https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Coquelin levanta al Valencia

Coquelin levanta al Valencia

Zaza y Rodrigo se alían con Guedes para sellar una victoria inmerecida

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

El Valencia apareció a tiempo para remontar en Málaga y meter en la mochilas tres puntos de los que pesan en la cuenta para estar en la Champions. En estadios como La Rosaleda es donde se hacen los deberes y el equipo de Marcelino estuvo a punto de firmar una derrota estrepitosa contra el colista de la Liga. Volver de vacío hubiera sido demasiada ventaja para equipos como el Real Madrid y Villarreal -el Sevilla ganó ayer-, que hoy saltarán al campo con la presión de no descolgarse en la lucha. El Málaga desnudó al Valencia durante dos tercios del partido hasta que apareció Coquelin que tapó las vergüenzas del equipo con la ayuda de Zaza y Rodrigo.

El partido fue un duelo desbocado con muchas claves. Una de las más importantes un gol anulado al Málaga que es carne de moviola. En la segunda parte y ya con el 1-0 en el marcador, los locales anotaron en otro balón aéreo que el árbitro Suárez Trujillo invalidó por falta previa en el área de los atacantes del Málaga. El trencilla dio una vida al Valencia. Y Marcelino, que vio la que se veía encima, activó con urgencia el plan B para tratar de remontar. Zaza y Rodrigo, pareja titularísima, saltaron al campo para tratar de vestir a un Valencia superado. Guedes encontró en los dos suplentes a los socios perfectos y Coquelin, el mejor de su equipo, elevó un peldaño sus prestaciones para encarar la remontada cuando ya se titulaba el fracaso en casa del último. Hay que destacar también que el Valencia se vio beneficiado por el cambio de Recio. El capitán se marchó asfixiado y con molestias. Ahí se fundió el Málaga, que entró en un proceso de desconexión que aprovecharon los valencianistas con su pegada.

LAS CLAVES

uGol anulado
El árbitro no dio por válido un tanto del Málaga que hubiera sido el 2-0. Trujillo Suárez señaló falta.
uCambio de Recio
La salida del capitán del Málaga, con molestias, dio un respiro al Valencia y al fútbol de Parejo.
uPegada
Zaza y Rodrigo se asociaron bien con Guedes para iniciar el camino de una remontada que parecía imposible.

El colista desarboló al Valencia en la primera parte. Por la vía más recta hasta el gol. La portería a cero lleva camino de pasar de obsesión a tortura. Cuenta el mérito del Málaga en el tanto de Ideye a la media hora pero pesa muchísimo más la vulnerabilidad rival por arriba. Otro tanto más a la cuenta de los errores en un balón lateral. Esta vez desde el córner. Santi Mina despejó al vacío, el balón casi tropezó en la pierna de Ideye y Vezo ejerció de testigo sin marca para el tanto andaluz. Neto, que vive como un murciélago colgado del larguero, ni siquiera sopesó la opción de salir por arriba. Ni es la primera vez ni tiene pinta de ser la última. Es complicado a veces entender cómo el carioca ancla su tacos en la línea de gol sin hacer evidentes en el área pequeña sus 191 centímetros de altura.

1 Málaga CF

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Diego González; Lestienne (Keko, m. 67), Iturra, Recio (Lacen, m. 73), 'Chory' Castro (Rolan, m. 82); En-Nesyri e Ideye

2 Valencia CF

Neto; Vezo, Gabriel Paulista, Murillo, Gayá; Carlos Soler (Ferrán, m. 79), Parejo, Coquelín, Guedes; Vietto (Rodrigo, m. 60) y Santi Mina (Zaza, m. 60)

GOLES:
1-0, M. 26:Ideye. 1-1, M.79: Coquelín. 1-2, M: 84: Parejo, de penalti
ÁRBITRO:
Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Iturra (m. 61) y 'Chory' Castro (m. 74), y Roja a Ignasi Miquel (m. 83). Amonestó a los jugadores del Valencia Murillo (m. 32), Coquelín (m. 69), Parejo (m. 74) y Carlos Soler (m. 77)
INCidencias:
Partido correspondiente a la vigésima cuarta jornada de Liga disputado en el estadio La Rosaleda de Málaga ante unos 23.000 espectadores

Hasta el gol de Ideye el Valencia propuso más que un Málaga que agota sus vidas para evitar el descenso. Los pupilos de José González apostaron por un planteamiento desbocado que se fió a dos bestias como Ideye y En-Nesry. El nigeriano, que desembocó en enero desde la liga china, llegó a desquiciar al reaparecido Murillo. El marroquí, en cambio, se dejó caer por la banda derecha para angustiar a Vezo. El luso es un invento de Marcelino como lateral derecho. Montoya aguardó en el banquillo mientras Nacho Vidal vistió de chándal en la grada por la desconfianza de su entrenador. El Valencia cojea por la derecha y cada vez de manera más ostensible. Vezo no es lateral. Ni guarda la defensa ni perfora en ataque.

El Valencia se estampó contra el planteamiento del Málaga. El jeque ha fichado a granel. Una combinación de bestias pardas y perros de presa para salvar la categoría a base de testosterona. En La Rosaleda no habrá fútbol por unos meses. De eso ya se encargan Iturra, Recio y compañía, de oficio leñadores. El chileno nunca dudó en parar a Guedes al borde del Código Penal. Patadas atrás y un plan tombolero en ataque. Pelotazos arriba para que Ideye y En-Nesyri se jugaran la vida, a por el perrito piloto. En el minuto 55, los malacitanos volvieron a marcar. Otra vez el Valencia en pañales en un balón aéreo. La suerte y la esperanza fue que el árbitro Trujillo Suárez entendió que en un ovillo en el área hubo falta de los delanteros del Málaga. Cuestión de criterio.

El planteamiento de Marcelino tropezó una y otra vez. En el cuerpo a cuerpo siempre salió perdedor. Un minuto después del gol anulado, Ideye cazó otro balón que atajó Neto. En el 60 Marcelino activó el plan B a la desesperada. Cambió a pelo a los dos delanteros. Vietto y Mina a la ducha por Zaza y Rodrigo. Lo del argentino merece un apunte a pie de página. No encaja por ahora en el equipo por mucho que el entrenador lo acople con calzador. Su triplete ante Las Palmas en Copa fue tan deslumbrante como engañoso. Aquello fue un simulacro de partido aunque hubiera gol desde el centro del campo. Y la semana pasada, anotó ante el Levante porque pasaba por allí. Quizá la llegada del argentino ha descoyuntado una delantera que estaba bien engrasada. El preocupante menisco de Zaza sigue vivo y el italiano contabiliza últimamente más minutos en el banquillo que en el verde.

Zaza y Rodrigo cocinaron peligro. Guedes empezó a encontrar agujeros y el fútbol brotó en las botas de Parejo. La defensa del Málaga ya tenía por lo que preocuparse. El empate llegó a balón parado, con Recio en el banquillo y Lacen en el campo. El argelino recorrió todo el área para perseguir a Coquelin a la salida de un córner. Cuando se quiso dar cuenta, el francés ya había rematado a puerta el empate. Poco después, un balón al hueco de Guedes sirvió el penalti de Miquel a Rodrigo. La seguridad de Parejo rubricó la remontada. Al final, con cinco minutos de prolongación, cada balón lateral al área era un amago de taquicardia para Marcelino, consciente del talón de Aquiles de su equipo. Roberto, el portero, subió a rematar y cabeceó fuera el empate. Hasta las victorias inmerecidas cuentan.

Más noticias del Málaga-Valencia

Fotos

Vídeos