https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Un contrato para que Soler esté entre los mejor pagados

Carlos Soler controla el balón en el partido europeo ante el Krasnodar. / EFE/ Kai Försterling
Carlos Soler controla el balón en el partido europeo ante el Krasnodar. / EFE/ Kai Försterling

El Valencia y los agentes del jugador llevan un año negociando

TONI CALERO VALENCIA.

Abril de 2018. Al Valencia apenas le quedan días para confirmar que su gran temporada le va a devolver a la Liga de Campeones. Mientras Marcelino y sus futbolistas trabajan en la culminación del objetivo, Mateo Alemany y los responsables de la secretaría técnica van avanzando la planificación del siguiente proyecto. Entre llamadas, vídeos y resúmenes de 'scouting', se produce un primer acercamiento para hablar del futuro de Carlos Soler. El tiempo no apremiaba al club (el centrocampista finaliza contrato en 2021) pero sí la convicción de prorrogar la vinculación de un jugador que además de ser muy importante para el entrenador ha recorrido un inspirador camino desde sus inicios en la ciudad deportiva de Paterna hasta hacerse hueco en el primer equipo.

Si Peter Lim, en palabras del presidente Anil Murthy, reniega del millonario fichaje de grandes estrellas para consolidar a los canteranos, ahí está el grupo de Gayà, Lato, Ferran Torres, el recién llegado Kang In Lee o el propio Carlos Soler. Alemany asumió desde el primer momento la negociación para atar al valenciano, que a sus 22 años cumplió ante el FC Krasnodar cien partidos oficiales con el club de Mestalla. El centrocampista irrumpió en época de crisis (Prandelli), se consolidó por la confianza de la gente de la casa (Voro) y ha confirmado su relevancia en la plantilla a las órdenes de Marcelino García Toral.

Se han producido varias reuniones desde abril del año pasado entre el director general del Valencia y el agente de Soler, Javier Cordón. La idea, conjunta, es la de redactar un contrato de larga duración para el futbolista, aumentar la cláusula de rescisión (ahora en 80 millones de euros) y que el salario aumente hasta llevar a Carlos Soler a la élite de la plantilla. El canterano renovó en mayo de 2017 para estampar su firma en un contrato importante con el Valencia y el siguiente le situará entre los mejores pagados del vestuario, un lugar en el que ahora mismo se encuentran Rodrigo Moreno, Gonçalo Guedes, Geoffrey Kondogbia o Dani Parejo, que a principios del mes pasado amplió su vínculo con la entidad de Mestalla hasta junio de 2022.

Las conversaciones entre el Valencia y el jugador empezaron antes de que acabara la 2017-2018 Ambas partes confían en alcanzar un acuerdo que sitúe a Soler en la élite salarial de la plantilla

Ambas partes están en plena sintonía y, como avanzó ayer Superdeporte, la intención es la de blindar a Carlos Soler para convertirlo en un estandarte del Valencia. Las conversaciones se han ido manteniendo de forma periódica en los últimos meses aunque bien es cierto que ni el club ni tampoco los agentes del jugador van a acelerar el proceso. Es decir, Soler está convencido de continuar en el Valencia y Alemany ha manifestado repetidamente el deseo de que eso suceda. El acuerdo es el fin al que ambos quieren llegar, pero las dos partes son conscientes de que todavía restan condiciones importantes que negociar.

Durante este último año, Soler se consolidó en la selección sub-21 y en mayo, el entonces seleccionador Julen Lopetegui le convocó para unos entrenamientos con la absoluta en Madrid previos al Mundial de Rusia. Pese a su juventud, Soler jugó la temporada pasada 37 encuentros con el Valencia (2.516 minutos) que despertaron el interés de muchos equipos. Diego Pablo Simeone es uno de los técnicos que más de cerca ha vigilado la progresión del centrocampista del Valencia.

En el curso anterior, el 4-4-2 de Marcelino y dos centrocampistas inamovibles para el asturiano (Parejo y Kondogbia) no frenaron el crecimiento de Soler. Al contrario. El canterano se acostumbró a la banda derecha. «Ahora me dicen, ¿de qué juegas? Y digo: de banda», explicaba en una entrevista para este periódico. La posición que Marcelino quiso para Soler abrió más posibilidades al canterano. De hecho, en la sub-21 también juega en la banda derecha para aprovechar todo lo aprendido tácticamente en estos casi dos años con Marcelino.