https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Con la defensa también se alcanza la Champions

Los jugadores del Valencia CF, este lunes durante el entrenamiento. /Damian Torres
Los jugadores del Valencia CF, este lunes durante el entrenamiento. / Damian Torres

El Valencia no siempre ha tenido goleadores en sus años europeos | El Milan rebaja su interés en Correa y apunta al madridista Mariano, lo que enfría las opciones de que Lim traspase al delantero al Atlético

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

La última hora apuntaba a que el Milan rebajaba el interés en Correa -el Atlético renunciaría definitivamente al fichaje de Rodrigo- al preferir al madridista Mariano (mucho más barato). Pero como el mercado cambia del blanco al negro en horas, en el Valencia siguen a la expectativa. Sobre todo Marcelino, que es el que más claro lo tiene de todos: si Rodrigo acaba poniéndose la camiseta del Atlético, el Valencia ya puede ir despidiéndose de la próxima Champions. La advertencia se hace precisamente hacia donde más le duele a Peter Lim: la Liga de Campeones no sólo refuerza el prestigio del Valencia sino que alivia directamente las arcas. La reflexión del técnico, contundente y según su opinión argumentada por la fiabilidad de las estadísticas del futbolista, deja fuera del debate cuestiones como la aportación del posible recambio, también los goles que tiene que sumar Maxi Gómez (el fichaje más caro de este verano y que el sábado no jugó ni un minuto) y la garantía que siempre otorga tener una gran defensa.

Está convencido también Marcelino que el Sevilla, sin Rodrigo de blanquinegro, apuntaría por encima del Valencia en la clasificación. Los andaluces ventilaron este verano a Ben Yedder por 40 millones y a Muriel al Atalanta por 15. A Lopetegui, en cambio, le han dicho que tiene que arrebatarle la cuarta plaza a los valencianistas con De Jong (costó 12,5 tras hacer el año pasado con el PSV 32 goles), Dabbur (17 pagaron al Salzburgo, donde hizo 37 dianas) y el conocido Munir (en su día les costó un millón), además de Ocampos (extremo, por otros 15). Dabbur, por cierto, se quedó esta primera jornada en la grada.

Que Rodrigo es una pieza con mucha influencia en el juego a la contra de Marcelino es una cuestión irrefutable hasta el punto de que su explosión definitiva le ha abierto de par en par las puertas de la selección. Pero también sabe el entrenador que Rodrigo, a lo largo de su carrera, no ha destacado precisamente por su puntería. Desde que se fue al Bolton hace diez años, ha acumulado en la elite precisamente una cifra redonda: 100 goles, pero en liga únicamente en dos ocasiones ha superado la marca de diez dianas: hace dos años con el Valencia (16, más otros 3 en Copa) y en 2014 con la camiseta de Benfica (11).

Desde que salió del Real Madrid al Bolton inglés, Rodrigo ha sido capaz de rubricar 100 goles

El Sevilla, que tiene a Munir, vendió a sus dos delanteros y ha traído a tres atacantes

No es nada fácil calibrar desde el punto de vista estadístico la influencia de un jugador en el éxito de un equipo pero Rodrigo siempre ha sido en el Valencia, y para todos los entrenadores, titular indiscutible aún en sus peores momentos y con rumores en la grada. Esos 60 millones en los que estará la cifra global del traspaso le pondrán, de producirse, en el top del ranking de ventas. Sería en ese caso, y al margen del malestar que dejaría, el mayor reto al que debería enfrentarse Marcelino, que debería volcarse con Gameiro y Maxi, con más papel para Manu Vallejo, sin contar en ningún caso con Sobrino por lo que parece. Quizás, uno de los mayores desafíos a los que ha tenido que enfrentarse un entrenador del Valencia en los doce años en los que se ha acabado jugando la Champions.

Casi todos los técnicos en Mestalla han tenido delanteros exitosos desde el punto de vista goleador. Claudio Ranieri, por ejemplo, tuvo a Claudio López en aquella temporada 1998-99 que supuso el acceso a la primera experiencia en la élite europea. El Piojo hizo ese año la friolera de 21 goles, cifra que sólo David Villa (2005-2006) ha sido capaz de superar dejándola en 25. Pero Ranieri tuvo a Ilie que puso su granito de arena (10), la inspiración de Mendie ta (7) y la abnegada aportación del incombustible Angulo (8). Vlaovic no ayudó mucho (2) y Lucarelli aún menos (1).

Encontrar hoy en día un Piojo -a dos semanas para cerrar el mercado- es casi tan imposible como tratar de fichar sin descalabro financiero un jugador con la garantía de David Villa. Por eso a Rafa Benítez le tocó hacer auténtica ingeniería cuando el año que conquistó su primera liga, lo hizo con Salva Ballesta (5), Juan Sánchez (4), Mista (5) y Carew (1). Aquel Valencia fue más que discreto en su inspiración ofensiva (el sexto máximo goleador de Primera con 51 dianas) pero, eso sí, consiguió lo que tanto anhela siempre Marcelino: sólo 27 tantos en contra. Un año antes, Héctor Cúper se las había arreglado con Claudio López (11), Ilie (5), Juan Sánchez (5) pero ya contó con los 13 goles de Mendieta y, sobre todo, con la eficacia defensiva del equipo, con 37 tantos el segundo menos goleado de la categoría.

A Benítez le hizo grande en la 2003-04 un increíble Mista (19) y también 'empujaron' lo suyo Nico Olivera (8) y un Vicente (12), en un momento casi irrepetible, además de los Baraja (8) y Aimar (4). Hasta 71 dianas hicieron, sólo superado por los 72 del Real Madrid. Fue, eso sí, el equipo menos goleado con solo 27 dianas. Otra vez la base defensiva como argumento principal.

Quique Sánchez fue el entrenador que condujo en dos años consecutivos al Valencia a la Champions y él se benefició del deslumbramiento de Villa. En la segunda temporada del madrileño al frente del banquillo, Morientes llegó a la docena.

A Emery, Manuel Llorente lo 'machacaba' públicamente exigiéndole algo más que quedar tercero. Emery disfrutó de Villa, pero también los Silva, Mata y Zigic para poner al equipo tercero en 2010. Nuno se apoyó en los 29 goles en contra y en los 11 aciertos de Alcácer.

Más sobre el Valencia CF