https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Los cuatro frentes de Singapur

Los cuatro frentes de Singapur

Peter Lim da el visto bueno al plan deportivo defendido por Mateo Alemany y Marcelino

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia aterrizó ayer en Suiza para comenzar su pequeño stage de pretemporada hasta el miércoles pero todas las miradas estaban a más de 10.000 kilómetros, en Singapur. Una situación poco habitual puesto que en la hemeroteca no se encuentra ningún precedente de un inicio de viaje del conjunto valencianista en pretemporada donde no estuviera al frente su entrenador. Marcelino García Toral fue llamado a filas por Peter Lim, junto a Anil Murthy y Mateo Alemany, para pasar revista a los frentes abiertos en el tramo final del mercado de fichajes, donde el club tiene que rematar la plantilla en una temporada donde de nuevo se disputará la Champions.

La anómala situación, lo de sacar al entrenador del grupo en plena pretemporada, tuvo un buen final puesto que el cónclave derivó en «una reunión muy correcta, cercana y positiva». Es decir, que se logró un consenso con el propietario para trazar el rumbo en los cuatro frentes abiertos principales; Rafinha, Otamendi, Rodrigo y Kang In Lee. Peter Lim, después de dar su punto de vista sobre la situación, donde el ofrecimiento de Otamendi fue su principal baza puesto que el central argentino vuelve a estar en la órbita del conjunto por un movimiento de Jorge Mendes que, como es lógico, el máximo accionista ya sabía de antemano.

La principal conclusión del cónclave es que Peter Lim dio el visto bueno al diseño planteado por Mateo Alemany y Marcelino García Toral, lo que viene a ser un refuerzo por parte del dueño al sistema de trabajo que ha llevado al Valencia a disputar dos años consecutivos la Champions y a colocar en las vitrinas del club el título de la Copa del Rey, tras once años de sequía. Dos buenos ejemplos aparecen en la visión que comparten tanto el entrenador asturiano como el director general en la búsqueda de un central y en el futuro a corto plazo de Kang In Lee.

La entidad se remite a la cláusula de 80 millones si alguien quiere fichar a su perla coreana

La entidad realizará dos fichajes garantizados, un central y un mediocentro, y en el primero de ellos la prioridad no es Otamendi. La opción del argentino no se descarta pero el perfil que se busca es el de un jugador con experiencia pero que asuma un rol donde Garay y Paulista tienen la vitola de titulares y Diakhaby sigue creciendo en la segunda unidad. A día de hoy la llegada de Otamendi, que sigue de vacaciones en Miami, no es asumible económicamente. Al central le restan tres años de contrato con el Manchester City tras renovar en 2018, y su ficha no cabe en la masa salarial del Valencia. Otra cosa es que el jugador, por el que el conjunto inglés pagó 48 millones al Valencia en 2015, se ponga a tiro más adelante del mercado. En resumen, no está descartado pero su llegada es muy complicada y no la prioritaria.

En el caso de Kang In también hay consenso en el corto plazo. El club seguirá negociando con los agentes del jugador la mejor salida en forma de cesión puesto que no se contempla a día de hoy la venta de un futbolista donde el Valencia sigue teniendo a medio plazo puestas muchas esperanzas y que renovó hace un año hasta 2022, con ficha del primer equipo y con cláusula de 80 millones. Esa es la cifra a la que se remite la entidad de Peter Lim si alguno de los tres equipos que ya han mostrado su interés en firme de fichar a la perla coreana, uno de ellos actual equipo de Champions, deciden dar un paso al frente. La opinión del jugador, en estos momentos, sigue siendo la de querer priorizar el proyecto deportivo al económico. Kang In desea jugar en el Valencia y si eso no es posible en el mejor equipo que se interese por sus servicios. A estas alturas del mercado, los de más nivel siguen siendo los que quieren traspaso y no cesión.

Se realizarán dos fichajes pero no se descartan más si salen jugadores como Sobrino

El Valencia tiene en estos momentos una plantilla de 27 futbolistas y el objetivo es rebajar ese número a un máximo de 22. Contando con los dos fichajes que se pretenden realizar si no hay más salidas. El segundo será el de un mediocentro que alterne el rol de Parejo con una eventual ausencia de Kondogbia o Coquellin. El primer objetivo sigue siendo Rafinha Alcántara. El brasileño no se entrenó ayer con el Barcelona y la explicación oficial fueron unas molestias en su rodilla recién recuperada. Si el jugador no se sube hoy al avión que trasladará al conjunto de Valverde a Japón el Valencia entenderá que vuelve a estar en el mercado. El club sigue estando dispuesto a llegar a los 15 millones de traspaso si el Barça acepta el pago aplazado.

El cuarto nombre es el de Rodrigo Moreno. El club cuenta con el jugador, fue una de las imágenes del nuevo patrocinador, pero el delantero no concederá entrevistas en Suiza sabedor de que sigue estando en el mercado. La posición del Valencia con él es de fuerza: sólo una oferta 'escandalosamente escandalosa', que dijera en su momento Manuel Llorente, le sacaría de la plantilla, pero en Singapur se llegó al acuerdo de que hay preparar una alternativa en el caso de que el mercado obligue a hacer un movimiento. Es ahí donde entran perfiles como el de Rafael Leao, el delantero del Lille por el que, según L'Equipe, los de Mestalla sopesan pagar entre 30 y 35 millones por hacerse con sus servicios. Una salida de Sobrino también conllevaría el fichaje de un delantero. Marcelino, Murthy y Alemany llegarán hoy al stage de Crans- Montana a media mañana.