https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La conexión del Valencia

Parejo y Rodrigo celebran un gol contra el Valladolid. / afp
Parejo y Rodrigo celebran un gol contra el Valladolid. / afp

Los dos capitanes mantienen desde que debutaron una carrera paralela que se traslada al campo a base de goles y asistencias Rodrigo y Parejo vuelven a liderar un equipo ambicioso

MANUEL MORERA

valencia. Dani Parejo enfila el punto de penalti ante el Mallorca, puede adelantar a los blanquinegros y lograr la primera victoria en Liga. El capitán anota y su reacción es besarse el escudo. Pasan dos semanas convulsas, cambia el técnico, el Valencia recibe una goleada en Barcelona y los de Mestalla llegan a Stamford Bridge para abrir la Champions. El centrocampista vuelve a encarar el esférico para golpear un balón parado, esta vez es una falta, levanta la mano y encuentra el desmarque de Rodrigo Moreno que anota. Otra vez el escudo es el protagonista: el hispanobrasileño golpea con rabia el emblema valencianista. El de Coslada y el delantero aterrizaron en Mestalla con 22 y 23 años, respectivamente, y desde que debutaron han seguido carreras paralelas.

Rodrigo y Parejo fueron criados en la cantera del Real Madrid, maravillaron en las categorías inferiores de España, tuvieron que salir al extranjero y recalaron en el Valencia con la presión de sustituir a ídolos de Mestalla. Aunque ahora son dos de los jugadores más aclamados por la afición, sus inicios no fueron fáciles. Rodrigo no pudo igualar las expectativas goleadoras creadas. En sus tres primeros años anotó menos goles (18), que en el primer año de Marcelino (19) y Parejo no entró en los planes de Emery durante su primera campaña. Cuando el equipo funcionaba, ellos también lo hacían, pero con la salida del técnico portugués comenzó un baile de entrenadores que mermó las prestaciones de ambos: Parejo perdió el brazalete y Rodrigo se enfrentó a varias lesiones.

La conexión entre ambos futbolistas también se vio cuando estuvieron en la rampa de salida. Después de un año convulso Parejo pidió marcharse en el verano previo a su sexta temporada en el Valencia. En una situación similar se encontró Rodrigo a finales del pasado mes. Finalmente tampoco salió y vivirá su sexto año como valencianista. Ese paralelismo en las carreras del mediocampista y del extremo se traslada al terreno de juego. Se entienden y lo plasman a base de goles y asistencias: Parejo inició la jugada que remató Rodrigo para culminar la remontada en Balaídos la temporada pasada y meses después el de Coslada asistía al delantero contra el Valladolid para confirmar la cuarta plaza. En Stamford Bridge volvieron a conectar para liderar al Valencia y ahora afrontan el reto de levantar una temporada rodeada de dificultades.