Ahí, tras el Mundial, el portugués tuvo un precio estimado de 82 millones de euros.

El luso nunca anotó con el PSG y hasta que marcó por primera vez con el Valencia pasaron nueve meses Además de los porteros, Kang In, Paulista, Lato, Roncaglia, Wass y Coquelin tampoco han anotado

Pero luego ha venido un bajón generalizado, no sólo suyo sino también del propio Valencia. Y el portugués, como algunos de sus compañeros, ha visto afectada de manera particular la cifra en el mercado. No obstante, ahora está situada en 66 millones, 26 más del precio que pactó Peter Lim con el PSG. Si de repente empezara a marcar y ofreciera una versión desconocida hasta ahora, Lim se frotaría las manos con este jugador que con 22 años tiene todavía un gran potencial por delante.

Pero Guedes, en su historial como profesional, nunca ha destacado por su aportación ofensiva. La temporada pasada, por ejemplo, su aportación en el Valencia fue de media docena de goles. No es que por posición su misión tenga que ser la de resolver situaciones en el área, pero todos los entrenadores prestan mucha atención y dan valía a lo en ese sentido siempre ofrece la gente de segunda línea. Más aún cuando los de arriba no están finos, como es el caso que se ha vivido en Mestalla.

Repasando su historia, se confirma la dificultad que tiene el futbolista a la hora de ver puerta. Desde el gol que consiguió con Benfica en la Copa de Portugal (10-1-2017) hasta que se estrenó ya como valencianista pasaron nueve meses. Su primer gol ya de blanquinegro fue en un Valencia-Betis (15-10-2017). Con el PSG nunca ha marcado, aunque hay que admitir que también ha jugado bastante poco.

Si se pega un vistazo a lo que han hecho los jugadores del Valencia en este ejercicio, de la actual plantilla y exceptuando lógicamente a los porteros Jaume y Neto, la situación de hambruna goleadora de Guedes la comparten Paulista, Lato, Roncaglia, Wass y Coquelin, más Kang In.