https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

«Me cuesta entender cómo pasamos de ser un equipo que aspira a todo a la nada»

«Me cuesta entender cómo pasamos de ser un equipo que aspira a todo a la nada»

El técnico afirma que la negatividad después de la derrota contra el Rayo entra en el vestuario y que Guedes jugó su mejor partido en el derbi

LOURDES MARTÍ

Al fin vio Marcelino al Gonçalo Guedes por el que el Valencia desembolsó 40 millones: «Ha jugado el mejor partido de la temporada. Hemos estado bien con balón y sin él. El equipo ha hecho un buen trabajo y él se ha beneficiado. Nunca creo en lo individual». Acerca de la titularidad de Santi Mina dijo: «Sabiendo que tenemos que lograr cada victoria, también tenemos que evitar que los jugadores acumulen muchos minutos. Ahora llevan once partidos más que el año pasado».

Marcelino no comprende la montaña rusa de sentimientos de los valencianistas, hundidos tras la derrota en Vallecas y eufóricos después de partidos como el de ayer: «Los comentarios negativos entran en el vestuario, sin ninguna duda. En momentos de dificultad es complicado para mí, y que me perdonen, entender cómo pasamos de ser un equipo que aspira a todo y luego a nada. Nos inundamos de negatividad y que no os quepa ninguna duda de que entra en el vestuario. De los últimos veinte partidos hemos perdido uno. Me escucháis decir que lo importante son las dinámicas y así lo creo».

El preparador asturiano quiso restar importancia al hecho de que la próxima semana se enfrenten Getafe y Sevilla, rivales directos por entrar en Champions: «Dependemos de nosotros en la medida de las circunstancias, estoy convencido de que si sumásemos los 18 puntos que quedan en la competición, íbamos a ser cuartos seguro. El Valencia está en tres competiciones, el jueves tenemos que certificar el pase a la semifinal de Europa League y luego ya pensaremos en el Betis».

Acerca de los cánticos de un pequeño sector de Mestalla deseando el descenso al Levante, Marcelino afirmó que no le «gustan»: «Tenemos que fijarnos en nuestro equipo, damos las gracias a la afición por cómo apoya a los jugadores. Los necesitamos porque las fuerzas cada vez están más justas, podemos cometer errores por el cansancio físico y mental y necesitamos de ellos para lograr buenos resultados. El Levante es un club de la ciudad, para Valencia es importante que esté en Primera División. Les deseamos que tengan un nivel competitivo muy alto y que logren el objetivo».