https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Cillessen: «Para ser portero no hace falta estar loco sino tener mala leche. Debo ayudar a ganar pero sin gritar a mis compañeros»

Cillessen, en el partido ante el Mónaco. ::/L. DE LA PEÑA/VCF
Cillessen, en el partido ante el Mónaco. :: / L. DE LA PEÑA/VCF

El holandés conoció el interés del Valencia por ficharle antes de terminar la Liga, «pero era complicado porque no había ofertas por Neto»

JUAN CARLOS VILLENACRANS-MONTANA.

Jasper Cillessen (Nijmegen, 1989) estaba cansado de ser el eterno portero suplente de Ter Stegen en Barcelona. Es por eso que no lo dudó cuando el Valencia llamó a su puerta para cambiar el banquillo del Camp Nou por luchar por la titularidad en Mestalla. Hombre de pocas palabras, es de los que prefiere hablar sobre el césped.

-¿Cómo está siendo la adaptación a su nuevo equipo?

-En estas primeras dos semanas me encuentro muy bien, no está siendo una adaptación difícil y me encuentro tranquilo.

-¿Recuerda la primera llamada de todo el proceso de su fichaje?

-Sí, estando en Barcelona me llamó mi representante para decirme que había un interés del Valencia pero entonces había un problema importante, que era que el equipo tenía a Neto. Tres porteros en una plantilla no es posible. Después de un parón con la selección me dijeron que era complicado porque no había ofertas para Neto. La tercera llamada fue en vacaciones y me preguntaron si quería ir a Valencia porque Neto iba a Barcelona. Mi respuesta fue sí.

-Es decir, que la primera llamada con el interés del Valencia fue antes de terminar la Liga.

-Sí, fue antes.

-En la NBA es más común operaciones de intercambio de jugadores. En el fútbol no lo es. Quien sabe si usted y Neto han abierto un precedente.

-Puede ser pero para mí no es importante la manera en la que se hizo el fichaje o la negociación sino que estoy en el Valencia, que es lo que quería desde el primer momento en el que abrió la posibilidad.

-¿Teme que vaya a comenzar una comparación entre Neto y usted tanto en Barcelona como en Valencia? Para calibrar quien ganó con el cambio.

-No es algo que me preocupe.

-Estando en el Barça declaró en varias ocasiones que no era enemigo de Ter Stegen sino un compañero. Me imagino que mantiene el enfoque con Jaume Doménech.

-Sí. Los amigos los tengo fuera del fútbol y lo demás son compañeros. Dentro de un equipo compartes tu profesión, en los partidos y las concentraciones, y con los amigos te vas de vacaciones. Esa es mi visión.

-Pero su visión es que ha venido para ganarse el puesto de titular y jugar todo lo posible.

-Claro, por eso he venido al Valencia después de mi etapa en Barcelona, porque aquí tengo más opciones para jugar.

-¿Qué puede contarme del momento en el que decidió que su vida profesional iba a estar vinculada a una portería de fútbol?

-Quería ser portero desde pequeño pero mi madre me decía que era mejor que fuese jugador de campo porque tenía mucha energía. Durante unos años fui portero y jugador, las dos cosas, pero tenía claro que mi vocación estaba en la portería.

-¿Para querer ser portero hay que estar un poco loco como dice la leyenda?

-(Se ríe antes de contestar). Para ser portero no hace falta estar loco sino tener mala leche. Debo ayudar para ganar desde la portería pero sin gritar a los compañeros. No soy el tipo de portero que se pasa el partido gritando, me gusta ayudar de otro modo.

-¿Cómo se ve el nivel del Valencia como club desde Barcelona?

-El Valencia tiene una gran historia y además para mí el último partido contra ellos me quedó muy marcado porque nos ganaron la Copa en Sevilla. Para mí fue una noche muy mala pero el Valencia consiguió un título. Ahora tengo ganas de luchar por ellos desde el otro lado.

-La vida tiene giros curiosos. Quién le iba a decir aquella noche en Sevilla que esos jugadores que levantaron la Copa iban a ser sus compañeros. ¿Qué me dice de la final?

-En los primeros minutos Rodrigo tuvo una opción de gol y en los siguientes treinta creo que tuvimos el balón, jugamos bien pero Jaume tuvo algunas paradas espectaculares. Al final nos marcaron dos goles y pese a que recortamos la distancia el Valencia se defendió muy bien en los últimos minutos.

-¿Tiene ganas de sentir el calor del valencianismo de su lado? La demostración de pasión que dieron aquel día fue enorme.

-Sí. La verdad es que fue espectacular y ya me di cuenta hace dos años en el partido de la semifinal de la Copa cuando jugué en Mestalla con el Barcelona. Es una afición muy pasional y tengo ganas de jugar para ellos. Es un campo donde a todo el mundo le gusta jugar. Recuerdo un partido estando en el banquillo donde era muy difícil hablar con mis compañeros porque era casi imposible escucharnos por el ambiente.

-Mantienen el bloque con respecto a la temporada pasada. ¿Han demostrado que se puede luchar por los títulos sin complejos?

-Es difícil de responder esa pregunta en pretemporada porque hemos comenzado hace poco el trabajo. Tenemos que ver el desarrollo de las competiciones para saber dónde está nuestro nivel real porque luchamos contra grandes equipos.

-¿Hacer una buena Champions es un objetivo? En la pasada edición no se pudo pasar la fase de grupos y es una espina que se quedó clavada.

-Cuando estás en un club grande el objetivo es ganar todo pero en este momento, repito, tenemos que estar centrados en el trabajo. La Champions claro que es una competición que a toda la plantilla nos ilusiona.

-El club quiere fichar a Rafinha. Es un jugador que usted conoce. ¿Cómo ha llevado desde dentro el jugador su calvario con las lesiones en la rodilla?

-Es lo peor que le puede pasar a un futbolista, que una lesión grave te impida ejercer tu profesión en el campo. Ha tenido varias lesiones de rodilla consecutivas, lo ha pasado mal (toca una mesa de madera cercana) y espero no pasar por eso. Es un jugador muy fuerte mentalmente y estoy convencido de que va a volver a gran nivel.

-¿Sería un buen fichaje para el Valencia?

-Sí. Si tuviera que recomendarlo le diría que viniera al equipo.

-Hablemos de la selección. Usted jugó el partido en la que España, actual campeona del Mundo, perdió en 2014 5-1 contra Holanda. ¿Cómo vivieron aquello?

-Es verdad que fue todo un poco raro. Antes del partido teníamos un plan y después del penalti de Xabi Alonso tuve una buena parada contra Silva, llegamos al descanso con 1-1 y en el vestuario nos creímos que le podíamos ganar a España. En la segunda parte comenzaron a llegar los goles y fue algo increíble. Desde la portería veía como iban cayendo los goles y fue una gran sensación. Le ganamos al campeón del mundo por 5-1, demostrando que todo es posible si luchas por ello.

-¿Qué la temporada termine con una Eurocopa ha sido clave para su fichaje buscando minutos?

-No, porque nadie me ha dicho que necesito jugar en mi equipo para ir a la selección. La decisión de fichar por el Valencia ha sido por mí porque después de tres años en Barcelona es tiempo para volver jugar.

-¿Qué le hizo decantarse por el Valencia una vez realizado ese planteamiento?

-Es un equipo con gran historia y me gusta España, creo que es un proyecto muy atractivo para continuar con mi carrera. No tuve que preguntar a ningún compañero ni tener referencias de la ciudad porque no dudé en ningún momento en aceptar la oferta. Es verdad que en la selección sí que hablé con Koeman de Valencia y con Hedwiges Maduro para que me contaran cosas del club.

-No sé si sabe que la etapa de Koeman como entrenador valencianista fue muy convulsa. ¿Le habló de esos meses?

-Koeman sólo me ha hablado del Valencia por cosas positivas. Sé que aquí no lo pasó bien porque vivió una etapa complicada pero siempre me dijo que pensaba que era un buen equipo para mí.

-¿Cómo ha sido su primera impresión con Marcelino?

-Es un entrenador directo, que dice las cosas claras, y que tiene claro el estilo de juego que quiere. Creo que no vamos a tener ningún problema en mi etapa en el equipo.