https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Correa agiliza la salida de Rodrigo

Rafinha supera a Nabil Fekir durante el partido entre el Barcelona y el Betis. / EFE/Alejandro García
Rafinha supera a Nabil Fekir durante el partido entre el Barcelona y el Betis. / EFE/Alejandro García

El argentino se entrena al margen del grupo con el Atlético, que espera traspasarlo para lanzarse a por el valencianista | Rafinha sigue pendiente del interés del club de Mestalla y de la postura del Barcelona, cuya cúpula se reúne para decidir el futuro del centrocampista

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEValencia

En Mestalla se preparan para rematar el mercado estival de una manera frenética. Y la mayor preocupación de Marcelino García Toral gira alrededor de Rodrigo Moreno. El técnico del Valencia no es partidario de perder a un puntal como el hispano-brasileño en la última semana del período de fichajes, aunque los acontecimientos van allanando el camino del delantero hacia el Atlético de Madrid. La entidad rojiblanca necesita vender a Ángel Correa antes de lanzar su ofensiva final para hacerse con los servicios del futbolista blanquinegro. Precisamente, el atacante argentino se ejercitó ayer al margen del grupo en Majadahonda mientras se intensifican las negociaciones para que se marche al Milan. Este movimiento provocaría una reacción en cadena, ya que el relevo elegido por Simeone se entrena en la ciudad deportiva de Paterna.

En el Valencia están muy atentos al Atlético. Ayer Ángel Correa permaneció en el gimnasio ejercitándose aparte del grupo. Todo apunta a que, entre hoy y mañana, puede zanjarse el traspaso del argentino al Milan por una cifra superior a los 40 millones de euros. El conjunto italiano, que prevé vender en las próximas horas a André Silva, aspira a cubrir su hueco con el rojiblanco. La última pieza del puzle es Rodrigo Moreno.

Los planes del Atlético pasan por invertir unos 60 millones en el fichaje de Rodrigo. Hace dos semanas llegó a estar prácticamente cerrado el acuerdo entre el Valencia y el club presidido por Enrique Cerezo, aunque la operación se quedó en punto muerto. Ahora, salvo sorpresa, se va a agilizar merced al impulso dado a la negociación entre la entidad rojiblanca y el Milan sobre Correa.

Mientras tanto, Rodrigo trabaja con normalidad en Paterna. Ayer se ejercitó con los futbolistas que no fueron titulares el pasado domingo en Balaídos. Y es que el hispano-brasileño empezó el partido contra el Celta en el banquillo para sustituir a Maxi Gómez en el minuto 61. Una suplencia relacionada con el mercado. «Es una decisión técnica, no es porque el club me lo haya pedido ni porque me lo haya pedido el futbolista», explicó Marcelino.

El técnico del Valencia muestra su preocupación por la presumible pérdida de Rodrigo. «No se me pasa por la cabeza que salga y no fichemos un delantero, sólo los cangrejos corren hacia atrás o hacia el lado», advirtió Marcelino. El propietario del Valencia, Peter Lim, ha llevado directamente las conversaciones con el Atlético para vender al ariete.

Rodrigo se ejercita con normalidad junto a los suplentes tras empezar desde el banquillo en Vigo

Unas de las alternativas que ha contemplado el Valencia para ocupar el sitio de Rodrigo era Timo Werner, aunque esta opción se ha esfumado definitivamente. El joven delantero alemán ha ampliado hasta 2023 su contrato con el Leipzig.

Paralelamente, Marcelino aspira a reforzar el centro del campo con un futbolista de vocación ofensivo. Y su gran objetivo es Rafinha. El Barcelona, cuya cúpula se reunió ayer por la tarde, debe aclarar el futuro del brasileño y de Rakitic.

Rafinha, titular con el Barça en las dos primeras jornadas, ha superado su tercera lesión grave y ha dejado buenas sensaciones. Lim se niega a pagar traspaso por el centrocampista, a quien sólo le resta un año de contrato en el conjunto catalán. Sobre la mesa está la posibilidad de renovar y salir cedido, aunque esta solución no convence al futbolista. Su futuro sigue en el aire. El brasileño se mantiene a la espera de conocer la postura de Barcelona y de que el Valencia apueste finalmente por él.